Inicio La tragedia como detonador de la conciencia femenina

La tragedia como detonador de la conciencia femenina

Por la Redacción

Hace ya más de una década Malucha Pinto tuvo a su hijo Tomás, “Tommy” como ella le dice. El niño, que nació con una severa parálisis cerebral, significó para la entonces destacada comediante chilena un fuerte cuestionamiento de la vida y después un gran reencuentro con una faceta que reconoce haber ignorado hasta ese momento.

“Esto fue fruto de un proceso personal, donde me fui ‘feminizando’, si se quiere llamar así. Pasé desde una admiración enorme por lo masculino, de entretenerme mucho con los hombres, admirar sus obras, sus maneras de entender la realidad, a ser una admiradora de lo femenino”, dice Pinto a manera de reflexión.

“Cree dentro de mi vínculos entre inteligencia y emoción, dándole cabida a la intuición, acercándome a la espiritualidad femenina, valorando el aporte de las mujeres. Siento que el mundo está en manos patriarcales, ya no hay contrapartida al neoliberalismo y al capitalismo, que son sistemas tremendamente masculinos, donde exilian todo lo que es diferente, todo lo que no se adapta al modelo”, continúa.

La actriz, hija de la bailarina Malucha Solari, volcó su experiencia con la maternidad y su hijo en el libro Cartas Para Tomás. Pero su reflexión no terminó ahí y en 1999 escribió la obra de teatro “Tomás”, basada en el mismo texto.

El trabajo fue el comienzo de una búsqueda dramatúrgica y teatral que la llevó a indagar en nuevos lenguajes: “Hacer teatro desde lo femenino es un aporte revolucionario a todo lo que está pasado. También es una manera de resistencia, apostando por la diversidad, por una mirada matriarcal,que abrace a todos sus hijos e hijas incondicionalmente. Es un práctica de justicia, solidaria y libertaria, donde el cuerpo, el goce y el placer, la celebración, están presentes”, asegura la actriz.

Fruto de este proceso, en el año 2000, Malucha escribió –junto a la actriz Paulina Hunt-, dirigió y montó El Desembarco de las Reinas del Mambo, espectáculo teatral basado en la estética revisteril que continuó por el mismo derrotero, esta vez indagando en lo sensual y lúdico de las vivencias femeninas.

“Yo siento que ahí salimos, mostramos nuestras plumas”, dice sobre esta obra que llevó a más de 65 mil espectadores al teatro.

Continuando con esta exploración, la ahora dramaturga junto a su compañía ya bautizada como Las Reinas del Mambo, se embarcó en un ambicioso proyecto: reconstruir los últimos 40 años de las mujeres chilenas a través de sus cartas.

Junto al Servicio Nacional de la Mujer (Sernam) realizaron este llamado en octubre del año pasado. Llegaron miles de misivas, entre diarios de vida de infancia y testimonios de mujeres todas las edades y grupos sociales.

“Lo más llamativo fue la diversidad de las cartas recibidas. La mayoría firmada con sus nombres completos. Un 40 por ciento de las mujeres mandaron sus propias cartas, las que tenían guardadas. Pero un 60 escribió como su carta actual, que era un recorrido de sus días completos, entonces ahí hay testimonios de vida súper interesantes, como mujeres campesinas o dirigentes sindicales. Hubo una señora de Antofagasta que mandó la primera carta que ella escribió por los años ‘50 al que hoy es su marido, hasta las cartas que ha enviado a sus nietos, en total como 20.”

El resultado de tan particular convocatoria se tradujo en el montaje Por el Correo de las Brujas, donde 60 personajes interactúan a través de la lectura dramatizada de estas misivas construyendo una intensa radiografía femenina de Chile.

Este montaje pudo ser apreciado en el Encuentro Magdalena Latina, realizado en Buenos Aires entre el 25 de septiembre y 5 de octubre pasado.

Esta es la primera vez que esta experiencia -que tiene su germen en The Magdalena Project que se hace en Europa- se organiza en América Latina, convocando a mujeres del mundo de las artes escénicas de todo el continente con el fin de crear redes de gestión cultural e intercambiar miradas artísticas.

Las actrices quedaron comprometidas en un par de festivales de teatro latinoamericanos, ahora están concentradas en presentar la obra en comunas populares de Santiago y Malucha, en preparar el libro Patrimonio Epistolar de la Mujer Chilena, que contendrá las cartas recopiladas para la obra y las que las espectadoras escriben después de verla, y que sería editado en abril del próximo año.

2003/MH/MEL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más