Inicio NOM 041 limita atención de CaMa en las jóvenes

NOM 041 limita atención de CaMa en las jóvenes

Por Anaiz Zamora Márquez

Académicos e investigadoras han detectado que el mayor porcentaje de las muertes por cáncer de mama (CaMa) en México ocurre entre mujeres menores de 52 años de edad, por lo que el sector salud debe extender sus servicios y políticas de atención contra ese mal a la población femenina más joven.
 
Contrario a lo que las y los investigadores han identificado, las instituciones de salud establecen la edad mínima de 40 años para que las mujeres accedan a la mastografía de tamizaje, por lo que un gran porcentaje de mexicanas son diagnosticadas tardíamente.
 
Durante el coloquio “Cáncer de mama en México: avances y perspectiva de la investigación clínica y básica”, organizado por el Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM, especialistas dieron a conocer sus indagaciones para conocer cuál es el subtipo de cáncer específico que desarrollan las mexicanas a fin de determinar los tratamientos adecuados.
 
La doctora Yanín Chávarri Guerra, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, criticó que mucho del trabajo que se realiza en México contra el CaMa se basa en la bibliografía global que poco aborda el contexto específico de la población femenina en nuestro país.
 
Explicó que con estudios más centrados se logró identificar que especialmente en México, y en otros países de América Latina, la edad promedio de las pacientes a quienes se les diagnostica CaMa es de 52 años, mientras que en países desarrollados es de 60, por lo que las probabilidades de presentar ese tipo de cáncer son mayores para una mujer que vive en un país pobre, que para una que habite en una nación rica.
 
El doctor Alfredo Hidalgo Miranda, del Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen), informó que el 60 por ciento de las pacientes que fallecen por CaMa están en un rango de edad de entre 30 y 50 años, y quienes en su mayoría fueron detectadas tardíamente y presentaron tumores bastante más agresivos.
 
La Norma Oficial Mexicana 041 (NOM 041) para la atención del CaMa –reformada en abril de 2011– establece la edad mínima de 40 años para que las mujeres tengan acceso a la mastografía.
 
Pero también estipula que las 32 entidades federativas pueden definir la edad mínima para que las mujeres se practiquen el estudio, dependiendo del número de mastógrafos y del personal capacitado con el que cuenten.
 
Hay entidades como el Distrito Federal, Nuevo León y Tabasco, donde las mujeres pueden realizarse el estudio de detección de CaMa a partir de los 40 años, mientras que en Chiapas la edad mínima es de 50 años.
 
A la falta de programas específicos en este tipo de cáncer para atender a las jóvenes se suma el desconocimiento del tipo de tumores que están desarrollando las mexicanas, pues a decir de Hidalgo Miranda son subtipos que son “más agresivos y resistentes, pues una vez operados tienden a aparecer nuevamente y al no responder al tratamiento derivan en la muerte de la paciente”.
 
En entrevista con esta agencia, el investigador explicó que desde el Inmegen se desarrolla una investigación (con financiamiento del sector privado), para tratar de entender cuáles son los genes que componen a estos tumores agresivos y así mejorar el tratamiento.
 
Con ello se espera tener una clasificación más adecuada de los tumores y con base en ello determinar el riesgo de que una paciente desarrolle metástasis o presente una recaída una vez que se extraiga la tumoración. 
 
“Desafortunadamente no hemos podido identificar marcadores, además de los componentes familiares, que nos permitan determinar en personas sanas si desarrollarán o no cáncer mamario”, por lo que sólo es posible trabajar en pacientes ya diagnosticadas y en su tratamiento.
 
Por su parte, el equipo de investigación de la doctora María de Jesús Ibarra Sánchez, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (Innsz), analiza las implicaciones de distintas proteínas en el desarrollo del CaMa para proponer nuevos medicamentos que contrarresten su progreso.
 
Finalmente la doctora Rocío García Becerra, también integrante del  Innsz, dio a conocer los progresos que ha tenido la investigación que realiza a partir  de la inducción de cierto tipo de estrógenos como tratamiento para estos subtipos especiales de tumores.
 
13/AZM/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content