Mortalidad infantil y materna problema de salud pública: OPS

Mortalidad Materna
    Se está lejos de alcanzar Metas del Milenio
Mortalidad infantil y materna problema de salud pública: OPS
cimac / cerigua | Guatemala.- 08/07/2004

La mortalidad infantil y materna todavía es un grave problema de salud pública en el continente y se incrementa aún más en las poblaciones indígenas de Latinoamérica y El Caribe, según lo dio a conocer la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

En la última edición Restablezcamos el espíritu del mundo, la OPS cita como ejemplos a Bolivia, Honduras y Guatemala, países donde los promedios nacionales no reflejan las enormes diferencias regionales, mientras que en el ámbito interno la mortalidad materna en Bolivia es de 390 por cada 100 mil nacidos vivos.

En Guatemala, la tasa de mortalidad materna en la población indígena es 83 por ciento, mayor que la tasa nacional, las causas de estas diferencias son diversas pero tienen un denominador común que son las barreras culturales.

Según indica el documento, las razones centrales por las que los servicios de salud no llegan con mayor cobertura a estos pueblos son la subestimación y el desconocimiento de prácticas culturales tradicionales por parte de los equipos profesionales, además de la falta de comunicación entre trabajador de salud y paciente.

Esta situación hace visible la urgente necesidad de mejorar las políticas de salud orientadas a ampliar la cobertura médica en estas comunidades y para ello la OPS y otros organismos trabajan intensamente en programas comunitarios que involucran a las parteras y a los líderes de salud comunitarios, para que se mejoren las condiciones sanitarias durante el parto y se identifiquen a tiempo los casos de riesgo para ser enviados a los servicios médicos.

Según los expertos, ante la realidad que muestran las cifras de mortalidad materna y frente al proceso del cumplimiento de las Metas de Desarrollo del Milenio, que es un compromiso de los países del mundo por mejorar la calidad de vida, es preciso contar con más datos, como distribución de los pueblos por pertenencia étnica, comprensión de determinantes culturales y sociales que influyen en su salud y número de muertes, entre otros.

De esta forma se podrían diseñar programas participativos, que comiencen a comprender mejor las necesidades de los pueblos indígenas; para avanzar en este compromiso, se han realizado reuniones en Panamá, Colombia, México, Guatemala, Argentina, Ecuador y Estados Unidos, donde se ha analizado la problemática de la interculturalidad desde distintos ángulos.

2004/GV/SM