Inicio » Peligroso satanizar programa Oportunidades

Peligroso satanizar programa Oportunidades

Por Miriam Ruiz

Consultores de Naciones Unidas (ONU), para México, consideraron peligroso asegurar que el programa federal Oportunidades, de combate a la pobreza, genera violencia intrafamiliar, como lo establecieron estudios recientes.

La demógrafa Paz López, quien desde el Colegio de México coordina junto con Vania Salles el Observatorio de Género y Pobreza, estimó que es preciso un análisis de fondo sobre el programa Oportunidades para evitar descalificarlo.

Una evaluación de impacto realizado por el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) y del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) asienta algunos casos en que las mujeres que cobran la beca son agredidas por sus esposos para quitarles el dinero.

Al respecto, Mauricio Hernández Avila, director del Centro de Investigación en Salud Poblacional del INSP anunció la semana pasada que se harán estudios comparativos que corroboren la relación entre el mayor consumo de alcohol o cigarrillos en las comunidades.

En entrevista, Paz López, consultora del Fondo de las Naciones Unidas para el Desarrollo de la Mujer (Unifem) sostiene que sin datos duros ni cifras que sean “representativas estadísticamente corremos el riesgo de distorsionar la realidad”, lo que podría generar cambios equivocados en la estrategias de cualquier política pública.

Lo que se requiere para ver si hay un impacto es tener poblaciones de control, datos que permitan comparar un antes y un después, anota la especialista.

El programa Oportunidades de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), de acuerdo a la investigación de impacto 2002, beneficia en lo general a los cuatro millones 240 mil familias beneficiarias.

Oportunidades es una nueva versión del Programa Nacional de Educación, Salud y Alimentación (Progresa), –implementado en la anterior administración — pero ampliado de las zonas rurales a las urbano marginales y de la secundaria hasta el bachillerato.

La investigadora del Observatorio de Género y Pobreza rescata que el éxito del programa es que se basa en una evaluación rigurosa en términos técnicos. “Va correcto en no correr, al calibrar sus logros y sus desaciertos”, dijo.

Considera que “para que fuese todavía más benéfico, para lograr un mejor aprovechamiento de los recursos, el componente de género, donde se mire a las mujeres debe entrar más fuerte. Al darle becas a las niñas, se da un mensaje muy claro a la población, es un mensaje de género.”

Un programa más integral en el que se generen recursos emocionales para las mujeres, autoestima, valor de las contribuciones que ellas hacen a la familia es en lo que trabaja ahora el programa, dijo López, con lo que se potenciarían más logros.

MICROCRÉDITOS Y OTROS APOYOS

En lo anterior coincide Mario López Espinosa, coordinador de proyectos de Remesas, Binacionales y Desarrollo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), quien asegura que cuando los apoyos económicos como los micro créditos sirven para impulsar programas, las mujeres son menos vulnerables a la violencia.

“Cuando ellas ven que con su esfuerzo laboral pueden atender las necesidades básicas de su familia, cuando pueden solas allí cambia la tolerancia al maltrato que viven, protestan, desafían y el hombre cuando se da cuenta de lo mismo, reduce su actitud de violencia”, consideró.

El ex funcionario de Nacional Financiera (Nafinsa), donde coordinó el programa Mujeres Empresarias, Mujeres Productoras con la Comisión Nacional de la Mujer, aseguró a Cimacnoticias que eso se ha detectado en todos los proyectos e iniciativas para empresarias.

Por ello estos programas deben tener acciones en ese sentido social, de autoestima y superación humana al igual que capacitación o asesoría técnica, agregó.

López Espinoza, quien participó en un grupo internacional en los trabajos de la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer en Pekín, China, afirmó que los micro créditos “así sin nada más” generan violencia y no bienestar “porque ellas reducen su consumo personal para pagar el crédito.”

La repuesta, insistió, es tener programas integrales para apoyar a las mujeres, quienes siempre son más eficientes en el manejo de recursos, sean becas, préstamos o remesas de sus esposos migrantes.

2003/MR/MEL

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: