Inicio » Mujeres migrantes sostienen la economía de El Salvador

Mujeres migrantes sostienen la economía de El Salvador

Por Marta Sigarán

Las mujeres salvadoreñas que salen de este país centroamericano son responsables de 70 por ciento de los más de 3 mil 600 millones de dólares (cerca de 47 mil millones de pesos mexicanos) en remesas que ingresan a El Salvador cada año.
 
Es decir, las salvadoreñas envían cada día desde el exterior 6.9 millones de dólares a sus familias (88.3 millones de pesos mexicanos).
 
Salvadoreños en el Mundo, organización de inmigrantes salvadoreños en el exterior, asegura que nadie sabe exactamente el número de paisanas fuera del país, pero advierte que decenas de mujeres salen a diario de la nación centroamericana desde finales de los años 70, en su mayoría en búsqueda de mejores oportunidades económicas.
 
Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), quienes reciben las remesas para ser administradas en las familias salvadoreñas son en su mayoría las mujeres al representar más de 58 por ciento.
 
EL CASO DE IDALIA
 
Idalia, de 30 años, dejó El Salvador hace 15 años para vivir con su hermana en Maryland, Estados Unidos. Con el apoyo de sus familiares que ya estaban desde tiempo atrás en el país del norte, la mujer estudió inglés y después enfermería.
 
Hoy Idalia es enfermera en un hospital de Washington con un salario que, dice, “ni en sueños podría ganar con el mismo empleo en El Salvador”.
 
Idalia también cuenta con un pequeño negocio de comida rápida que administra con sus familiares.
 
La migrante, quien está de visita en El Salvador, comenta que eso le permite llevar un estilo de vida favorable en EU, brindar educación a sus dos hijos, tener su casa y sus comodidades, y enviar remesas mensuales a su madre en El Salvador.
 
Como Idalia hay muchas mujeres migrantes con trabajos profesionales y/o con sus propias empresas. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), tres de cada 100 mujeres profesionistas emigran para buscar empleo en el exterior.
 
CAMBIOS SOCIALES Y FAMILIARES
 
La migración también ha modificado el componente familiar y social de las comunidades salvadoreñas. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) reconoce que la migración puede afectar de múltiples formas la participación política y social de mujeres y hombres.
 
En algunos casos ha derivado en que las mujeres asuman roles de liderazgo en las organizaciones comunitarias o en los espacios  comunales.
 
En otros casos, el éxodo ha provocado una ruptura en el tejido social que ha reducido la participación y la organización comunitaria de mujeres y hombres, lo que crea un déficit de capital social.
 
El Informe de Desarrollo Humano de El Salvador, con eje analítico en la migración, destacó que las inmigrantes salvadoreñas adquieren más la ciudadanía que los hombres.
 
La razón es que las mujeres están más preocupadas por sus derechos plenos y se apresuran a adquirir la ciudadanía para  garantizar su estancia legal o sus derechos laborales, o recibir sus pensiones y atención médica.
 
El mismo estudio refleja que con frecuencia las migrantes llegan a ser modelos poderosas para las mujeres y adolescentes de algunas comunidades porque, según se apunta, ellas han podido ascender en la escala social, son mujeres de negocios, manejan cantidades importantes de dinero, y son respetadas por otros miembros de la comunidad y las autoridades.
 
13/MS/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: