Inicio » Las causas de la violencia en 6 ciudades mexicanas

Las causas de la violencia en 6 ciudades mexicanas

Por Clara Jusidman*

En días pasados, en la Secretaría de Gobernación se presentaron los resultados de una investigación sobre las causas económicas, sociales y culturales de la violencia social y de género en seis ciudades mexicanas: Aguascalientes, Guadalajara, Tijuana, Ciudad Juárez, Tapachula y Mérida. Estos estudios fueron promovidos por la Comisión para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres y coordinados por Incide Social AC.

El antecedente de estos estudios se encuentra en otro realizado entre 2003 y 2005 sobre la realidad social de Ciudad Juárez y que fuera publicado por la Universidad Autónoma de esa ciudad en 2007. Advertimos entonces sobre una serie de situaciones y procesos de desarrollo urbano, sociales y económicos que se habían venido presentando en esa ciudad que de no modificarse o revertirse, profundizarían los niveles de violencia que ya se hacían evidentes, por el alarmante número de feminicidios registrados.

Desde las organizaciones ciudadanas involucradas en esa investigación buscamos advertir a las autoridades, a los empresarios y a los centros académicos y de investigación locales, sobre los crecientes riesgos y explicar las raíces sociales y económicas de la violencia en Ciudad Juárez.

Lamentablemente, la respuesta de los gobiernos y de las élites locales para revertir la evidente situación de deterioro de la convivencia, fue aislada, timorata, insuficiente, pero principalmente ausente. En los años siguientes al estudio:

Los jóvenes continuaron sin contar con opciones pertinentes y suficientes de educación media superior y de trabajo e ingresos legales.

Los tiempos de las familias para el cuidado infantil siguieron sometidos a los requerimientos de tiempo y horarios que les imponen las plantas maquiladoras, muchas niñas y niños permanecían solos por largas horas y encerrados en sus precarias viviendas, ante la ausencia de programas y acciones públicas y privadas.

Los históricos especuladores de la tierra continuaron presionando para ampliar la infraestructura urbana utilizando recursos públicos y en beneficio de sus propiedades para atraer más maquilas, sin importarles los impactos en el uso de los escasos recursos del municipio, en las condiciones de vida de los trabajadores, en el aceleradísimo crecimiento demográfico que ya traía la Ciudad y en la duplicación del territorio ocupado por la misma.

En el suroriente de Ciudad Juárez, el nuevo poder de las inmobiliarias continuó construyendo unidades habitacionales con miles de viviendas, de mínimo tamaño, pésima calidad, ínfimas banquetas, sin espacios para la convivencia, y ningún servicio social, muchas de las cuales se encuentran actualmente abandonadas.

La incapacidad de los gobiernos municipales para al menos garantizar la seguridad de los habitantes de la ciudad, se hizo más evidente, y el histórico abandono de Ciudad Juárez por el gobierno estatal para privilegiar a la Ciudad de Chihuahua, casi no se modificó.

Así, el destino alcanzó a esa ciudad para convertirla en la más peligrosa del mundo y es hasta febrero de este año, después de la muerte de varios jóvenes estudiantes por un comando del crimen organizado en Villas de Salvárcar, es que el Gobierno Federal asume el llevar a cabo una estrategia de intervención social en Ciudad Juárez.

Así, las investigaciones que se presentaron, buscan a partir de la experiencia del estudio en esta última ciudad, encontrar los factores precursores, detonadores, de riesgo y de contención de la violencia social y de género en entornos urbanos, a fin de sustentar políticas y programas que apunten al desarrollo de ciudades seguras, un concepto ampliamente desarrollado y promovido por Naciones Unidas.

Las investigaciones en las seis ciudades son un nuevo intento, ahora en colaboración con la Comisión para la Prevención y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres y con grupos locales de investigadores e investigadoras, de advertir sobre los enormes riesgos que significa no considerar políticas sociales, económicas y culturales para prevenir y combatir la violencia y continuar con una estrategia de guerra y confrontación, donde están aumentando las víctimas civiles, el miedo, la desconfianza y la desesperanza.

En siguientes comentarios trataré algunos de los principales hallazgos de éstas importantes investigaciones.

Las investigaciones de cuatro de las ciudades se subirán en los próximos días a la página de la CONAVIM.

* Analista del Cambio Social y presidenta de INCIDE SOCIAL A.C

10/CJ/LR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: