Inicio OIT y Fundación Gates en alianza para dar seguros a gente pobre

OIT y Fundación Gates en alianza para dar seguros a gente pobre

Con el propósito de romper el ciclo de la pobreza y proteger a mujeres y hombres excluidos socialmente, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Fundación Bill y Melinda Gates hicieron una alianza en la que esperan que por lo menos 25 millones de pobres cuenten con acceso a cobertura de seguros para el 2012.

Desarrollarán nuevos tipos de seguros y mejorarán los que ya existen, como parte de los esfuerzos por promover “el trabajo decente” para decenas de millones de personas de bajos ingresos que viven en los países en desarrollo.

Una donación de 34 millones de dólares de la Fundación Gates permitirá crear un Servicio de Innovación en Microseguros, una iniciativa de cinco años única en su tipo que ofrecerá subvenciones y asistencia técnica para decenas de organizaciones que ofrecen seguros a los pobres.

Durante los próximos tres años, el Servicio solicitará dos veces por año el envío de propuestas y otorgará recursos destinados a lanzar nuevos tipos de seguros, mejorar la eficiencia en este sector, y utilizar la tecnología para generar productos que respondan cada vez mejor a las necesidades de las personas.

También se capacitará a especialistas con el fin de replicar las experiencias exitosas.

La lista de tareas del nuevo Servicio de Innovación en Microseguros incluye: entrega de subvenciones y asistencia técnica para apoyar el desarrollo de productos de valor en el campo de los seguros, destinados a familias de bajos ingresos y del sector rural; impulsar el surgimiento de modelos institucionales y alianzas que permitan ofrecer seguros en forma efectiva a un gran número de mujeres y hombres de bajos ingresos; y promover actividades de formación en este mercado, con el fin de ayudar a los consumidores de bajos ingresos a apreciar la utilidad de los seguros y a identificar los productos mas convenientes.

Si estos tres objetivos se cumplen exitosamente, el servicio podrá tener un impacto importante sobre el sector de los proveedores de seguros e instrumentos de protección social destinados a personas de bajos ingresos. Se espera que sus beneficiarios además mejoren en forma importante la capacidad de sus clientes o miembros para administrar los factores de riesgo y para contar con herramientas que les permitan romper el ciclo de la pobreza.

En 2006, en los 100 países más pobres del mundo había unos 246 proveedores de microseguros con toma de riesgos ofreciendo cobertura de más de 78 millones de vidas, según MicroInsurance Centre, una compañía consultora estadounidense.

“A pesar que estos números pueden parecer impresionantes, son pequeños si los comparamos con los miles de millones de mujeres y hombres pobres para quienes los microseguros serían un componente importante en su estrategia de manejo de riesgos. Por otra parte, son pocos los microseguros disponibles en este momento que ofrecen un valor suficiente como para ofrecer una protección sustancial a los pobres”, dijo el jefe del Programa de Finanzas Sociales de la OIT, Bernd Balkenhol.

“La Fundación Bill y Melinda Gates está orgullosa de colaborar con la OIT en los esfuerzos para ayudar a millones de personas con muchas necesidades y pocos recursos”, dijo el director de la iniciativa de Servicios Financieros para los Pobres de esta institución, Bob Christen.

“Esperamos que el Servicio de Innovación en Microseguros permita la generación de decenas de iniciativas nuevas e innovadoras para ofrecer y entregar servicios de microseguros. A través de la OIT, de sus beneficiarios y del Servicio de Innovación en Microseguros, estamos comprometidos a aprender mas acerca del impacto y el valor de los seguros para el mundo en desarrollo”, afirmó.

MICROCRÉDITO Y POBREZA

La OIT explica que el microcrédito puede ayudar a los pobres a salir de la pobreza. El microseguro puede ayudarlos en ese proceso.

Al ofrecer protección contra algunos peligros, el microseguro es un complemento de otros servicios financieros y sociales. Sin embargo, su desarrollo depende de la reducción de los costos operativos relacionados con las primas. Una nueva publicación de la OIT titulada Proteger a los pobres: Un compendio de microseguro explica que las nuevas tecnologías pueden ser la clave para impulsar el microseguro como una estrategia efectiva en la reducción de la pobreza.

Los pobres, que con frecuencia viven en ambientes peligrosos como barrios marginales urbanos en condiciones poco higiénicas o en zonas rurales propensas a sequías o inundaciones, son más vulnerables que el resto de la población a riesgos como enfermedades, muerte accidental y discapacidad, robos o incendios, pérdidas en la agricultura, desastres naturales o provocados por el hombre. Y también están menos preparados para enfrentar las crisis cuando ocurren.

