Inicio NUEVA IDENTIDAD

NUEVA IDENTIDAD

Por Mónica Pérez

Tenemos la dicha espantosa de ser queridos como dioses y el infortunio de ser abandonados como cualquiera” Ángeles Mastretta

Amar y ser amado ha sido una de las inquietudes fundamentales para el ser humano. El amor es capaz de alterar la vida de los individuos que lo experimentan, independientemente de su edad, sexo, raza, religión o condición social. Algunas teorías para explicar este sentimiento describen a reacciones químicas, mecanismos psicológicos o argumentan razones metafísicas y espirituales.

La naturaleza del amor toca los cinco sentidos, en ocasiones nos cambia la forma de pensar, altera el metabolismo, puede transformar nuestro carácter y disminuir nuestra concentración mental. Lo cierto es que amar es una experiencia que sólo podemos percibir y descubrir desde el ámbito personal.

Algunos especialistas en el tema afirman que el amor es un sentimiento inherente al ser humano y que toda persona precisa de amar y ser amado ya que es una necesidad vital como el comer y el beber.

De acuerdo con el doctor Thomas Lewis, profesor de psiquiatría de la Universidad de California en los Estados Unidos, enamorarse implica dos componentes básicos: la atracción sexual y la compatibilidad emocional entre dos personas cuyos patrones emocionales formados desde la infancia coinciden ampliamente.

Según un texto especializado sobre el tema del amor que aparece en la “Antología de la Sexualidad Humana”, editada por el Consejo Nacional de Población (CONAPO), los hombres y las mujeres nacemos con una serie de diferencias biológicas y con un buen número de similitudes que compartimos como miembros de la especie humana.

Sin embargo, en todas las culturas se reparten funciones y roles específicos para cada género, que más que reflejar las diferencias biológicas, las remarcan culturalmente, ocultando sus semejanzas naturales.

En este sentido, la vivencia del amor no constituye una excepción y las diferencias que encontramos entre los géneros con respecto a éstas, nos pueden explicar muchas de las dificultades experimentadas por las parejas en su interacción.

Además, la elección de pareja implica una amplia gama de factores, desde elementos del medio ambiente hasta factores tan complejos como el efecto de las hormonas sobre determinados núcleos cerebrales que determinan patrones establecidos de respuestas y de conducta.

Pero sin respeto y afecto, la atracción que sentimos hacia el otro, es una imitación del amor. El respeto hace que valoremos la identidad e integridad de la persona que amamos y no trataremos de utilizarla egoístamente en beneficio propio.

Para el célebre autor de “El arte de amar”, Erich Fromm, la idea de respeto y cariño es un elemento fundamental pues sostenía que el individuo tan sólo puede lograr una forma válida de amor si ha llegado al estadio de desarrollo y expresión de la personalidad propia (configuración de la identidad del individuo).

Fromm definió el amor maduro como “la unión que permite conservar la integridad e individualidad propias”.

Otra teoría sobre el amor, la teoría triangular del psicólogo Robert J. Sternberg, sostiene que los tres componentes básicos del amor son: la intimidad, la pasión, y la decisión /compromiso y se representan en forma de un triángulo.

La intimidad incluye dar y recibir apoyo personal a y de la persona amada; propiciar actitudes que fomenten el afecto en la relación amorosa como la comunicación abierta y sincera, compartir y experimentar felicidad al estar juntos, comprenderse el uno al otro y valorar a la persona amada.

El componente pasional incluye la pasión sexual, la satisfacción de necesidades de autoestima y la capacidad de relacionarse con otros.

El componente de decisión /compromiso tiene dos partes. La parte a corto plazo es la decisión de que una persona ama a alguien. La parte a largo plazo es el grado de compromiso para mantener ese amor por parte de dicha persona.

Según explica la enciclopedia sobre sexualidad humana de Masters, Jonson y Kolodny, quizás la utilidad más importante de esta teoría triangular sea la de ayudar a la gente a que reconozca que las relaciones son, de forma casi inevitable, algo dinámico.

En este sentido afirman que”el vivieron felices para siempre” no tiene que ser un mito, pero si se quiere que sea una realidad, la felicidad debe estar basada sobre la diferente configuración de los sentimientos mutuos en las diversas etapas de la relación por lo que sugiere que debemos trabajar constantemente en el entendimiento, construcción y reconstrucción de nuestras relaciones amorosas.

Por otro lado, la teoría del amor como una forma de apego sostiene que las relaciones amorosas entre adultos son muy parecidas a la conducta de apego entre un niño en su primera infancia y sus padres.

Al respecto, afirma que las dinámicas comunes halladas en ambos vínculos afectivos incluyen confianza en que la persona amada llenará las necesidades emocionales y de seguridad básicas como el miedo al rechazo, trastorno ante la separación y comunicación no verbal.

Esta teoría fue diseñada por Shaver, Hazen y Bradshaw quienes postulaban que todas las relaciones de afecto de la vida de una persona, incluyendo las de amantes y matrimonio, imitan el tipo de vínculo que se encuentra en las relaciones entre la madre y el hijo.

Debido a que no se trata de llevar a cabo una revisión completa sobre un tema tan amplio finalizamos este texto con la propuesta de la feminista Martha Lamas cuando afirma que “no existe amor natural ni hay una naturalidad en el amor. Las personas llamamos amor a la forma en que encauzamos y domesticamos nuestras pulsiones, a la manera en que ritualizamos ciertos intercambios personales”.

2004/MP/LR/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content