Inicio Migrantes jornaleras ganan la mitad que los varones

Migrantes jornaleras ganan la mitad que los varones

Por Isabel Ortega, corresponsal

Las 15 mil mujeres de diversas etnias de Guerrero que cada año se van durante seis meses a los campos de hortalizas del norte de México, ganan 50 por ciento menos que los hombres y además son ellas quienes lavan la ropa, hacen la comida y el aseo del lugar donde viven.

Un hombre en los campos de hortalizas gana 140 pesos por 8 horas de trabajo, sin embargo una mujer gana 70 pesos por la misma jornada laboral. Un salario similar tienen las niñas y niños que realizan tales faenas, dijo el delegado de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), Gonzalo Solís Cervantes.

Estas 15 mil mujeres conforman las llamadas "caravanas de migrantes" que parten el 3 de noviembre, después del Día de Muertos, y vuelven entre abril y mayo del año siguiente. Ellas pertenecen a las etnias nahua, mixteca, tlapaneca y amuzga del estado de Guerrero, explicó el subsecretario estatal de Asuntos Indígenas, Felipe Ortiz Montealegre.

Esas 15 mil mujeres (que equivalen a 40 por ciento de las 40 mil personas que emigran) son esposas, madres e hijas originarias de esos grupos indígenas, precisó el funcionario.

Muchas de ellas migran desde niñas, o como esposas desde los 12 a los 17 años, y en algunos casos migran mujeres hasta de 60 años. Las migrantes viajan con sus parejas porque el trato en los campos agrícolas es con los maridos, no con ellas, detalló Ortiz.

La incorporación de las mujeres es para la atención del esposo e hijos y también para sumar su fuerza de trabajo para el ingreso familiar, dijo Gonzalo Solís.

En los campos de cultivos, además de la preparación de alimentos, lavar ropa y cuidar la limpieza del área donde duermen, algunas mujeres son contratadas para atender a "niños de brazos" ?menores de uno y hasta 5 años?, y reciben la misma cantidad ?70 pesos diarios? por el cuidado, alimentación y educación de tres o cinco niñas o niños.

Guerrero ocupa el cuarto lugar en México de migración al interior del país, con 40 mil indígenas que cada año parten de la montaña y costa chica a los estados de Michoacán, Sinaloa, Chihuahua, Nayarit, Guanajuato y Baja California Sur, añadió Solís Cervantes.

La migración en Guerrero, que inició en los años 70 con destino a las ciudades de Cuautla y Cuernavaca, en el estado de Morelos, ha crecido de 10 mil a 40 mil aproximadamente, pero el subregistro indica que de 629 mil habitantes de los cuatro pueblos originarios de la entidad, 434 mil (69 por ciento) ha emigrado al menos una vez en su vida.

Las poblaciones de la Montaña alta de donde proviene la población migrante son Metlatónoc, Cochoapa El Grande, Alcozauca, Tlacoapa y Tlapa de Comonfort, poblaciones conocidas por su alta marginación, y donde viven las etnias náhuatl, mixteca y tlapaneca, agregó Felipe Ortiz.

Apuntó que de la Montaña baja, las y los migrantes salen de la ciudad de Chilapa; de la Costa Chica, migran de Tlacoachistlahuaca y Xochistlahuaca, de población amuzga y también de alta marginación, así como de Ometepec.

Para el delegado estatal de la CDI, Gonzalo Solís, la migración se da por la dificultad para arraigar a las y los habitantes con fuentes de empleo, y por la dureza de la tierra para la producción agrícola.

12/IO/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content