Inicio Más explotación y menor calidad de vida para mujeres rurales

Más explotación y menor calidad de vida para mujeres rurales

Por Gladis Torres Ruiz
indigenas-01

La migración en comunidades rurales ha originado un alto número de mujeres “solas” que asumen todas las responsabilidades del medio rural y contribuyen a la producción alimentaria nacional, sin embargo la mayoría de ellas vive en pobreza por no acceder a recursos y financiamiento agrícola, coincidieron especialistas.
 
Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), alrededor de 5.7 millones de personas mayores de 12 años se dedican a actividades agrícolas, ganaderas, silvícolas y de caza y pesca; 10.4 por ciento de ellas son mujeres.
 
En un mensaje por el Día Internacional de las Mujeres Rurales, que se conmemora hoy, el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, dijo que las mujeres rurales no son propietarias de la tierra que cultivan, viven sin la garantía de una nutrición básica, servicios de salud, agua potable y saneamiento, al tiempo que se les niegan los servicios financieros que podrían sacarlas de la pobreza.
 
En el caso de México estas desigualdades que padecen las mujeres rurales se acentuaron con el proceso de migración de los hombres, que dejan sus comunidades en búsqueda de mejorar sus condiciones de vida y las de sus familias, indicaron las investigadoras Laura Elena Garza Bueno y Emma Zapata Martelo,  en su estudio “Las mujeres rurales ante la migración”.
 
Agregaron que las mujeres rurales dependientes de las remesas, son mujeres pobres que viven en condiciones de hacinamiento y que han sido afectadas de manera drástica por la migración, ya que son ellas las que asumen la mayor parte de las responsabilidades de las personas que se ausentan en la familia.
 
Así, además de las tareas domésticas, las mujeres también realizan las labores del campo y cuidado de los animales y/o la gestión administrativa, señalaron las expertas en el texto que forma parte de la “Memoria mujeres afectadas por el fenómeno migratorio en México, una aproximación desde la perspectiva de género”.
 
En una conferencia de mayo pasado, David Kaimowitz, especialista en desarrollo sustentable, señaló que el 30 por ciento de los hogares rurales en México tienen a un familiar radicado en EU. En estos hogares, el 11 por ciento de los ingresos provienen de las remesas (Cimacnoticias, 7 de mayo de 2012).
 
En tanto, la Comisión Nacional de Derechos Humanos ha señalado que el 22 por ciento de las unidades económicas rurales son manejadas por mujeres, quienes trabajan sin ser dueñas de la tierra, sin acceso a créditos ni a capacitación, servicios sociales, educativos y de salud.
 
Según el Censo Ejidal 2007, en ese año había alrededor de 4.2 millones de ejidatarios y comuneros, de los cuales sólo 19.8 por ciento eran mujeres.
 
De acuerdo con la ONU, las mujeres rurales desempeñan un papel fundamental en las economías de los países, ya que son pieza clave en la producción de cultivos, cuidado del ganado, y al proporcionar alimentos, agua y combustible.
 
A esas labores se suma el cuidado de lo “otros”, es decir de las niñas y niños, personas de la tercera edad, y enfermas y enfermos, por lo que el acceso a servicios de primer nivel, créditos y capacitaciones son cruciales para poner fin al hambre y la pobreza en los países, afirmó Naciones Unidas.
 
En el informe de 2011 “Dimensiones de género en el empleo agrícola y rural: Vías diferenciadas para salir de la pobreza”, se asienta que a pesar de que la desigualdad de género varía de forma considerable entre las diferentes regiones y sectores, existe la evidencia de que, a nivel global, las mujeres obtienen un menor beneficio del empleo rural (ya sea en un trabajo asalariado o por cuenta propia) que los hombres.
 
Se agrega que con la pérdida de empleos y los recortes en el gasto en infraestructura y servicios sociales, se ha intensificado la carga de las mujeres para cuidar a otras personas y el trabajo no renumerado, con lo que su contribución financiera a la seguridad alimentaria familiar disminuirá.
 
La investigación fue realizada por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
 
El Día Internacional de la Mujer Rural fue instaurado por la Asamblea General de la ONU el 15 de octubre de 2008, y pretende reconocer el papel de las mujeres rurales en la producción de alimentos, la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza rural.
 
Cada año el día toca un tema en específico; en esta ocasión es “El empoderamiento de las mujeres rurales, y su función en la erradicación de la pobreza y el hambre en el desarrollo y en los problemas actuales”.
 
12/GTR/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content