Inicio » Ley sueca disminuyó prostitución y trata de mujeres y niñas

Ley sueca disminuyó prostitución y trata de mujeres y niñas

Por la Redacción

En las últimas décadas la prostitución y la trata de mujeres y niñas para su explotación sexual ha aumentado de una forma alarmante en el mundo, mientras en Suecia ha disminuido, debido a la legislación vigente desde 1999, de acuerdo con Gunilla Ekberg, integrante del Ministerio de Industria, Empleo y Comunicaciones de Suecia.

En su texto “Sobre la Ley sueca que prohíbe la compra de servicios sexuales: las mejores prácticas para la prevención de la prostitución y la trata con fines de explotación sexual”, explica que la industria de la prostitución está en plena expansión en el mundo, donde muchos países se adscriben a una ideología de libre mercado en el que las mujeres y las niñas son sólo un producto más frente al infinito número de artículos que pueden ser vendidos, dice la abogada en su texto, publicado en el portal www.malostratos.org.

De esta manera, la trata de mujeres y niñas para su prostitución es el negocio que genera más beneficio después de la venta de drogas y del tráfico de armas. Mientras tanto, dice la experta, los neoliberales han normalizado la prostitución como una manera de entretenimiento sexual en la que sujetos en las mismas condiciones intercambian servicios por dinero.

Ser una trabajadora del sexo se ha convertido en una carrera legítima para las mujeres y las oficinas de empleo de los Países Bajos -donde la prostitución ha sido legalizada- sugieren que optar por trabajar en un prostíbulo es una opción legítima.

Lo que antes se veía como una forma grave de explotación ahora se considera un derecho de las mujeres a hacer con su cuerpo lo que quieran y una manera de llegar a la liberación sexual y a la autodeterminación.

Este cambio es un ejemplo pertinente y contemporáneo del resurgimiento de una visión política represiva y reaccionaria que pone en marcha políticas que responden a diferentes posturas sobre la prostitución y la trata de personas: desde las visiones académicas o intelectuales a los discursos populares.

Sin embargo, no todos los países del mundo defienden con tanto entusiasmo ésta postura sobre la prostitución y la trata de personas con fines de explotación sexual, según la cual la prostitución es realmente un trabajo y la explotación sexual de las mujeres, por parte de los hombres debe ser comercializada y legalizada.

LEY SUECA

El gobierno sueco, cuyo objetivo es prohibir la compra de servicios sexuales, afirma:

Al prohibir la compra de servicios sexuales, se puede luchar contra la prostitución y contra sus efectos nocivos más efectivamente de lo que se ha hecho hasta ahora. Además, el gobierno considera que no es razonable castigar a la persona que vende un servicio sexual, pues en la mayoría de los casos ésta persona constituye la parte más frágil que es explotada por aquellos que sólo quieren satisfacer sus imperativos sexuales.

Para concretar su postura, el gobierno sueco preparó un proyecto de ley, que fue presentado al Parlamento, en la primavera de 2004, que incorpora las enmiendas propuestas, al capítulo 6 del Código Penal. Estas enmiendas entraron en vigor el 1 de abril de 2005.

Actualmente el delito se expresa en los siguientes términos: Una persona que, en casos distintos a los expuestos previamente en este capítulo, obtenga una relación sexual casual a cambio de dinero, será sentenciada por la compra de un servicio sexual a una multa o hasta seis meses de prisión. Lo dispuestos en este primer párrafo es aplicable también en el caso de que el pago del dinero sea prometido o realizado por una tercera persona.

El delito incluye todo tipo de servicios sexuales, tanto si son comprados en la calle, como en prostíbulos o en los llamados salones de masajes, desde los servicios de compañía hasta la compra de servicios sexuales, en circunstancias similares.

Cualquier tentativa de compra de un servicio sexual puede ser castigada. Si una tercera persona ha prometido entregar una compensación económica por la compra de un servicio sexual o la ha entregado, puede ser castigado como cómplice.

En cuanto a la duración del tiempo en prisión, lo máximo que puede establecer el Gobierno sueco a cualquier hombre que haya cometido un delito criminal es diez años. La Corte Suprema establece 50 días de multa, sin embargo, en los casos de reincidencia la pena se agrava y los tribunales imponen hasta 150 días de multa.

