Inicio » No respetan a bomberas del DF su derecho a cuidados maternos

No respetan a bomberas del DF su derecho a cuidados maternos

Por Hypatia Velasco Ramírez

Además del género, la sindicalización es otro de los motivos por los que discriminan a las mujeres que laboran en el Cuerpo de Bomberos, organismo descentralizado de la administración pública del gobierno del Distrito Federal, que tiene autonomía financiera y administrativa.

Cuando nació el Sindicato Independiente de Bomberos hace siete años, las mujeres que se afiliaban eran señaladas y reprimidas, dice Rosa, una de las mujeres bomberas que decidió la sindicalización como una vía para defender sus derechos laborales dentro del cuerpo.

Al surgir el sindicato, Rosa trabajaba en la estación Comandante José Saavedra de Razo y narra a Cimacnoticias que el entonces jefe de dicha estación relegaba a las mujeres sindicalizadas y les prohibía el acceso a documentos contenidos dentro de las computadoras pues, argumentaba, “podíamos mover la información al Sindicato”.

Cuando el Heroico Cuerpo de Bomberos emplazó a huelga hace más de 5 años para pedir que se les reconocieran sus derechos como trabajadoras y trabajadores y a la agrupación laboral, sólo muy pocas mujeres se unieron a ésta, hecho que les costo ser aún más señaladas, recuerda Rosa.

Y el reconocimiento que entonces buscaban no llegó, sino hasta febrero de este año cuando se reconoció plenamente al Sindicato, señala. Aún así, las mujeres dentro de Cuerpo de Bomberos continúa siendo una población marginada.

Por ello, Rosa y varias mujeres más, que no son todas las trabajadoras, están en pro de crear un área de equidad de género pues “hay muchas anomalías dentro de la Central, particularmente hacia las mujeres”.

RADIO OPERADORAS

Las bomberas que trabajan como radio operadoras se someten a altos niveles de estrés pues únicamente son tres las mujeres que atienden las llamadas de la ciudadanía sin que nadie más las apoye, lo que deja ver la marginación de que son objeto.

“No se dan cuenta de que además de la doble jornada a la que se someten como madres de familia y trabajadoras, el ruido que se genera allá dentro hace mucho más daño que si estuvieran trabajando dentro de los servicios”, dicen.

Y aunque dentro de sus derechos están los cuidados maternos, éstos no les son respetados como lo obliga la ley, sobre todo “a aquellas que somos sindicalizadas y peleamos nuestros derechos”, refiere Rosa.

Además, el premio de puntualidad, que consiste en aproximadamente 700 pesos, es anulado: si “nuestra hija o hijo se pone grave y nos dan cuidados maternos, no es válido que nos den el premio de puntualidad porque faltamos un día pues para ellos estas ausencias no son justificables”.

Las únicas ausencias justificables, explica, son aquellas generadas por accidentes en los servicios y en los cuales ellas realizan las mismas actividades que los hombres.

DIVISIÓN E INCREDULIDAD

Fue así como muchas mujeres se sintieron en la necesidad de afiliarse al Sindicato. No obstante, otras no piensan lo mismo.

Laura, quien desde hace 20 años trabaja en el Cuerpo y apoya la Dirección Técnica, área donde se realizan las licitaciones del material que utilizan las y los bomberos para hacer sus servicios, dice que no siente confianza por los sindicatos.

Al contrario de otras mujeres, Laura asegura que sus condiciones laborales son buenas, pues en su área ha podido desarrollarse. Sin embargo, reconoce que necesita saber que el Sindicato Independiente realmente aportará algo a las y los trabajadores para poder afiliarse.

Para Laura, los sindicatos sólo apoyan “a ciertas personas” y aunque poco a poco ha ido conociendo las funciones de su Sindicato y reconoce la labor de las mujeres que se encuentran dentro de él peleando por el área de equidad de género, ella se mantiene al margen.

Únicamente si el sindicato trabajara para tomar en cuenta a las mujeres para darles capacitación y tomar cargos de estructura, Laura apunta que se afiliaría.

En ese sentido, Rosa recalca de manera enérgica que es necesario que exista la equidad de género pues incluso entre ellas están divididas.

En su opinión, las mujeres que no son sindicalizadas tienen miedo “y el miedo no debe de existir porque queremos un beneficio para nosotras como mujeres y no para el Sindicato, defendernos entre nosotras, ante el jefe y ante quienes sea”.

En ese sentido explica que suele relacionarse lo mismo con las mujeres sindicalizadas como con aquellas que lo están, hecho por el cual sufren acoso laboral pues a éstas “las señalan como traidoras”.

Por ello, debe haber unión entre nosotras “porque si no quién nos va a defender”, indicó.

Por eso, las mujeres sindicalizadas buscarán integrar a la población femenina de la Central de Bomberos, incluso desde los dormitorios, para “unirnos no como sindicatos sino como mujeres y explicarles lo que nosotros hemos aprendido en los cursos sobre equidad de género a los que hemos asistido, la mayoría de ellos en la Unión Nacional de Trabajadores”, refiere Rosa.

Han pensado sensibilizar a las mujeres dentro de la Central a través de material didáctico para que comprenda lo que significa la equidad de género en el área laboral: “buscaremos los medios necesarios para que nos apoyen en el Instituto de las Mujeres del DF para hacerlo grande, pero sobre todo para hacerlo bien”, concluye.

07/HVR/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: