Inicio Michoacán, una nueva Secretaría de la Mujer

Michoacán, una nueva Secretaría de la Mujer

Por Sara Lovera López*

Michoacán es un estado de esos que duelen. Durante más de 20 años, según las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), la entidad aparece entre los primeros 5 lugares de incidencia de homicidios contra mujeres.

Los niveles de violencia son recurrentes y ello ha puesto en primer plano la necesidad de políticas públicas asertivas para mejorar la condición de las mujeres. Niñas y adultas expuestas, adicionalmente a la violencia comunitaria e institucional.

Tal vez por ello habría que esperar nuevas noticias. El triunfo electoral de Leonel Godoy lo obliga a cumplir sus promesas de campaña.

En Michoacán habrá Secretaría de la Mujer y el tema de género, como en el Distrito Federal, será una variable estratégica para mitigar la desigualdad.

Ahora toca a las mujeres de la entidad levantar su mira. Actuar en coordinación y generosidad para profundizar aquello que ya puso en marcha el gobierno saliente de Lázaro Cárdenas, que no es poco.

No solamente estamos hablando de regiones pobres, marginadas y atrasadas, de campesinos e indígenas, sino de esa terrible situación que las estadísticas muestran como acusada y preocupante: la violencia contra las mujeres.

La oportunidad parece abierta para profundizar, decía, la labor que el Instituto Michoacano de las Mujeres ha realizado en el sexenio que está por terminar, el diagnóstico que no miente, la urgencia de poner en práctica las leyes generales de Igualdad entre mujeres y hombres y la de Acceso de las mujeres a una vida sin violencia.

Si Leonel Godoy no ha sido demagógico, hoy cuenta con suficientes instrumentos, un análisis, la experiencia y organización de cientos o miles de mujeres en todas las regiones de Michoacán que han recibido capacitación; la distribución del presupuesto para terminar la construcción de institutos municipales de la mujer, muchos de los cuales no tienen oficina, ni recursos, no entendimiento profundo de la importancia de los cambios municipales.

Esta vez también se necesita voluntad política del Congreso Local que estrenará pronto sus actividades.

Pensar en estos avances con gobiernos progresistas anima, no importa que sea en pequeñas manchas o sitios del país. Hace falta esa política a que se comprometió Godoy durante su campaña, ojala que no se trate de un decir. Los foros realizados durante el proceso electoral, mostraron emergencias fundamentales.

Amplias regiones de Michoacán están asoladas por el narcotráfico, por la siembra y cosecha de enervantes, decenas de campesinas están en las cárceles del norte del país por traficar debido al control y mandato de los dueños de esas tierras que envenenan el alma. Ellas deberán ser rescatadas por el nuevo gobierno.

Ojala que también haya cambios en la estrategia de salud y bienestar de las mujeres que quedan a cargo de tierras y familias que abandonan los miles de emigrantes michoacanos y se redimensionen los proyectos inacabados, porque 6 años no son suficientes.

Quienes sabemos los estragos que produce una sociedad inerte frente a la impunidad y el abuso, el triunfo de Godoy se convierte en una esperanza, no sólo por la creación institucional de una Secretaría que dé capacidad de mando y toma de decisiones a las mujeres que se han entrenado en los últimos años, sino por la posibilidad de que en efecto el nuevo gobierno tome en serio que sin la mitad de la población hablar de democracia será solamente un discurso vacío.

Y si ello no lo comprenden las mujeres que apoyaron a Godoy y les gana sólo la lucha por el poder, la presencia, la vanidad, estamos en presencia de cambios por venir satisfactorios.

Godoy tiene que saber que deberá realizar una limpia en el sistema ministerial y policíaco, de donde existen datos fidedignos de mal trato a las mujeres en pueblos y comunidades convulsos por el uso desmedido de la fuerza, el establecimiento de puestos de vigilancia de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) y el Ejército, que al menos en 2007 nos arrojaron esos abusos en Nocupétaro y Cuarácuaro que están pendientes en la agenda y varias, 4 para ser concreta, niñas expuestas al horror, el abuso y la injusticia. Ojalá no estemos equivocadas y las cosas cambien. Veremos.

* Periodista y feminista mexicana, fue reportera en los periódicos El Día, unomásuno, La Jornada y directora del suplemento Doble Jornada, directora fundadora de Comunicación e Información de la Mujer, AC (CIMAC).

07/SLL/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más