Inicio » Menores prostituidas del DF: ¿material de desecho para AMLO?

Menores prostituidas del DF: ¿material de desecho para AMLO?

Por Miriam Ruiz

En el corazón de la ciudad de México, algunas adolescentes prostituidas giran en una ronda frente a los clientes: ellas son también botín para las organizaciones, carnada para la policía y posible material de desecho para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Por temor a una cacería de brujas –otra más–, las organizaciones de trabajadoras sexuales en la Merced, una de las más importantes zonas comerciales del país, aseguran que ahí la prostitución infantil no existe.

Sin embargo, cualquier comprador alerta encuentra a menores de edad ofreciendo servicios sexuales en las calles que van del zócalo capitalino a la Plaza de la Soledad.

En el segundo callejón de Manzanares, es una tarde cualquiera a mitad de la semana. A cada lado de la acera hay loncherías o cervecerías, que con focos de 75 watts y cortinas hechas de plástico negro, parecen más bodegas que preámbulos del placer.

Pero sobre la acera, las mujeres de la ronda flotan mientras giran frente a los clientes y una canción de los Temerarios suena desde el interior de alguna de estas loncherías. Sonríen y flotan, las más jóvenes, las que no tienen 18 años de edad, con sus tacones, sus minifaldas de poliéster y su cabello a la cintura, con el que delatan su reciente estancia en la ciudad.

De acuerdo con el estudio “Al otro lado de la calle”, publicado por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), una de las más recientes investigaciones en la zona, pocas cosas han cambiado desde la época porfiriana cuando “Santa”, una joven abandonada por su novio, salió del pueblo a “perderse”.

Los casos de estudio para esa investigación, tras hacer hincapié en las inequidades de género persistentes en nuestro país, indican que, más allá de la pobreza, el abandono familiar, de la pareja o la comunidad traen a las jóvenes a la Merced, punto de encuentro de inmigrantes, para ejercer el trabajo sexual. La soledad es una constante para todas ellas.

Un retrato semejante presenta el estudio “Por qué seguimos aquí”, de Alvaro Angoa y la fundadora de la organización Humanos contra el Sida, Ana María Casimiro, que relata la vida de las mujeres luchadoras que cuentan con menos armas y menos oportunidades pero con ganas de dar la batalla y salir adelante en un ambiente rodeado de explotación, lenocinio y abuso. Sus autores aseguran que voltear la cara al problema no acaba con él. Es necesario buscar soluciones y regularlo.

Buscar a una joven en la Merced “es tristón”, testimonia Aventurero-cineasta-mexicano. Y el ambiente, agrega, es denso y peligroso.

Se estima que en la zona de la Merced existen 15 mil personas dedicadas a la prostitución, de las cuales 70 por ciento tiene menos de 30 años. En todo el Distrito Federal a mediados de la pasada década habría 15 mil menores inmersas en la explotación sexual.

En opinión del sociólogo Jaime Montejo, presidente saliente de la organización Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer Elisa Martínez, aunque el número de menores de edad prostituidas en las calles de la Merced ha disminuido en el último año, la proporción actual podría ser de una a tres.

Con las penas más severas y poco claras al delito de lenocinio en el nuevo Código Penal, asegura el especialista, se ha favorecido que la prostitución infantil pase al subsuelo, donde es difícil medirla y, por supuesto, velar por los derechos de las y los menores.

Montejo abunda en que la tipificación de lenocinio, al incluir “a quienes administran, dirigen o se encargan de los establecimientos mercantiles donde se oferta y demanda sexo comercial” deja en situación de vulnerabilidad a las cooperativas de trabajadores sexuales y los convenios entre vecinos de la delegación Cuauhtémoc o Venustiano Carranza, donde se enclava la Merced.

LEY SUBTERRÁNEA

Jaime Montejo, fundador de la organización civil que se define como “sin fines de lucro, apartidista, con el objetivo de apoyar a las trabajadoras sexuales” primero en la Merced y ahora con trabajo nacional, lamenta las iniciativas de Andrés Manuel López Obrador en su ambiciado programa asociado al neoyorkino Tolerancia Cero.

Lo anterior quedaría evidenciado en la iniciativa de ley de Convivencia Ciudadana enviado en el marco del proyecto Tolerancia Cero desde las oficinas del jefe de gobierno a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal de forma subrepticia, del que cimacnoticias tiene una copia.

Para Jaime Montejo, de Brigada Callejera, todo apunta a que la propuesta de López Obrador para mejorar la ciudad de México, donde también se incluye el proyecto de rescate histórico en el mismo tenor del ejecutado en Manhattan por Rudolph Giuliani, enviará a la periferia y la clandestinidad a las trabajadoras sexuales.

“Al jefe del gobierno del DF le quedó grande reconocer al trabajo sexual de vía pública como trabajo no asalariado”. La iniciativa de ley, agregan quienes durante una década han gestionado a favor de las trabajadoras sexuales, a pesar suyo, es discriminatoria y le falta visión política al considerar al sexo comercial como un problema de salud o de seguridad pública.

“Al gobierno democráticamente electo en la ciudad, desde Cuauhtémoc Cárdenas, pasando por Rosario Robles y ahora Andrés Manuel López Obrador, le quedó grande la posibilidad de legislar en materia seguridad pública sin discriminar a las y los trabajadores sexuales que utilizan la vía pública para ofrecer sus servicios”, sostiene Montejo.

En la nueva ley, “invitar a la prostitución o ejercerla” sigue considerándose una infracción cívica; y con ello, se sigue postergando la posibilidad del reconocimiento pleno del trabajo sexual por parte del gobierno democrático de la ciudad.

MRM/RGR

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más