Inicio Minisalarios para el 2011

Minisalarios para el 2011

Por Clara Jusidman *

Hace unos días, la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos nos dio a conocer el aumento que tendrán los salarios mínimos legales que entrarán en vigor el próximo primero de enero.

Se trata de un ridículo aumento del 4.1 por ciento para un salario que supuestamente constituye una garantía constitucional destinada a que el trabajador y su familia tengan una vida digna.

Con este aumento, el salario mínimo de la zona geográfica A donde se encuentra el Área Metropolitana de la Ciudad de México, pasará de 56.46 pesos a 59.80 pesos diarios, lo que significa un aumento de solamente 2 pesos con 34 centavos y un salario mensual de mil 794 pesos o de 7.48 pesos la hora.

A partir de 1976 el salario mínimo ha venido perdiendo su poder adquisitivo pues los aumentos otorgados no han alcanzado para reponer siquiera el crecimiento experimentado por los precios. Su valor real actual, representa la cuarta parte del que tenía en ese año.

En las fijaciones anteriores a esa fecha la Comisión procuraba dar un aumento a los salarios mínimos que compensara la inflación previa, más un premio por los aumentos en la productividad general.

Pero ahora, ni se compensa la inflación y menos se reconoce el aporte de los trabajadores en el aumento de esa productividad. Este aporte se lo han quedado los patrones y el gobierno, desde hace cerca de 35 años.

Una estimación general realizada por el Observatorio de Política Social y Derechos Humanos de INCIDE Social señala que en los últimos cinco años la productividad creció 16.2 por ciento y el salario mínimo en término reales, disminuyó en 4 por ciento. Es decir, en cinco años se observó una brecha de casi 20 puntos porcentuales.

Tampoco año a año hay una relación clara entre la inflación ocurrida y el crecimiento del salario mínimo. Es decir, no hay criterio para ajustar el salario a fin de compensar la pérdida derivada de la inflación del periodo previo. En realidad el aumento al salario se fija de acuerdo con la expectativa más conservadora de la inflación para el siguiente año.

Por ello nuestro país se destaca por tener uno de los salarios mínimos más bajos de América Latina, comparable con los de Bolivia y Nicaragua.

Ahora bien, uno de los problemas que pesan sobre la fijación del salario mínimo en México consiste en la gran cantidad de multas, precios de servicios u otros salarios que se fijan con base en el número de salarios mínimos.

Javier Lozano, el Secretario del Trabajo, reconoció que el 45.4 por ciento de las leyes federales del país, es decir 118 de 261, hace referencia a números de salarios mínimos como factor de indexación

Desde hace varios años propusimos que se definiera una unidad de cuenta distinta al salario mínimo para la fijación de esos otros precios de la economía, pues se castiga al trabajo, ante la amenaza de que esos otros precios aumenten.

Es decir, la situación que guarda el sistema de fijación de los salarios mínimos en México es un ámbito más del desastre institucional en que estamos inmersos y exige de una profunda e inteligente reforma, que lamentablemente no se encuentra en la mira de nuestra mediocre clase política que recibe muy buenos ingresos y amplias compensaciones.

Felices fiestas y nos veremos nuevamente el año entrante.

* Analista del Cambio Social y Presidenta de INCIDE Social AC

10/CJ/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content