Inicio Mujeres mayas, armadas contra los desastres naturales

Mujeres mayas, armadas contra los desastres naturales

Los desastres naturales, cuya frecuencia e intensidad se incrementan por el cambio climático, afectan más a las mujeres, sobre todo a aquellas que viven en la pobreza e inequidad, como las mujeres indígenas, señalan numerosos estudios en el mundo.

Revelan también que son ellas quienes se colocan a la vanguardia en los momentos de crisis extrema, quizá porque su vida se desarrolla en una permanente crisis, dicen Elaine Enarson y Betty Morroy, especialistas en el tema de mujeres ante a los desastres.

En estos casos, su prioridad es salvar a sus hijas e hijos, sus gallinas, comal, trastes, ropa, porque saben que, pasado el evento, tendrán que solucionar la supervivencia y ser proveedoras a largo plazo para los integrantes de su familia afectados, señalan.

Pero la mayoría de los planes de prevención, rescate, supervivencia y recuperación están dirigidos a los varones, bajo el supuesto de que son los únicos que toman decisiones y dirigen acciones, señala en entrevista con Cimacnoticias Xavier Moya García, consultor de la ONU y creador de un Programa de prevención de desastres en el Sureste de México, dirigido a la población maya y con enfoque de género.

Los sistemas nacionales de Defensao Protección Civil no dan, ni en la ley, ni en disposiciones intermedias, menos en la práctica, una atención diferenciada a las mujeres, generando mayores inequidades e incrementando la vulnerabilidad de la sociedad misma ante futuras contingencias, dice.

Difícilmente toman en cuenta que los desastres afectan en forma diferenciada a hombres y mujeres, que gran cantidad de mujeres indígenas no habla español, que no saben leer ni escribir, pero que son precisamente ellas quienes tienen un papel protagónico a la hora del desastre y después de él, explica Moya.

Los gobiernos, cuyas acciones de Defensa Civil no toman en cuenta la situación y necesidades específicas de las mujeres, cometen discriminación indirecta, por omisión.

DE ISIDORO A MITCH

Este enfoque, explica Moya, está cambiando, ya no se trata sólo de que el Ejército salve a la población, se incluyen ahora la equidad y la multiculturalidad.

Especializado en la línea del desarrollo endógeno, con enfoque de género, Moya trabajaba en 2002 como consultor del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), vinculando ONG, organizaciones indígenas y gobiernos de la región sur-sureste de México. Vi cómo el huracán destruía 70 por ciento de nuestros proyectos construidos en los últimos 20 años.

Propuso entonces al PNUD el Programa de prevención del riesgo de desastres y atención a emergencias, aceptado por el gobierno mexicano en diciembre de ese año.

EL PROGRAMA

La mayoría de los municipios rurales, sobre todo indígenas en la Península de Yucatán tienen índice de desarrollo humano relativo al género por debajo de la media nacional, pero gran porcentaje de hogares son manejados por mujeres, debido a la migración, pues los hombres se van a Cancún o a Playa del Carmen.

Existe además en esa zona, añade Moya, un liderazgo fuerte de las mujeres mayas de 20 a 40 años, muchas vinculadas con movimientos nacionales de la sociedad civil, como la Red de Mujeres y Medio Ambiente.

El Programa reconoció esas experiencias de trabajo comunitario y liderazgo para aprovecharlas e incorporarles el manejo de riesgos, con un componente de equidad y género, detalla Moya.

Las personas seleccionadas fueron becadas durante 6 meses para capacitarlas en prevención de desastres y se convirtieron después en consultoras de la ONU. Desarrollan trabajo comunitario, asesoría a comunidades y municipios. Y la experiencia se está aprovechando para las políticas públicas.

Así, las alertas ya no se dirigen sólo a los hombres, hay convenios con radiodifusoras estatales y privadas que traducen en lengua indígena y diversifican la temática, haciendo énfasis en las necesidades e intereses de las mujeres.

Con Dean, en 2007, cuenta Moya, la mayor parte de la población pudo reflexionar en grupo sobre su vulnerabilidad, antes de actuar ante el fenómeno, porque ya existía un plan de contingencia comunitario.

Éste toma en cuenta, por ejemplo, que aunque estas comunidades mayas están cerca del mar, las mujeres no nadan ni saben transportarse en camiones, lo que es importante para planear la evacuación, para que no sea obligada.

El cambio es ya evidente en algunas comunidades. En el huracán de 2002 las mujeres se quedaron al final, pero en el último actuaron de manera cohesionada, narra el consultor de la ONU. Ellas son responsables de sus casas y comités. Y después del desastre las condiciones mejoran.

El Programa se ha extendido a 25 micro-regiones de 7 estados de la República y sigue creciendo. Está en alianza con el Centro Nacional de Prevención de Desastres.

Responde además al Objetivo de Desarrollo del Milenio de la ONU de reducir la pobreza, a los Acuerdos de la Conferencia Mundial de Reducción de Desastres y, por supuesto, a los instrumentos internacionales sobre equidad de género.

A pesar de que en muchas comunidades indígenas las mujeres no pueden tomar decisiones en aspectos como el religioso, la política o con respecto a la propiedad de la tierra, en el manejo de riesgos la respuesta es buena, opina el experto.

Como es un tema emergente, hay menos resistencia. Y puede ser que sea el camino para que ayude a cambiar otros ámbitos. Por ejemplo, cuando se realizaron gestiones para la reparación de viviendas tradicionales luego del desastre, se aprovechó para revisar la tenencia de la tierra.

EL PREMIO

Como coordinador del Programa, donde colaboran más de 50 mujeres y hombres, Xavier Maya fue reconocido el pasado 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés), como Hombre Luchador que promueve el empoderamiento de las mujeres en la conservación del medio ambiente, por su trabajo en la construcción de capacidades femeninas en el manejo del riesgo y la seguridad en los recursos hídricos de la Península de Yucatán.

08/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content