Inicio Latinos y negros la mayoría de soldados de EU en Irak

Latinos y negros la mayoría de soldados de EU en Irak

Por Eleazar Salinas

Latinoamericanos que llegaron a Estados Unidos a trabajar en busca de un mejor futuro, así como mujeres y hombres estadounidenses de raza negra, son la mayoría de las fuerzas militares estadounidenses desplegadas en Irak, la “carne de cañón” que invade el país árabe a nombre del “tío Sam”.

Aunque se desconoce el número exacto de latinos y negros que están peleando la “cruzada” de George Bush en territorio iraquí, el testimonio de la madre de un soldado mexicano que está en el frente revela el desprecio del gobierno estadounidense por las vidas de sus soldados, cuando no son de origen anglosajón.

Así es. Usan de “carne de cañón” a miembros de las minorías étnicas a las cuales discriminan en todas las áreas de la actividad social, en el trabajo, en los estudios, en las instituciones de salud, la cultura.

Muchos latinos que viven en Estados Unidos han optado por la carrera militar como una opción de trabajo y para poder tener acceso a una carrera, pero la sistemática campaña informativa de reclutamiento en la televisión de habla hispana, es con el objeto de mandarlos por delante a morir por una nación que les niega todo.

Sobran los ejemplos de latinos que han progresado económica, social y políticamente, y que lo han logrado gracias a su esfuerzo personal.

CIUDADANOS DE EU, LA UNICA ESPERANZA

Pero los únicos que podrán parar de manera definitiva al imperio militar y político más grande de todos los tiempos, son sus propios ciudadanos.

Es un orgullo ver a todos aquellos que protestan contra la guerra, que levantan su mano y su voz y le gritan a este gobierno de Bush -que ganó las elecciones presidenciales con un fraude- que todas las matanzas que está efectuando en todos estos pueblos.

Esta guerra es la continuación de la política exterior de Estados Unidos, como el “matón mundial y el policía del mundo” gracias a que “ha sido elegido para ello por Dios”.

En 1847-48 Estados Unidos arrebató a México más de la mitad de su territorio, ese del que ahora expulsa a los mexicanos indocumentados, y en 1898 se apropiaron de todas las islas del océano Pacífico.

Dominicana, Guam, Hawai, Puerto Rico, Cuba, Estados Unidos ha derrocado gobiernos en todos los continentes. Guatemala en 1966, Chile en 1973, Granada en 1982, Panamá en 1989, Corea en 1958-59, Vietnam a finales de la década de 1950 y en la de 1960, Angola, Afganistán y ahora, por segunda vez, Irak.

Y no hay contrapeso. En la Organización de Naciones Unidas (ONU), el voto de cada país debe valer lo mismo y todos los países deben acatar sus resoluciones, pero en los hechos el Consejo de Seguridad, máxima instancia del organismo, es dominado por cinco países poderosos militar y económicamente.

Como las resoluciones se toman por consenso, si un miembro del Consejo vota en contra la resolución no se aprueba, esto se llama derecho de veto. Estados Unidos es el país que más veces ha hecho uso de ese derecho, anulando resoluciones de todos los demás.

Cuando el Consejo acordó levantar el bloqueo económico impuesto hace 43 años contra Cuba, cuando todos los demás condenan los ataques de Israel contra los palestinos, cuando las votaciones no convienen a sus intereses, Estados Unidos usa el veto. El poder absoluto.

LA EXISTENCIA DE LA ONU EN RIESGO

Y cuando el Consejo de Seguridad se disponía a vetar una intervención militar en Irak, Estados Unidos se salió de las reglas de la ONU y comenzó el ataque en forma unilateral violando por completo el derecho internacional y poniendo en riesgo la propia existencia del organismo internacional.

Estados Unidos acusa a Irak de poseer armas de destrucción masiva, pero todos sabemos quien las tiene y de distinto tipo.

La bomba atómica lanzada por Estados Unidos el seis de agosto de 1945 sobre la ciudad japonesa de Hiroshima mató en sólo segundos a 110 mil personas, pero eso no les bastó, tres días después lanzaron otra similar contra la ciudad de Nagasaki que dejó miles de muertos y secuelas que duran hasta nuestros días.

Y qué decir del llamado agente naranja rociado sobre la población civil de Vietnam, el temido NAPALM con el que regaron las selvas vietnamitas dejando sin carne a las víctimas.

La ONU debe efectuar un desarme general, pero de Estados Unidos en primer lugar, y permitir que la humanidad entera inicie una lucha real contra las enfermedades y el hambre, y a favor del equilibrio ecológico, el desarrollo de las ciencias y la investigación en todas las disciplinas.

Será entonces cuando el hombre adquiera su real estatura como criatura universal. Estos son los sueños de grandeza humana, lo demás, lo de Bush, son mezquindades. ¡No nos convirtamos en títeres de esta locura bélica!

2003/ES/MEL

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más