Inicio Pérdida de ingresos en mujeres, con más efectos a largo plazo

Pérdida de ingresos en mujeres, con más efectos a largo plazo

Por Guadalupe Cruz Jaimes

Debido a que gran parte de los recursos provenientes del trabajo femenino se destinan a la salud y educación de las y los niños, en tiempos de crisis económica, la pérdida de los ingresos de las mujeres, sobre todo en los hogares más pobres, puede tener a largo plazo más efectos negativos que la de los hombres, señala la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

“Las recesiones afectan a las mujeres y a los hombres de diferente manera. Sobre todo en los hogares de menores recursos, la pérdida del ingreso de la mujer puede tener en el largo plazo más efectos negativos que la pérdida del ingreso del hombre”, advierte la OIT en la memoria de la 98 Conferencia 2009 “Enfrentando la crisis mundial del empleo. La recuperación mediante políticas de trabajo decente”.

La falta de ingresos de las mujeres repercute en la educación y servicios de salud que reciben sus hijas e hijos, “lo cual condena a las familias a una pobreza persistente”, asevera Juan Somovia, director de dicha organización, en el documento.

Asimismo, menciona que las medidas de “austeridad fiscal”, que suelen afectar la calidad y la disponibilidad de los servicios públicos, obligan a las familias y sobre todo a las mujeres y las niñas a asumir mayores responsabilidades en la prestación de cuidados.

CRISIS DEL EMPLEO

En América Latina el desempleo aumentó, en promedio, de 7.5 por ciento en 2008, a 8.5 por ciento en el primer trimestre de 2009, 3 puntos porcentuales más que los varones, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Según estimaciones de dicha organización, a nivel global el desempleo seguirá aumentando de manera probable hasta 2011, “habrá una crisis persistente del empleo a nivel mundial” que puede significar un retroceso en la calidad de vida de los hogares, especialmente de las mujeres y niñas.

La crisis del empleo, que actualmente afecta a nivel mundial a 45 millones de personas, la mayoría mujeres y jóvenes, persistirá en los próximos seis a ocho años. A consecuencia de la desocupación, la OIT también prevé mayores niveles de pobreza y de actividad económica informal.

En este aspecto, nuevamente las mujeres son afectadas de manera diferente a los varones, “los derechos fundamentales en el trabajo se debilitan cuando las reducciones de personal cobran un carácter discriminatorio y afectan en primer lugar a las personas más vulnerables, es decir, migrantes, las mujeres y jóvenes”.

En enero de 2009, la OIT consideró a finales de 2009 podía haber un aumento del desempleo de más de 50 millones y que unos 200 millones de trabajadoras y trabajadores podían verse sumergidos en una situación de extrema pobreza.

09/GCJ/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content