Inicio Oaxaca: desde la cárcel, Crescenciana López clama inocencia

Oaxaca: desde la cárcel, Crescenciana López clama inocencia

Es una belleza rubia, de tez clara, ojos grandes y amplia sonrisa. Sufre prisión con su madre. Tiene apenas tres años de edad.

“Ella no tiene la culpa de lo que está pasando, pero no tengo quién me la cuide. Mi otro hijo, Javier Alejandro, de 12 años, tiene que venir a la cárcel a comer conmigo todos los días, porque no hay quién me lo atienda… duerme en la casa de unos amigos”.

Esa la tragedia personal que narra Crescenciana López, acusada de defraudar a unas ocho mil mujeres en condición de vulnerabilidad, a quienes presuntamente pedía mil pesos por cabeza, mediante la Asociación de Madres Solteras (Asomas), para ser favorecidas con programas sociales oficiales.

La pequeña interrumpe a ratos la entrevista, efectuada en el interior del Centro de Readaptación Social (Cereso) de Santa María Ixcotel.

–Mami, mami, quiero hacer pipí…

–Espera, espera, Camila, ya termino –le responde Crescenciana.

EL FRAUDE

En 1999 fundó la Asociación de Madres Solteras, junto con un grupo de personas, con el fin de buscar apoyos para quienes solas sacan adelante a sus hijas e hijos. Así, se impulsaron programas de capacitación y se gestionaron recursos para proyectos productivos; también la creación de una guardería.

Según la interna, “los recursos provenían de aportaciones de las integrantes de la organización, del gobierno y de particulares”, buscaban también “conseguir financiamientos internacionales”.

En 2007, Asomas comenzó un Proyecto de Fortalecimiento Económico para la Mujer, denominado Profem, que operaba con recursos económicos aportados por las afiliadas, “mientras se obtuvieran aportaciones externas”. Con ello se había logrado beneficiar a unas tres mil mujeres.

No obstante, diversos grupos en varias comunidades comenzaron a denunciar que eran víctimas de fraude, pues para formar parte de ese programa les pedían mil pesos a cada una, con el compromiso de devolverles dos mil pesos cada mes durante medio año.

En los primeros meses de 2008, se comenzaron a acumular las denuncias, provenientes de distintas regiones de la entidad.
El 5 de noviembre de ese año, los legisladores Eva Diego Cruz y Jaime Aranda recibieron a una comisión de afectadas, quienes pidieron su intervención para detener y castigar a Crescenciana López.

De acuerdo con las denunciantes, que iban acompañadas por Mónica Bernardino Martínez, jefa del Departamento de Defensoría de la Procuraduría para la Defensa del Indígena (Prodi), eran unas ocho mil mujeres las defraudadas; los diputados canalizaron la petición a la Procuraduría General de Justicia.

En tanto, Eva Diego acompañó a las mujeres provenientes de Ocotlán, Xiacuí, Francisco I. Madero, Ixtlán de Juárez y Magdalena Tequixtlán, entre otros, a presentar su denuncia.
El 6 de noviembre del año pasado, Crescenciana fue detenida y recluida en el penal de Ixcotel, por el delito de fraude genérico.

SU VERDAD

Según Crescenciana López, presidenta de Asomas, todo es “una maquinación; detrás de todo se encuentran personajes de la política y funcionarios corruptos que aprovechándose del poder y de sus influencias han logrado mantenerme privada de mi libertad”.

Y señala directamente a Mónica Bernardino Martínez, funcionaria de la Prodi; a Concepción Robles Altamirano, recaudadora de Rentas en Tlacolula, así como al ex secretario general de gobierno y ahora diputado federal electo Manuel García Corpus, de coludirse para culparla y encarcelarla.

“Querían apoderarse de nuestra organización, sabían que estábamos creciendo muy fuerte y les daba envidia; querían nuestro capital político”, refiere.

De acuerdo con su versión, la detuvieron por una denuncia de siete personas que acusaban daños por cinco mil pesos, por lo que el mismo día podría salir bajo fianza. No obstante, bajo diversos pretextos, amenazas y presiones se fueron sumando otras mujeres que se decían también defraudadas.

Asegura que en marzo pasado ganó cuatro procesos por falta de elementos y confía en ganar el resto de las quejas. “No son millones de pesos, como se ha manejado, son 350 personas que se dicen ofendidas, por un monto total de 350 mil pesos”.

–Usted dice que es inocente…

–Sí, soy inocente; no es cierto el fraude del que hablan. Por eso estoy exigiendo a las autoridades que me hagan justicia.

–Pero hay muchas mujeres que se quejan de fraude.

–Son manipuladas, fueron llevadas por las funcionarias para encarcelarme.

–¿Cree que obtendrá su libertad?

–Estoy segura de eso, porque no debo nada; soy una mujer humilde, no tengo millones como dicen; vivo al día, un abogado voluntario me ayuda de manera gratuita porque no puedo pagarle.

–Se dice que Heliodoro Díaz Escárraga le apoyó mucho, ¿cuál es su relación con él?

–Fue mi amigo, me ayudó mucho, pero cuando se dio esta situación, preferí dejar su amistad para no involucrarlo.

09/IGM/RMR/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content