Inicio La violencia masculina no es natural, se aprende

La violencia masculina no es natural, se aprende

Por Miriam González

Crear una nueva cultura en la que hombres y mujeres nos desarrollemos en un ambiente de equidad e igualdad, es decir buscar el bienestar personal, familiar y social, como un compromiso permanente de vida, es la apuesta de Germán Ortiz y Américo Rucuch, integrantes del Movimiento de Hombres por Relaciones Equitativas sin Violencia (MHORESVI), y Fernando Bolaños de la organización Hombres por la Equidad.

Así lo manifestaron durante su participación en el programa de Público y Privado, primera producción radiofónica de la Agencia Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC), que este lunes trajo a la mesa de debate el tema de la Violencia de Género, desde un Óptica Masculina.

El único motor que nos impulsa a estar dispuestos a un cambio, es constatar los impactos que genera la violencia, lo que nos lleva a reflexionar y tener en claro qué es lo que queremos en nuestra relación añadió Germán Ortiz.

Uno de los principales motivos para ejercer violencia contra las mujeres es descontrolarlas, sacarlas de equilibrio, lo que nos brinda poder y satisfacción, es decir, girar alrededor del círculo de violencia y superioridad, dijeron.

Los hombres estamos acostumbrados a ejercer el poder, a no dejarlo ir, a imponerlo sobre la vida de otras personas. Modificar esto requiere de un trabajo personalizado de mucho tiempo y de alternativas diferentes e integrales, para ser congruentes con lo que hacemos y decimos, añadió Fernando Bolaños representante de Hombres por la Equidad.

En la construcción de una nueva masculinidad, diferente a la que se nos enseñó en casa, el camino es difícil, pues como parte de nuestra educación nos es difícil aceptar que somos violentos, y admitirlo es uno de los primeros caminos para el cambio, agregó Américo Rucuch, integrante de MHORESVI.

Los hombres no nacemos violentos. Sin embargo, existe toda una estructura sociocultural que nos avala y que nos exige tener constantemente todo ese control y dominio sobre las mujeres y sobre los hombres que consideramos más débiles que nosotros, puntualizaron nuestros especialistas.

06/MG/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más