INVERSIÓN CONTRA PROSTITUCIÓN

Para cumplir la ley, el gobierno destinó un millón de dólares aproximadamente para que la policía garantizase su cumplimiento. El presupuesto fue asignado a los cuatro distritos policiales que incluyen las ciudades más grandes del país.

Durante el primer año de vigencia de la ley, los esfuerzos para asegurar el cumplimiento por parte de la policía se centraron, principalmente, en los hombres que compraban mujeres en la calle donde se ejercía la prostitución; sin embargo, más adelante también se luchó contra los prostituidores que compraban mujeres en prostíbulos, clubes porno, salones de masaje o agencias de compañía.

PROSTITUCIÓN EN CIFRAS

En 1999 se calculaba que unos 125 mil hombres suecos compraban alrededor de 2 mil 500 mujeres prostituidas, una o más veces al año, dice el texto de Ekberg.

De todas estas mujeres, aproximadamente 650 ejercían la prostitución en la calle. Desde 1999 hasta ahora, el número de personas que ejercen la prostitución en la calle ha disminuido entre un 30 y un 50 por ciento, mientras que el reclutamiento de nuevas mujeres, prácticamente, se ha detenido.

De acuerdo con conversaciones privadas de Ekberg con funcionarios encargados del problema, se estima que desde que la ley entró en vigor el número de mujeres prostituidas ha disminuido de 2 mil 500 en 1999, a menos de mil 500 en 2002.

El número de mujeres que ejerce la prostitución en Suecia es considerablemente menor ahora que cuando la ley entró en vigor en 1999, actualmente no más de 500 personas ejercen la prostitución una o más veces en el curso de un año (el número de habitantes de Suecia es de 9 millones).

Esta cifra debería ser comparada con el número de personas que ejercen la prostitución en Dinamarca, que tiene 4.5 millones de habitantes. A principios de los noventa, unas 2000 mujeres ejercían la prostitución en las calles de Dinamarca, mientras que en 2004 eran entre 5 mil 500 y 7 mil 800, según datos del documento “Love Bestemmer Antal Prostituerede”, de 2004. Dinamarca no tiene ninguna ley que prohíba la compra de servicios sexuales.

No existe ninguna prueba de que la Ley haya originado un aumento en la prostitución que se realiza a través de contactos en Internet, dice Ekberg citando al Consejo Nacional de Salud y Bienestar, 2004; Gripenlöf, 1991-2002. La industria mundial de la pornografía y la prostitución ha sido siempre rápida en aprovechar cada avance tecnológico que pueda beneficiar sus actividades y promover la venta de sus productos.

El Net Sex Project (proyecto de sexo en la red) de la Universidad de Gothenburg, un estudio de investigación que estudia la utilización de Internet para establecer contactos sexuales, llega a la conclusión de que el número de mujeres suecas que son prostituidas vía Internet está estabilizado, entre 80 y 100 mujeres, las cifras son las mismas en las mujeres que se anuncian en los distintos portales de Internet.

El estudio citado por Ekberg también concluye que el uso de Internet para fines de prostitución es una consecuencia del rápido desarrollo de Internet y no una consecuencia de la legislación sueca. La presencia de mujeres extranjeras que ejercen la prostitución en la calle ha desaparecido prácticamente y el número de prostituidores ha descendido de un 75 a un 80 por ciento.

SUECOS COMPRADORES

En Suecia, uno de cada ocho hombres mayores de 18 años, es decir, aproximadamente el 13 por ciento de los hombres entre 18 años y más, compran al menos una vez a una persona para prostituirla en Suecia o en otros países.

Estos hombres representan cualquier edad, sin embargo la mayoría de los compradores tienen entre 30 y 55 años, proceden de cualquier clase social y de cualquier grupo étnico.

La mayoría de estos hombres están casados, o lo han estado, o viven con su pareja y con frecuencia tienen niñas o niños. Los hombres que han tenido muchas parejas son los compradores más habituales de prostituidas, lo que deshace el mito de que son los hombres solitarios, sexualmente poco atractivos, y sin otra opción que la de comprar mujeres prostituidas los mayores consumidores de prostitución.

Otro estudio llevado a cabo en Estocolmo en 2000, prueba que un 10 por ciento de menores de edad y hombres jóvenes de entre 16 y 25 años ha pagado alguna vez por un servicio sexual, según el Instituto Nacional de Salud Pública, concluye Gunilla Ekberg.

07/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: