Inicio Misma Película, Mismos Actores, Mismo Director

Misma Película, Mismos Actores, Mismo Director

Por la Redacción

Los primeros días de noviembre de 1998, el entonces secretario de Hacienda del “viejo régimen”, José Angel Gurría, defendía su propuesta económica para 1999: “México gana”, decía el llamado “Angel de la Dependencia” ante el pleno de la Cámara de Diputados, a quienes intentaba convencer de los beneficios de aumentar el precio de la tortilla y de la gasolina y de aplicar un impuesto de 15 por ciento extra al uso del servicio telefónico. La propuesta recibía un rechazo contundente y generalizado.

Gurría mostraba su extrañeza ante aquellos que impugnaban su proyecto, y acusaba a quienes dedicaban “…recursos y esfuerzos a denunciarlo”, al tiempo que aseguraba que el aumento en la recaudación con base en su propuesta provendría, fundamentalmente, de los sectores de mayor capacidad económica.

Las cuentas del entonces responsable de las finanzas públicas arrojaban como resultado que el 82 por ciento del aumento de la recaudación provendría del 10 por ciento de la población con más altos ingresos. Además, el incremento en la tributación permitiría concentrar el gasto en los sectores de menor ingreso.

“Se puede afirmar que el programa representa uno de los mayores esfuerzos en muchos años para mejorar la distribución del ingreso y confirma su objetivo social.

“Crece el gasto social, en particular el dirigido al combate a la pobreza extrema y al desarrollo rural; se protege la generación de empleos y se toman medidas para promover la inversión tanto de las pequeñas como de las grandes empresas.

“El mejoramiento en términos de equidad se ilustra claramente con el impuesto telefónico. La propuesta se apoya en la estimación de que la recaudación provendrá mayoritariamente de los ingresos más altos de la población.

“Mientras que para 10 por ciento de la población con más altos ingresos este impuesto representaría poco menos de un punto porcentual de su gasto, para 50 por ciento con menores ingresos equivaldría a una décima de un punto porcentual. De esta manera, 48 por ciento de la recaudación por uso residencial sería aportado por el primer grupo, en tanto el segundo contribuiría con apenas ocho por ciento.”

En el caso del aumento propuesto de 15 por ciento a los precios de la gasolina, Gurría aseguraba que ofrecía características similares: concentraba la recaudación en los estratos de más altos ingresos, pues el 79 por ciento del consumo de gasolina lo realiza 30 por ciento de la población de ingresos más elevados.

Como es posible apreciar, hace apenas tres años, el régimen priista intentaba convencer a los contribuyentes de las bondades de una reforma fiscal, exactamente con los mimos argumentos con los que ahora el gobierno actual intenta persuadir de los beneficios que traerá una “reformón”, prácticamente idéntico al que Zedillo pretendió, sin éxito, sacar adelante.

Lo curioso es que quienes diseñaron la propuesta económica foxista son los mismos hombres que sirvieron al régimen priista. Peor aún, sirvieron en los últimos dos sexenios priistas, caracterizados por la desigualdad y la injusticia que causaron las crisis que provocaron la inestabilidad que alentaron y la corrupción galopante que solaparon.

Cuando en diciembre de 1998 el gobierno de Ernesto Zedillo propuso aplicar un impuesto telefónico y elevar precios y tarifas del sector público, el aún gobernador de Guanajuato y precandidato presidencial panista, Vicente Fox, publicaba un desplegado en el que condenaba que el gobierno zedillista buscara solucionar el déficit fiscal por el camino fácil de elevar precios y tarifas, y de aplicar un impuesto por uso del teléfono.

Francisco Gil Díaz, quien en ese entonces trabajaba como empleado de cuello blanco de Roberto Hernández, precisamente al frente de una empresa telefónica, se oponía al dichoso impuesto telefónico.

Y los legisladores del PAN, vehementemente se opusieron al impuesto telefónico, que en ese tiempo habría significado una captación de captación por 11 mil millones de pesos.

Ahora se está filtrando la especie de que de la Secretaría de Hacienda surgió la propuesta de revivir el cobro de un impuesto adicional de 12 por ciento al uso de teléfonos comerciales y celulares, para compensar lo que no se recaudará por el IVA a alimentos y medicinas. La misma película. Buzón Electrónico: pablomarentes@journalist.com

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más