Inicio Nada que celebrar en el Día Internacional de la Mujer Rural

Nada que celebrar en el Día Internacional de la Mujer Rural

Por Paulina Rivas Ayala

En el marco del Día Internacional de la Mujer Rural, Bartola Sánchez Quintil, productora de granos en el estado de Guerrero, afirmó que las mujeres que habitan el campo “nunca dejamos la tierra, la respetamos mucho porque nos da de comer y nos da vida”. Sin embargo hoy, como ella, 9.5 millones de indígenas, de los cuales 51 por ciento son mujeres –de acuerdo con datos del Inegi de 2005– no tienen nada que celebrar.

Celia Aguilar, asesora de la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo (Anec) explicó que, si bien los programas dirigidos a las mujeres indígenas son “un logro”, el acceso a la mayoría de ellos “está condicionado” y casi todos se emplean para demostrar que México “acata los compromisos internacionales”.

Así lo informó en una conferencia de prensa realizada en la sala “Arcady Boytler” de la Cineteca Nacional, donde fue presentado el documental “Vamos al grano. Campaña por la agricultura en Mesoamérica”. La cinta evidencia la situación de pobreza en la que se encuentran las mujeres rurales debido a problemas como la falta de educación y la sobrecarga de trabajo no reconocido ni remunerado.

La socióloga agregó que programas sociales dirigidos a combatir pobreza, como Oportunidades, que carece de perspectiva de género, están pensados para detener el hambre.

Por su parte, Dolores Rojas, coordinadora de la Campaña “vamos al grano” en México, explicó a Cimacnoticias que “hay que buscar la solidaridad de los que no producimos” para “exigir políticas públicas” que tomen en cuenta el punto de vista de productoras y productores agrícolas.

PROGRAMAS PARA MUJERES RURALES EN MÉXICO

A pesar de que México ha asumido compromisos internacionales como la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, un análisis de programas federales orientados a las mujeres rurales e indígenas que realiza el Centro para el Adelanto de las Mujeres y la Equidad de Género (CEAMEG), realizado en 2008, indica que, en lo que va de la administración de Felipe Calderón, no se han creado más programas dirigidos a ellas.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), poco más de cinco millones de hogares se encuentran en zonas rurales y la mitad de sus 24 millones de habitantes son mujeres, lo que quiere decir que alrededor de 12 millones de ellas se enfrentan a pobreza, desnutrición, falta de educación y jornadas de trabajo que son pagadas a 50 u 80 pesos diarios.

El análisis indica que la inclusión de las mujeres rurales en el Plan Nacional de Desarrollo (PND), que se presentó en mayo de 2007, carece de medidas y líneas de acción para su puesta en marcha.

Entre los programas que analiza dicho documento se encuentran el de la Mujer en el Sector Agrario (Promusag), el Fondo de Microfinanciamiento a Mujeres Rurales (Fommur) y el Programa de Organización Productiva para Mujeres Indígenas (POPMI).

El POPMI fue creado en 2003 para mejorar las condiciones de vida de las mujeres indígenas; sin embargo, en las acciones que reportó los primeros seis meses de 2008 “ninguna contemplaba líneas de trabajo para la integración del enfoque de género ni se preocupaba por el acompañamiento y la capacitación. El programa debe atender a más de un millón de mujeres, pero en los primeros dos trimestres de 2008 sólo había atendido a 25 mil.

09/PRA/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más