Inicio Los poderosos y la impunidad

Los poderosos y la impunidad

Por Cecilia Lavalle*

El miércoles amanecimos con la difusión de un par de llamadas telefónicas que mostraban la grave complicidad entre personajes involucrados en una acusación de pederastia y políticos de alto nivel. Uno de esos políticos dijo que eso distraía la atención de los graves problemas que aquejan al país. Difiero. Complicidades e impunidad son, precisamente, los graves problemas del país.

No es casual que el mismo día se difundieran dos llamadas que, en principio, no se relacionan entre sí. De manera que no es difícil pensar que hay una racionalidad política en su filtración. Sin embargo, eso no disminuye la gravedad del contenido de las llamadas.

La conversación entre Jean Succar Kuri Y Kamel Nacif es otra pieza más que demuestra que Lydia Cacho una y otra vez ha dicho la verdad. De hecho hay que recordar que el vía crucis que enfrenta esta periodista y defensora de los derechos humanos de las mujeres comienza porque el poderoso empresario Nacif la demanda por difamación debido a los testimonios que Lydia publica en su libro, Los demonios del edén, que apuntan la estrecha relación entre Succar -señalado como posible cabeza de una red de pederastia internacional, preso actualmente en Chetumal, Quintana Roo- y Nacif.

Esa llamada, difundida por el periódico El Universal, desnuda no sólo una sospechosa relación comercial, sino una estrecha y cómplice relación en el comercio con mujeres, presuntamente menores de edad. “¿Dónde está la niña de Miami?”, pregunta Kamel, “¿cuánto le pagas?” “Dos mil dólares”, contesta Succar, “tú me dices cuándo te la traigo”. “La semana entrante, hijo de la chingada, pero la traes a fornicar”, dice Kamel.

La otra llamada difundida el mismo día por el mismo periódico fue entre Kamel Nacif y Emilio Gamboa Patrón, poderoso político priísta que también es mencionado por algunas víctimas en el libro de Lydia como asistente a las fiestas que Succar organizaba.

Esta conversación desnuda no sólo la estrecha relación entre el empresario de origen libanés y el ahora coordinador de los diputados del pri, y ayer senador, otrora secretario particular del presidente de la República Miguel de la Madrid, secretario de Comunicaciones y Transportes, director de Fonatur, del Instituto del Seguro Social y de la Lotería Nacional. Desnuda también la sumisa relación entre Kamel y Gamboa Patrón.

“¿Dónde andas, mi rey” saluda el entonces senador Emilio Gamboa, “vamos a sacar la reforma del Hipódromo, cabrón, ya no del juego, del hipódromo”. “No la chingues”, contesta Kamel Nacif”. De inmediato Gamboa responde: “Entonces lo que tú digas, cabrón, por allí vamos, cabrón”. Y Kamel ordena: Dale pa’tras, papá”. Gamboa obedece: “Pos va pa’tras, esa chingadera no pasa en el Senado”.

Emilio Gamboa, que no desmiente la llamada, declaró a los medios que era “una canallada” (refiriéndose, por supuesto, a la difusión de la conversación), señaló al gobierno como posible responsable de la difusión, y sostuvo que se busca distraer la atención, lo cual “no nos ayuda a resolver de fondo los problemas que tenemos en el país”.

Y, salvo su mejor opinión, creo que las complicidades, la impunidad y los contubernios al margen de la ley, a pesar de la ley, en contra de la ley o sin que a nadie le importe la ley, son precisamente los problemas de fondo que necesitamos resolver en nuestro país.

Los problemas de fondo que necesitamos resolver son los gobernadores preciosos y los papitos y los reyes que, cobijados con la protectora manta que da el poder político y/o el económico, persiguen a quien se atreve a alzar la voz para señalar sus posibles vínculos con un tipo acusado de pederastia y dejan en indefensión a las víctimas.

Los problemas de fondo que necesitamos resolver son que legalidad y justicia caminan por rutas separadas. En el periódico La Jornada trascendió que al parecer la Suprema Corte de Justicia exonerará al gobernador Mario Marín de la acusación que interpuso Lydia en el sentido de usar el poder constitucional para violar las garantías individuales de una ciudadana.

Los problemas de fondo que necesitamos resolver son que no hay sanciones ni legales ni políticas para quienes son exhibidos en la difusión de llamadas telefónicas o en videos.

Los problemas de fondo que necesitamos resolver son que pase lo que pase y pese a quien le pese los hombres del poder cierran filas. El viernes, senadores del pri, pan y pvem echaron abajo la urgencia de crear una comisión especial para dar seguimiento a las investigaciones sobre corrupción de menores y la red de prostitución y pornografía infantil presuntamente vinculada con Succar Kuri y Kamel Nacif. Asimismo las bancadas del pan y del prd en la Cámara de Diputados ratificaron que Gamboa presidirá la Junta de Coordinación Política.

Los problemas de fondo que necesitamos resolver son que los demonios andan sueltos y se pasean por los pasillos del poder con absoluta impunidad. ¿No cree?
Apreciaría sus comentarios: cecilialavalle@hotmail.com

*Periodista mexicana

06/CL/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más