Inicio Macarena Gelman solicitará por tercera ocasión investigar el destino de su madre

Macarena Gelman solicitará por tercera ocasión investigar el destino de su madre

Por Redaccion

Nacida en prisión hace 31 años en Montevideo, Macarena Gelman, nieta del laureado poeta argentino Juan Gelman, librará la batalla más importante de su vida cuando en este mes de febrero solicite a la justicia uruguaya investigar el destino de la madre que nunca conoció.

El caso ha sido cerrado en dos ocasiones a la sombra de la Ley de Caducidad, que salvo casos exceptuados por el Poder Ejecutivo impide juzgar a autores de secuestros, torturas, asesinatos y otros crímenes durante los años de la dictadura militar (1973-1985).

Según una nota publicada por la Agencia de Noticias Especial de Prensa Latina, mujeres del tercer milenio, su petición se fundará en nuevos elementos surgidos en el expediente del llamado segundo vuelo, mediante el cual, como parte de la Operación Cóndor, fueron traídos clandestinamente desde Argentina opositores a las dictaduras de ambos países, cuya suerte aún se ignora.

Por primera vez, a título personal Macarena pedirá la reapertura del caso, bien fundándose en delitos contra su propia persona –porque el secuestro de su madre tuvo lugar cuando estaba embarazada de ella, bien en su condición de hija de desaparecidos.

Según el planteo judicial, su solicitud podría ser atendida o desestimada por un tribunal, ser trasladada al Ejecutivo para que éste se pronuncie sobre su inclusión o no en la Ley de Caducidad, o derivada a la Suprema Corte de Justicia con el fin de que ese órgano atienda el problema de fondo.

INICIO DE LA BÚSQUEDA

Desde el 2003, Juan Gelman demandó a la justicia uruguaya indagar sobre la suerte de su nuera ante denuncias de organizaciones de derechos humanos, según las cuales tres militares y un policía habían asesinado a María Claudia en la Base de Valparaíso, informa Prensa Latina.

El caso era instruido por el juez penal Gustavo Mirabal, hasta que en el 2004, por un decreto firmado por el entonces presidente Jorge Batlle al amparo de la Ley de Caducidad, el fiscal Enrique Moller lo archivó.

Después, en 2005, surgidas nuevas evidencias a partir de una investigación publicada por el diario La República, el caso fue reabierto.

En marzo de ese año, Macarena estuvo en la sede del Batallón 14 de Infantería de Paracaidista, a 22 kilómetros de Montevideo, acompañada por general Ángel Bertolotti, a la sazón comandante en jefe del Ejército, quien le mostró donde supuestamente estaba sepultada María Claudia. Pero las excavaciones realizadas por un equipo de antropólogos fueron infructuosas.

En octubre del 2005, cuando Mirabal se disponía a interrogar a un grupo de subalternos del Servicio de Información de Defensa (SID), de nuevo Moller ordenó archivar el caso, invocando la Ley de Caducidad, a la que los uruguayos han dado en llamar la Ley de Impunidad.

HACE 31 AÑOS…

Marcelo Gelman y su esposa, María Claudia García, fueron secuestrados en Buenos Aires en agosto de 1976, pocos meses después de instaurada en Argentina la dictadura militar, y confinados en el tristemente célebre centro de reclusión Automotores Orletti.

Poco después Marcelo fue asesinado y arrojado al delta del Tigre dentro de un tonel. Pasaron años antes de retirarle las fatídicas siglas con las cuales son identificados los muertos anónimos que nadie reclama.

María Claudia, de 19 años, sin filiación política conocida y con siete meses de embarazo, no corrió mejor suerte. La joven fue trasladada a Montevideo el 5 de octubre de 1976, junto a
varios militantes del Partido por la Victoria del Pueblo, algunos de los cuales luego dieron testimonio del hecho, y recluida en la sede del SID.

El 1 de noviembre María Claudia dio a luz en un hospital militar, donde permaneció con su hija hasta que a los dos meses la condujeron a la Base Valparaíso. Hasta el día de hoy, no se ha sabido nada más de ella.

Macarena, como llamó a su niña, fue confiada a la familia de un policía uruguayo, con la que vivió hasta ser localizada por su abuelo Juan en el 2000. Desde entonces quiere saber dónde reposan los restos de su madre.

Ahora, anticipándose a cuanto pueda ocurrir, y quizás pensando en las decenas de personas con la misma suerte que su madre y su padre, Macarena libró su primera batalla el 4 de septiembre del año pasado.

Ese día, en el teatro El Galpón, se inició en Montevideo una campaña de recolección de firmas para anular la llamada Ley de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado.

“Firmo por Claudia y Marcelo”, proclamó Macarena al firmar su boleta, en medio de la emocionada ovación de quienes, como ella, piensan que lo imperdonable nunca caduca.

08/GD/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content