Inicio Menores de edad no se retractaron de acusación contra Succar

Menores de edad no se retractaron de acusación contra Succar

Xavier Olea Peláez, abogado de la periodista Lydia Cacho, confió en que después del mes de septiembre el presunto pederasta Jean Succar Kuri reciba una sentencia condenatoria y rechazó que alguna de las y los menores de edad que denunciaron penalmente al empresario libanés se haya retractado de sus declaraciones.

En entrevista telefónica, el abogado de Cacho Ribeiro, quien coadyuva en el juicio que enfrentan dos de las menores de edad del caso Succar, enfatizó que es falso que Edith Encalada, una de las principales víctimas del llamado tío Johny (como lo llamaban sus víctimas, según refiere la propia Lydia Cacho en su libro Los Demonios del Edén) se “haya retractado de sus declaraciones”.

“Ninguna de las menores se ha retractado, mucho menos Edith Encalada, que no ha declarado, ninguna se ha retractado. Al contrario, es decir, lo único que pasó es que una de las menores (Estefanía) no reconoció el contenido de sus declaraciones ante el Ministerio Público”.

Para Olea Peláez, esto no quiere decir que se haya retractado porque “sí reconoció su firma pero no sus declaraciones” por lo que sostuvo, esas declaraciones continúan vigentes.

“Retractarse quiere decir “no, yo no dije esto, sino que dije esto”. Y para ese efecto la Suprema Corte de Justicia de la Nación dice que cuando un testigo o un ofendido se retracte de una imputación cualquiera que sea, tiene que probar su retractación; esa niña (Estefanía) no probó absolutamente nada”.

Para el defensor de la también directora del Centro Integral de Apoyo a la Mujer en Cancún, Lydia Cacho, el hecho de que Estefanía no haya ratificado sus declaraciones no perjudica en nada al proceso contra el presunto pederasta, de quien dijo: “(sus abogados) no tienen ninguna estrategia de defensa”.

Olea Peláez informó que hoy se llevará a cabo otra de las diligencias en las que “se espera” Edith Encalada ratifique sus declaraciones, lo que el abogado descartó, toda vez que argumentó “le dieron dinero a su mamá para que no ratificara”.

“Ya sé que la niña no va a ratificar, no me interesa, porque técnicamente, jurídicamente no es la forma”.

El presunto pederasta Succar Kuri enfrenta un juicio acusado por siete menores de edad (de entre 6 y 13 años de edad) por violación, violación equiparada, abusos deshonestos, pornografía infantil y corrupción de menores.

JUSTICIA PARA LYDIA

La Fundación Internacional de Medios de Comunicación de Mujeres (IWMF, por sus siglas en inglés) envió una carta dirigida a Felipe Calderón Hinojosa, demandándole intervenga para que se haga justicia en el caso de la periodista Lydia Cacho, que se le proporcione la protección necesaria y que no sufra más amenazas de muerte o atentados, como el del pasado 8 de mayo.

En la carta, la cual se encuentra en inglés en la página Web de la IWFM, la organización explica a Calderón que el trabajo de apoyo e investigación periodística de Cacho está dirigido a la defensa de los derechos de las mujeres y la infancia en México, lo que “ha puesto su vida sobre la línea y ha tenido que soportar amenazas de muerte y violación”.

“Con el aumento de las recientes amenazas hacia Cacho y otros periodistas, nos sentimos alarmadas sobre las restricciones contra la libre expresión y la libertad de la prensa en México.

“Todos los puntos de vista deberían poderse expresar en los medios de comunicación sin la fuerza o la coacción de autoridades.

Por ello, dice la carta “le urgimos (a Calderón) investigar la red criminal de pederastas como Succar Kuri, de modo que se haga justicia y que los periodistas con valor como Lydia Cacho sean capaces de practicar su profesión sin amenazas de criminales”.

Asimismo, señalan que “como una red de los miles de mujeres y hombres en los medios de comunicación en el mundo entero que son el sostén de la libertad prensa mundial, le pedimos intervenir para asegurar que Cacho – quien simplemente estaba dedicada a realizar su trabajo profesional ? sea protegida y no sufra más amenazas”.

Las integrantes de IWMF manifiestan a Calderón que al hacer uso del poder que tiene para asegurar que se haga justicia en este caso, “dará un gran paso hacia la conservación de la libertad de prensa independiente en México”.

El auto de Lydia Cacho, explica la carta, “fue saboteado el pasado 8 de mayo. Además fue amenazada el mismo mes -1 de mayo- cuando testificó en el juicio de Succar Kuri, un pederasta sobre el cual escribió y en cuyo juicio es testigo”

“Durante el proceso penal, el abogado de Kuri atacó a Cacho por haber escrito su libro los Demonios del Edén. Mientras que Kuri indico que su estancia en la cárcel era por culpa de Cacho, a quien amenazó diciéndole que cuando saliera la iba a destruir”.

Cacho es corresponsal de la agencia de noticias Comunicación e Información de la Mujer A.C. (CIMAC) y es fundadora y directora del Centro Integral de Atención de las Mujeres (CIAM) en Cancún, un centro de ayuda psicológica y refugio para las víctimas de violencia sexual, subraya la carta.

Firman el documento Eleanor Clift y Liza Gross, co-presidentas de IWMF.

07/LG/HVR/CV/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más