Inicio Para la maestra rural Maricarmen es un orgullo dar su vida

Para la maestra rural Maricarmen es un orgullo dar su vida

Por Lourdes González

El pueblo de Oaxaca cree en las medidas pacíficas y estamos seguros que nuestro movimiento obtendrá la victoria sin necesidad de recurrir a la violencia, asegura la maestra rural Maricarmen Altamirano, quien se encuentra en huelga de hambre desde hace 17 días, en demanda de que renuncie el gobernador de aquella entidad, Ulises Ruiz.

En el campamento que mantiene en el Hemiciclo a Juárez en esta capital, afirma que vale la pena poner en riesgo la vida, porque en este movimiento está en juego la dignidad de todo un pueblo y yo me atrevo a decir que si mi vida tiene que ser una ofrenda para salvar muchas vidas, para mi entonces es un honor y un orgullo.

La maestra Altamirano, a quien la huelga de hambre no ha hecho aún mella físicamente, señala que ante la paralización del gobierno federal para resolver el conflicto en Oaxaca, ella, junto con 20 compañeros más optaron por la huelga de hambre como última medida de presión.

Recién este lunes, luego de la entrada de los elementos de la PFP al zócalo oaxaqueño, los huelguistas decidieron agudizar su huelga y no ingerir siquiera líquidos o medicamento alguno, lo cual ha provocado que una mujer y tres hombres ya hayan tenido que ser hospitalizados por el mal estado de salud en el que se encuentran.

Pero aquí seguimos los otros, expresa enfática la maestra, aquí estamos, con una postura firme, con el cuerpo débil, pero una moral muy alta.

Asegura que la demanda es única cuando Ulises Ruiz renuncie, pida licencia, se vaya o se lo lleven, cuando deje nuestro estado libre, de inmediato vamos a levantar la huelga de hambre, no hay duda de ello, no está sujeto a ningún otro criterio.

CAPACIDAD DE LUCHA DE LAS MUJERES

Convencida, la maestra rural dice estar orgullosa de la participación que en este movimiento han tenido las oaxaqueñas, quienes han estado a la par de los hombres exigiendo una vida mejor para su estado.

En Oaxaca, sostiene, hace tiempo que hemos exigido que se nos respete nuestra participación política y es justo en este movimiento en donde las mujeres hemos demostrado la gran capacidad de lucha que tenemos.

Expresa que esta lucha social está transformando la participación de las mujeres hacia un equilibrio, tenemos ya mayor comunicación con nuestros compañeros, sean esposos, amigos, padres, hijos, alumnos.

Explica que como maestra rural, le ha tocado asumir dos roles: primero porque soy mujer y las mujeres por naturaleza no somos violentas, y en segundo lugar porque soy educadora y nosotros educamos la inteligencia.

Creemos entonces que en este movimiento se ve que la lección esta siendo bien aprendida, esta dando buenos resultados y que con inteligencia podemos lograr grandes metas como esta.

Generalmente, dice, luchar se asocia siempre con la violencia, pero en Oaxaca hemos demostrado que la paz puede doblegar a la violencia.

La maestra Altamirano consideró que con el ingreso de la PFP a Oaxaca, el gobierno federal está enviando señales de incapacidad e insensibilidad, pero a la vez es muestra de que se le acabaron los recursos.

Para mi este es el último recurso y ya lo ganamos, porque el pueblo de Oaxaca está demostrando que sin armas, con su puño de dignidad en alto, con sus niños al frente dando flores a sus agresores, se puede ganar esta lucha.

06/LGG/LR/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más