Inicio » Marcan los medios con la moderna letra escarlata a las mujeres

Marcan los medios con la moderna letra escarlata a las mujeres

A lo largo de la historia, la mujer ha estado marcada por estigmas y arquetipos que han condenado su voluntad a una imagen hoy reflejada en los medios de comunicación.

Este icono feminizado predomina en la programación televisiva, y de radio, en las noticias y se transporta a través de la cultura para instaurarse en el lenguaje. En América Latina las heroínas no están muy alejadas de las costumbre antiguas, de los ritos tribales, de las costumbres medievales.

Desde el imperio griego hasta el absolutismo francés y el desarrollo de las sociedades industriales del siglo XX, la imagen de la mujer ha oscilado siempre entre la sumisión y la ignorancia.

Ha sido condenada a cargar una letra escarlata que en la actualidad es difundida por las tecnologías. Basta buscar en el navegador de algún software de Internet para encontrar que el estereotipo femenino ha transitado del campo y la sociedad agrícola, a la ciudad y la cultura mediática.

Es a través de los medios como permanece el mito de la mujer. Como en la cultura helenística, hoy en día cuando una mujer llega al poder es satanizada, ya sea un puesto público y peor si está frente a una empresa.

No sólo por ocupar un puesto reservado para algún varón, sino porque culturalmente a la mujer se le ha cargado de un valor simbólico negativo, de intriga, traición y “mala fe”.

MUJERES MALIGNAS

Esta referencia subjetiva perdura a través de la publicidad, los informativos y las series televisivas. Un ejemplo claro son las telenovelas o “reality shows”, donde se refuerza la idea de una mujer “maligna” relacionada con la búsqueda del poder y de una mujer “buena”, que alcanza su plenitud siempre a la sombra del hombre, que desde el antiguo Egipto hasta nuestros días aparece como protector providente.

En estos melodramas siempre la malvada es solitaria, mientras que el resto de las protagonistas o espectadoras, aparecen piadosas y angelicales.

Esta feminización ha estado asociada en las sociedades antiguas con la religión y sus consecuentes mitos. En España, Italia, Polonia, los Países Bajos, Francia, Alemania y Estados Unidos, en el siglo XVI se llevaron a cabo las cacerías de brujas, mujeres estigmatizadas por un supuesto pacto con el demonio.

En este caso la bruja representaba la antítesis de la mujer normal en una sociedad agrícola cien por ciento, además de que rompía con los arquetipos femeninos construidos en culturas dominadas por hombres.

La bruja vivía sola, hablaba de igual a igual, cuando no superior, a los varones, era independiente en el bosque, que es la antítesis de lo urbano, gobernaba regiones que son peligrosas como la salud, el dinero y el futuro (1).

En contraparte de la bruja, la sociedad estableció como estereotipo la feminización religiosa, unida al trabajo doméstico y al servicio.

Las monjas se convirtieron en el modelo a seguir, para eso tenían que renunciar a todos sus derechos. Esta ambivalencia que perdura y se transmite con el lenguaje, ha sido inculcada por la familia, la escuela, la religión, la política y los nuevos sistemas de dominación social: los medios de comunicación.

A través de la industria mediática continúa las brechas entre hombre y mujeres. En algunos casos se ahondan y se manifiestan como ritos urbanos: la pornografía digital, el fetichismo, los centros de diversión, los “talk shows” y los deportes, entre otros.

Cuando una mujer sale de los cánones establecidos pierde el encanto mediático. Tal vez pueda aparecer en pantalla y un periódico dedique una noticia a su actividad. Pero no será por haber obtenido un nuevo derecho, sino porque será un ser inadaptado que no encaja dentro del tejido social.

Referencias:

1. Nacionalismos, xenofobia y racismo en la comunicación, Perceval Ma José, Editorial Paidós, España 1995.

* Analista de medios en Zacatecas, México.

E-mail: analisismedios@yahoo.com

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: