Inicio Nancy Pelosi, la mujer más poderosa de EU? por ahora

Nancy Pelosi, la mujer más poderosa de EU? por ahora

Por Luis Beatón*

La demócrata Nancy Patricia D’Alesandro Pelosi, primera mujer que gana las elecciones para presidir la Cámara de Representantes de Estados Unidos, se convertirá a partir de enero de 2007 en la mujer más poderosa del país, en espera de que la senadora Hillary Clinton gane la nominación del partido y se convierta en 2008 en la Comandante en jefe de los estadounidenses.

Según la Constitución, será la segunda en la línea de sucesión presidencial, por detrás sólo del vicepresidente Richard Cheney, quien está aquejado de problemas cardiacos, de acuerdo con información especial de Prensa Latina/Mujer.

Pelosi, representante de un estado donde el tema migratorio tiene un gran peso, ya declaró su apoyo para lograr una reforma migratoria integral de las leyes, la cual permita regularizar la situación de 12 millones de personas que viven en la sombra.

Está convencida de que los estadounidenses necesitamos una nueva dirección, especialmente para resolver problemas como el de Iraq, donde -dijo- no podemos seguir este rumbo catastrófico.

Prometió, tras la victoria, que en las 100 primeras horas de la nueva Cámara propondrá leyes a fin de elevar el salario mínimo y aumentar los fondos federales para investigar con células madre, recuerda Prensa Latina/Mujer.

Asimismo abogará por normas para regular la relación entre congresistas y grupos de presión, necesarias ante la corrupción desencadenada por los republicanos, y aplicar las recomendaciones de la comisión del 11 de septiembre de 2001.

Sus detractores, sin embargo, plantean que el liderato de Pelosi es el matrimonio gay, la huida de Iraq, la mano blanda con los terroristas, la subida de impuestos y la amnistía para los inmigrantes ilegales.

Pero, los que la conocen plantean que esta mujer, de sonrisa agradable, tiene una mano férrea y cumplirá sólo con el mandato de sus electores.

Sus enemigos conocen de su afilada lengua, que no siempre es compartida por los demócratas más sosegados, y ha votado por las causas más progresistas en los últimos 20 años.

Durante su mandato como líder de la minoría consiguió un alto grado de unidad en la habitualmente alborotada gradería demócrata, y dirigió con éxito el bloqueo de iniciativas republicanas.

La legisladora californiana fue una de las grandes beneficiarias del voto de castigo emitido por los electores contra el gobierno del presidente George W. Bush y su anacrónica política.

Un artículo que publica la versión en español de la revista National Geographic la caracteriza como una fiera política temida y admirada a partes iguales, que impone una disciplina férrea entre los suyos con la más cariñosa de las sonrisas.

Agrega la publicación que la política de 66 años fue criada en una familia de larga tradición política, su padre fue alcalde de Baltimore (Maryland), y su madre, una activa feminista que se dedicó en cuerpo y alma a su familia.

La legisladora se inició en la política activa a los 47 años, cuando el más joven de sus cinco hijos acabó la educación secundaria.

Subió como la espuma dentro de las filas demócratas, donde es vista como una mujer de profundas convicciones, moral inquebrantable y, sobre todo, de armas tomar.

Sus inicios como parlamentaria se remontan a 1987 cuando fue elegida por un distrito de San Francisco, California, un área liberal y que se identifica por ser portadora de ideas nuevas y de avanzada en la nación.

Tras el retiro del veterano político Richard Gephardt después del descalabro de los demócratas, la Pelosi tomó las riendas de la agrupación en la Cámara.

Entonces se entendió este movimiento como un viraje hacia el ala izquierda del partido, que pretendía acabar con la docilidad que desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 había mostrado hacia el presidente George W. Bush.

En su carrera política ha tenido mucho que ver su marido, Paul Pelosi, un rico inversionista que ha puesto su fortuna, calculada en cerca de 50 millones de dólares, al servicio de las aspiraciones de su mujer.

Analistas consideran que desde su importante puesto en el Capitolio la representante californiana, pese a estar dispuesta a trabajar con los republicanos, será una crítica enconada de la Casa Blanca.

Por su carácter y por ser una mujer que le gusta ir al grano, debe imponer orden entre sus colegas y aplicar una agenda claramente demócrata.

En la agenda de los demócratas debe estar presente el tema iraquí y cómo ayudar al país a salir de una crisis a la que fue empujado por el ala más conservadora de los republicanos. En esto, debe escucharse la voz de la líder.

Por lo pronto, y mientras llega el 2008, la Pelosi es la mujer más poderosa de Estados Unidos, concluye Prensa Latina/Mujer.

*El autor es periodista de la Redacción de América del Norte de Prensa Latina.

06/LB/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content