Inicio Las escritoras, tan perseguidas como los varones

Las escritoras, tan perseguidas como los varones

Por Miriam Ruiz

Alrededor del planeta, las mujeres escritoras son menos leídas pero perseguidas igual que sus colegas varones, según dan cuenta algunos testimonios femeninos en el 69 Congreso del Pen Club Internacional que finaliza hoy en la ciudad de México.

Por primera vez viajó al congreso una representación de escritores afganos, aceptados desde el pasado martes por sus colegas del PEN. Entre ellos, visita México Safia Siqqidi, poetisa y asesora en Género del Ministerio de Rehabilitación y Desarrollo Rural del nuevo gobierno postalibán.

“Fue porque las guerras en Afganistán y la situación no estaba lista para traer escritores afganos al nivel internacional”, explicó Siqqidi, con tres libros publicados y otros dos libros en preparación, uno de cuentos que tratan sobre la verdadera historia de las mujeres afganas.

Asimismo, la escritora, que salió a vivir a Pakistán en 1988, donde trabajó con mujeres y niños refugiados durante 11 años, para luego irse a Canadá, desde donde pudo volar finalmente hacia Kabul el año pasado, debuta como dramaturga para verter sus emociones por las mujeres de su país y su retorno.

Para ella hablar de la vida real de las mujeres se refiere a qué puede profundizar en lo que ya es conocido por el mundo sobre las restricciones de las afganas.

Siqqidi, colaboradora en el Ministerio de la Mujer mientras fue dirigido por Sima Samar –actual comisionada de derechos humanos—no se considera feminista.

Tampoco comparte la imagen de que nada ha cambiado en Afganistán del año 2001 a la fecha. “Ellas deben tener una cara visible en el nuevo gobierno… pero desafortunadamente no ocurre.”

A las mexicanas les pidió mantengan su solidaridad hacia sus connacionales. “Las mujeres afganas luchan, las escritoras especialmente necesitan apoyo moral de otras mujeres”, y sin un libro suyo traducido al español, también llamó a editoriales que puedan poner su obra en nuestro idioma.

ESCRITORAS EN PRISIÓN

No es la única afiliada al PEN con historias que contar. La editora de izquierda Asiye Güsel Zeybek pasó más de cinco años en una prisión turca sin proceso, fue liberada temporalmente el 5 de junio del año 2002 y se exilió, según consigna el nuevo boletín La Red, del Comité de Mujeres Escritoras de PEN International aquí presentado.

Asiye Güsel escribe allí su testimonio de confesión tras la tortura; en su caso, una violación tumultuaria por parte de agentes del Estado.

“Sentí una pesadez sobre mí. Mis dientes se apretaron con el dolor. Mi garganta estuvo a punto de desgarrarse con mis gritos. La risa y las grosería no pararon nunca. Uno de ellos dijo ‘Aun tu esposo no pudo hacer esto’.”

“Después de volver en mí, vi a dos hombres entrar en el cuarto. Me sostuvieron por debajo de los brazos y me levantaron, no pude pararme. Me llevaron a otro cuarto. Había una hoja de papel barato, amarillento y un lapicero. Me ofrecieron el lapicero y esta vez lo acepté.”

En la misma edición, la pediatra albanesa Flora Brovina detalla con su propia pluma la lucha para encontrar algo parecido a papel y lápiz con qué escribir, cuando fue sentenciada a 12 años por terrorismo en una prisión en Nis en la ex yugoslava Kosovo.

La también poeta y activista premiada fue castigada, entre otras razones, por ayudar a siete mil estudiantes envenenados por gases tóxicos en escuelas albanesas en los ochenta y atender el parto de 13 bebés en un refugio de mujeres durante el bombardeo de la OTAN en 1999, cuando fue detenida.

Como papel, uso kleenex, y como tinta, colillas de cigarros mezcladas con agua para hacer “mi diario poético de la cárcel.”

Flora Brovina fue una escritora presa, como los que defiende el comité ex profeso del PEN Noruega.

Entrevistada por Cimacnoticias, la secretaria internacional del Comité por los Escritores en Prisión, Elisabet W. Middelthon, indicó que son pocas las escritoras que llegan a la cárcel.

La razón, dijo, es que al estar a cargo de sus familias, ellas suelen recurrir con mayor frecuencia a la autocensura, antes que arriesgarse a ir a prisión.

03/MR/GMT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más