Aunque con frecuencia las familias pobres tienen maneras informales para enfrentar los riesgos, en general no les garantizan suficiente protección. Antes que una familia logre recuperarse de una crisis, es afectada por otra. El microseguro amplia los mecanismos informales y a la vez ofrece mejores beneficios para un mayor numero de hogares pobres.

Para que la protección de los pobres con microseguro pueda ser una realidad es necesario desarrollar una cultura de seguro en el mercado de quienes tienen bajos ingresos e introducir productos que satisfagan sus necesidades primarias. Tecnologías de la información, como tarjetas electrónicas, sistemas de códigos de barras e Internet pueden contribuir a ampliar la asistencia, ofrecer mejores productos, reducir los costos, y a la sustentabilidad de los proveedores.

Hay ejemplos de mejoras gracias a la automatización en la eficiencia del microseguro, así como en el servicio al cliente, el fortalecimiento de la gestión y la formación del personal.

En Uganda y Malawi, algunos proveedores de seguros distribuyeron cartas electrónicas a los pobres que tienen póliza de seguro para confirmar su identidad, y de manera inmediata dar información sobre el nivel de cobertura y establecer si la prima ha sido pagada.

En Filipinas, los aseguradores minimizaron los costos operativos de cobrar muchas primas muy bajas permitiendo que las personas realicen sus pagos a través del teléfono móvil. Y En India, se está probando un sistema de código de barras para la gestión de la información del cliente.

Las etiquetas con código de barras son útiles en particular para los clientes analfabetas quienes pueden pegarlas en sobres con la dirección pre impresa para identificarse.

Esto funciona en el negocio del microseguro debido a la naturaleza procesadora de información del sector. Aun antes del nacimiento de las computadoras, las grandes empresas aseguradoras impulsaron el desarrollo de máquinas de clasificación, tabulación y cálculo para mejorar su eficiencia.

En la actualidad, estas capacidades también están al alcance de pequeños aseguradores. Los microaseguradores, grandes y pequeños, deben aprovechar las oportunidades para mejorar su eficiencia para que puedan ser los honestos administradores de las primas.

Los microaseguradores se preocupan por los costos de pasar de procesos manuales a automáticos. Pero un método manual no constituye una base sostenible y escalable para la expansión ya que no ofrece la capacidad de optimizar los procesos y construir economías de escala. Un asegurador incapaz de alcanzar un gran número de asegurados se coloca a sí mismo en una posición precaria.

Nuevas tecnologías basadas en Internet y comunicación inalámbrica pueden ser un buen catalizador del crecimiento para el microseguro. El uso de programas de código de acceso público podría ser una manera económica para que los microaseguradores y las organizaciones de desarrollo local se beneficien de la tecnología.

La OIT ofrece programas gratuitos que permiten a los sistemas de microseguro de salud gestionar inscripción, afiliación, primas y reclamos, y vigilar los progresos de 13 indicadores de rendimiento sobre base mensual.

La tecnología no puede superar todos los obstáculos que enfrentan las operaciones de microseguro. Sin embargo, puede optimizar el retorno de las inversiones y servir de puente para las brechas operativas al permitir la comunicación y la cooperación de las partes interesadas en todo el mundo.

La tecnología no es solo un privilegio de los aseguradores. En la actualidad, los clientes también quieren beneficiarse de su uso en la calidad del producto. Aun el mercado de bajos ingresos tiene un acceso cada vez mayor a la tecnología, como teléfonos móviles e Internet. Las nuevas tecnologías no sólo aumentan la eficiencia del microseguro y reducen sus costos y primas. También son una manera de ampliar la cobertura para los pobres e introducir productos asequibles para satisfacer sus necesidades primarias, explico Craig Churchill, experto en microseguro de la OIT.

Cada año se invierten en el mundo cerca de 4 mil millones de dólares en microfinanzas. Las instituciones de microfinanzas deben seguir modelos de negocios muy consistentes para poder subsistir, y además enfrentan el desafío de generar beneficios mientras al mismo tiempo generan cambios sociales perdurables.

Un nuevo estudio publicado por la OIT ofrece orientación a los diseñadores y ejecutores de políticas sobre cómo enfrentar el tema del equilibrio entre negocios y reducción de la pobreza al definir los criterios para apoyar las instituciones financieras.

08/LPB/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content