Inicio » México S.A. La competencia en la producción de pobres

México S.A. La competencia en la producción de pobres

Por Clara Jusidman*

Esta semana tuvimos las primicias de lo que parece será el estilo de comunicación del nuevo presidente del PRI, Humberto Moreira. Con clara belicosidad acusó al PAN de que por su culpa en el trienio 2006 a 2009, 10.1 millones de mexicanos pasaron a situación de pobreza.

Y por si no entendiéramos, se dio a la tarea de ilustrarnos que con esa cantidad de personas se llenaría 92 veces el Estadio Azteca; y que cada día se incorporaron a la pobreza 7 mil 14 mexicanos, o 292 cada hora o cinco cada minuto, en el periodo mencionado.

El partido aludido, el PAN, a través de su presidente, Gustavo Madero, le replicó a Moreira en el sentido de que el premio a la productividad en la fábrica de pobres aún lo conserva el PRI, pues señala que sus gobiernos fueron capaces de generar una cifra de pobres entre 1994 y 1996 de 16 millones, lo que arroja un promedio de 22 nuevos pobres por minuto.

En la forma de presentar el tema por parte de Moreira se observa una profunda falta de respeto por la tragedia en que viven millones de mexicanos al convertirlos en “cosas” que pueden ser producidas por la voluntad de un partido o gobierno, y cuya producción puede ser medida por día, hora y minuto.

Muestra también una falta de respeto para la inteligencia de todos nosotros al sentirse obligado a explicarnos qué significan 10 millones más de personas pobres, seguramente asesorado por algún brillante comunicador de las empresas televisoras que consideran que los mexicanos somos tontos e ignorantes.

Finalmente, también dice mentiras pues, como le respondieron los panistas, el aumento en el índice que se utiliza para medir pobreza se debió al espectacular incremento de los precios internacionales de los alimentos durante 2008 y 2009.

Ubicados en el debate, a Moreira se le olvida que por un error de Jaime Serra Puche, entonces recién nombrado secretario de Comercio de Ernesto Zedillo, en 1994 se desató una crisis de tal envergadura que nuevamente en los índices de medición de la pobreza entre 1994 y 1996 ésta aumentó en 16 millones de personas como lo señaló Gustavo Madero.

Moreira tampoco tuvo la cortesía de informarnos que recién entrado el gobierno de Fox, las cifras indicaban que había 61 millones de personas pobres, el 64 por ciento de la población total. Esta cifra sería en los términos del debate, el inventario que encontró el nuevo gerente después de que la fábrica social estuvo administrada durante 70 años por el mismo grupo de dueños.

Los resultados de la nueva administración de la empresa productora de pobres es que en 2008 la cifra absoluta había caído a 50.5 millones, es decir, 47.4 por ciento de la población.

Pero en el fondo de esta superficial discusión, hay cambios importantes en los últimos 10 años de las causas que pueden hacer que las cifras de pobreza cambien.

Se trata de un incremento del riesgo para la población que se encuentra en las fronteras de la llamada “línea de pobreza” y que tiene que ver tanto con decisiones tomadas por los gobiernos priistas como por los gobiernos panistas. Mencionaré sólo dos.

El aumento de la dependencia de nuestro país de la importación de alimentos, en particular cereales y dentro de ellos maíz y arroz, resultado de la apertura de la economía al mercado global, decisión adoptada por Carlos Salinas y su gabinete de “Doctores” y precedida por la eliminación abrupta del sistema de aranceles entre 1984 y 1987 del gobierno de Miguel de la Madrid.

Esta serie de decisiones hace que el país sea más vulnerable al cambio de los precios internacionales de alimentos, que en este momento están subiendo velozmente por una nueva ola de especulación financiera, lo que se traducirá en un aumento del número de personas pobres en los índices calculados por el Coneval.

Nuevamente es gracias a los gobiernos priistas que somos más vulnerables a los cambios en el mercado global en un tema tan sensible como son los alimentos, y que actualmente ya estemos pagando hasta 16 pesos por kilo de tortilla.

Pero los gobiernos panistas también han contribuido con el desmantelamiento de los apoyos a la producción de los pequeños productores del campo, alentando en cambio a los medianos y grandes hacia productos de exportación.

Han sustituido esos apoyos por transferencias monetarias directas de dinero del programa Oportunidades, para que ahora compren alimentos en el mercado. Les están dando el pescado en lugar de mejorar sus instrumentos de pesca.

Ese programa junto con el ingreso de remesas, es parte de la explicación del por qué en los gobiernos panistas las familias saltan la línea de pobreza, calculada con base en el costo que tiene una canasta alimentaria.

Pero la pregunta de fondo es si la fábrica de pobres “México S.A.” ha logrado realmente que las personas encuentren opciones de trabajo e ingresos dignos y sean más autónomas y libres. Todo parece indicar que no es así y que no se trata sólo de un cambio de gerencia, sino de estrategia económica y social.

*Analista del cambio social y presidenta de INCIDE Social A.C.

11/CJ/RMB/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: