Inicio » Patrones sexistas impiden a tribunales abatir feminicidio

Patrones sexistas impiden a tribunales abatir feminicidio

Por la Redacción

En Guatemala, las autoridades no han logrado mantener una tendencia a la baja de muertes violentas de mujeres, a pesar de contar con juzgados y tribunales especializados en investigar delitos relacionados con la violencia de género, dijo el Grupo Guatemalteco de Mujeres (GGM).
 
En el documento “Análisis de las muertes violentas de mujeres en Guatemala”, el GGM –organización feminista que investiga la violencia de género– reveló que en enero pasado aumentaron 41 por ciento los casos con respecto a diciembre de 2013, lo que da un total de 61 mujeres asesinadas en tan sólo un mes.
 
En 2010 Guatemala se colocó como el país con la tasa más alta de asesinatos violentos de mujeres del continente, por lo que se implementaron juzgados y tribunales especializados para investigar y sancionar delitos de feminicidio y/o cualquier otro tipo de violencia.
 
Desde 2008 inició un proceso de reformas en materia de justicia a favor de las mujeres, como la Ley contra el Femicidio y otras Formas de Violencia contra la Mujer, y la Ley contra la Violencia Sexual, Explotación y Trata de Personas.
 
Si bien durante el último trimestre de 2013 las muertes violentas de mujeres disminuyeron, un mes después el número de víctimas volvió a incrementarse.
 
Ante el panorama actual, el GGM señaló que no pueden contrarrestarse las muertes violentas de mujeres utilizando los mismos mecanismos que en el resto de homicidios, ya que en los casos de feminicidio subyacen formas de violencia particulares con significados y motivaciones relacionadas con el sexo de la víctima.
 
Casi la mitad de las mujeres que murieron violentamente en enero pasado eran principalmente jóvenes y adultas en edad reproductiva entre los 16 y 30 años de edad. La mayoría de muertes ocurrieron en el departamento de Guatemala, con 51 por ciento de los casos.
 
En cuanto al tipo de arma utilizada para perpetrar el delito, se encontró que los agresores utilizaron armas de fuego, o recurrieron a la asfixia o golpes. Tras encontrar en algunos cuerpos señales de ensañamiento o violencia sexual se determinó que se trató de un feminicidio.
 
Además, muchas muertes de mujeres no sólo ocurrieron en el hogar, sino también dentro de las pandillas o en las estructuras criminales, donde las mujeres ocupan una posición subordinada y son tratadas como objetos sexuales o moneda de cambio.
 
Para una atención más integral, con un enfoque preventivo, GGM demandó al gobierno una sensibilización constante a la sociedad y a los funcionarios para desestructurar aprendizajes sexistas.
 
Además exigió que las constantes en materia de muertes violentas de mujeres como el vínculo con el victimario o el escenario en el cual ocurren las muertes, deben ser tomados en cuenta para la planeación y ejecución de acciones preventivas, lo cual espera se refleje en la próxima política de prevención del delito del Ministerio de Gobernación.
 
14/AJSE/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: