Inicio Maternidad lesbiana: otra forma de amor

Maternidad lesbiana: otra forma de amor

Por

Las parejas formadas por personas del mismo sexo y las nuevas formas de familia desafían nuestra capacidad de aceptar las diferencias. Para hacerle lugar a modos de vida que pelean por un espacio en la sociedad, tal vez deberíamos entender que se trata, simplemente, de otras formas del amor.

¿Un bebé con dos mamás? La noticia corrió como un reguero de pólvora en las redacciones de los diarios y de inmediato se instaló como la encuesta del día en las radios y los portales de Internet. Una pareja de lesbianas asumió el desafío de romper los prejuicios y se embarcó en la aventura de la maternidad.

Una de ellas fue sometida a un tratamiento de fertilización asistida. Con la llegada del bebé, ambas romperán el viejo refrán de “madre hay una sola”; ahora serán dos para asistir a un niño que crecerá sin padre. La situación de por sí trae consigo una catarata de interrogantes, pero también de prejuicios. ¿Cómo será la definición sexual de la niña o el niño en este particular matrimonio?

La ciencia demostró que ya no hace falta un hombre para concebir un hijo, pero para la crianza, ¿sigue siendo necesario un padre? ¿Nace una nueva organización familiar sin el pater familiae? ¿Significa una victoria del feminismo?

Freia, una revista argentina, se metió en el mundo de las uniones del mismo sexo y comprobó que sostener la relación sigue siendo igual de difícil que décadas atrás, aunque con algunos cambios positivos.

La unión civil está siendo aceptada en diferentes puntos del planeta, incluido Buenos Aires, y las organizaciones defensoras del género ahora son legitimadas por la propia clase política. Pero detrás del velo todavía existe una trastienda tan compleja como intrigante.

EN SUS PROPIAS PALABRAS

En una plática con mujeres que se enamoraron de mujeres y con temas como la Iglesia, los prejuicios, la discriminación y el miedo en el trabajo, ellas dijeron:

Irene Ocampo milita en la organización en defensa de los derechos de la mujer Red Informativa de Mujeres de Argentina (RIMA) y hace 8 años que está en pareja con Gaby.

Ella también fantaseó con la idea de la inseminación in vitro, aunque por ahora es sólo una idea. Tiene 37 años, es periodista y traductora y esconde una cálida sonrisa detrás de sus achinados ojos negros sin una gota de rímel.

Con tono pausado asegura que “existen otros tipos de familias distintas a la tradicional en la Argentina. Lo que se discute ahora viene a reflejar lo que existe ya hace muchos años y plantea la necesidad de contar con un cierto marco legal cuando una forma una pareja, porque hoy las lesbianas no tenemos cobertura médica ni seguro y, en caso de fallecimiento, no hay herencia”:

Pero a la falta de beneficios para una compañera de toda la vida, se le agrega la frustración de no poder adoptar hijos. “No hay posibilidad de adoptarlos por toda una cuestión legal. Creo que si el chico nace dentro de una pareja de lesbianas no debe haber un conflicto previo, porque surge del amor, del cariño, del respeto entre dos mujeres. Si estás condiciones están dadas, no debe existir ningún tipo de conflicto psicológico”, reafirma.

Su razonamiento suena como una suerte de proclama ante lo que muchos no desean escuchar. “No estamos aislados; vivimos en esta sociedad, trabajamos, estudiamos y no nos sentimos afuera de nada, y sí existen las redes de contención para que un chico se críe en un ambiente saludable”.

-¿Es mejor que ese hijo se sienta criado con dos madres, o que una de las mujeres de la pareja haga una suerte de rol paterno?

-No creo que nadie tenga la obligación de infundir ningún valor, no lo necesitaría. Me parece que en muchos casos está la madre y no figura el padre, o hay una figura que va cambiando. No es necesario que una de las mujeres tenga que asumir ningún rol.

“Conozco parejas que reproducen los roles tradicionales o también que los tratan de compartir por igual. En los 60, reclamar por los derechos civiles hubiera sido ilógico, y hoy, siglo XXI, esta discusión está instalada en todos lados. La tele y los medios se encargan de difundir la problemática de las uniones del mismo sexo. Quizás se empezó desde el escándalo; luego se profundizó un poco más el tema, pero sentimos que algo está cambiando”.

-¿Qué escuchaste en la opinión pública, cuando se fomentó el hablar sobre la sexualidad, del hecho de que una pareja de lesbianas tenga un hijo?

-Hay mucho miedo como base de todo prejuicio, pero no va a cesar hasta que no se conozca. Es necesario que las mujeres que se animen a tener hijos puedan salir a la luz y puedan ir dando su testimonio de vida. Y también, que los medios abran la puerta no para el escándalo, no para la noticia de color, sino para algo que refleje la problemática.

-¿Cuesta manejar la situación?

-Obviamente, preguntarse qué van a decir en mi trabajo, amigos, vecinos, es una de las primeras barreras que se sufre. Es muy difícil. Las lesbianas sufrimos esta discriminación y muchas más que le corresponden al género.

-¿Te discriminan las propias mujeres?

-Algunas sí, porque los valores patriarcales son indistintos en mujeres y hombres. Eso lleva a que muchas chicas de Rosario que están en la misma situación que la pareja de Córdoba -están con un embarazo en curso- no quieran hablar.

-¿Son las depositarias de los miedos de los otros?

-Sentimos que hay una reacción ante el miedo que provoca pensar involucrarse con una persona del mismo sexo. Sucede en muchos ámbitos, teniendo en cuenta que está en juego la sexualidad de las personas.

-¿Pensaste hacerte inseminación?

-Me genera muchas dudas, pero la figura del donante anónimo me produce extrañeza: me gustaría saber quién es el padre, algo que me relacione. Sabemos que muchas mujeres que se someten a inseminación dicen que son solteras, cuando en realidad tienen una pareja lesbiana.

-¿Qué es necesario que cambie en la sociedad?

-La discriminación a la mujer tendría que ser un recuerdo. Falta mucho por luchar todavía.

*Periodista argentino

05/LA/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content