Inicio Persiste marginación de mujeres latinoamericanas

Persiste marginación de mujeres latinoamericanas

Por Guadalupe Elósegui

El panorama de las mujeres latinoamericanas es poco alentador al inaugurarse hoy la la Cumbre Extraordinaria de las Américas, con la participación de 30 mandatarios y dos cancilleres de la región, en medio de extremas medidas de seguridad.

Los grupos actores del proceso dejaron fuera de la agenda aquellos temas que afectan de forma prioritaria a la mitad de la población regional –las mujeres– en las deliberaciones que tendrán lugar a puerta cerrada en dos grandes sesiones plenarias, este lunes y martes.

Lo anterior, pese a que la Cumbre Extraordinaria fue convocada por Canadá para abordar asuntos sociales, en primer término. Sin embargo, Estados Unidos tiene como preocupación el impulso al Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA) y las cuestiones de seguridad.

Así lo consideraron diversas líderes de organizaciones sociales participantes en los foros alternos organizados paralelos a la Cumbre.

Julia Gómez Camino, integrante de una organización boliviana que promueve el Comercio Justo, tras señalar que en el año 2002 se alcanzaron 220 millones de pobres en AL –de los cuales 95 millones son indigentes—destacó que “las mujeres seguimos cargando sobre nuestras espaldas el peso de la injusticia económica.”

“Los acuerdos multinacionales se ven muy bonitos en el escaparate mundial, pero en la realidad, nosotras seguimos acarreando cubetas y bebiendo agua no potable, mientras nuestros hijos sufren,” señaló.

Según estimaciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) el proceso de superación de la pobreza se estancó durante los últimos cinco años, sin esperanzas de que eso se revierta.

La desnutrición afecta ya a más de 55 millones de personas, y los efectos negativos de esto se reflejan especialmente en las mujeres y la niñez. Esta última reviste especial gravedad por la irreversibilidad de sus efectos negativos.

En América Latina hay más mujeres que hombres en situación de pobreza. Las mujeres jefas de hogar cuentan con menos ingresos monetarios que los hombres, tanto en los hogares pobres como en los de mayor ingreso.

Los hogares monoparentales, mayoritariamente encabezados por mujeres, sufren desventajas adicionales vinculadas con la ausencia de trabajo doméstico no remunerado.

Las latinoamericanas han alcanzado niveles de escolaridad superiores a los hombres y las mujeres activas tienen, en promedio, más años de instrucción. Pero ellas sufren con mayor severidad el desempleo, la discriminación salarial y las restricciones de tiempo.

Durante los años noventa, la tasa de actividad económica de las mujeres creció a un mayor ritmo que la masculina. Pero mientras las tasas de desempleo masculino se incrementaron en 2.9 puntos porcentuales entre 1990 y 1999, las de las mujeres lo han hecho en 6.1 por ciento, indican las proyecciones de CEPAL.

¿DÓNDE ESTÁN LAS ONG?

“Entre las organizaciones que asisten a la Cumbre hay enquistada una burocracia que han hecho de las ONG su modus vivendi, que practican la simulación aparentando que se radicalizan, al mismo tiempo que convalidan el discurso oficial. La exclusión de temas fundamentales para las mujeres es sintomático,” aseguró Liliana Flores Benavides, diputada independiente, en el Foro Alternativo Otro mundo es Posible.

Otro hecho preocupante, señaló Maricruz Flores, integrante del Colectivo Plural por la no violencia hacia las mujeres es que: “las líderes del movimiento amplio de mujeres, que se formaron en años anteriores, han sido coptadas por los partidos políticos y los gobiernos. Ahora las vemos ocupando puestos donde han sido mediatizadas. Eso es un retroceso, porque tampoco impulsan políticas de género”, dijo.

“En cumbres o actos como estos, las mujeres seguimos engrosando las marchas y las protestas, pero como soldaderas otra vez, no tenemos acceso a los acuerdos, no tenemos acceso a los micrófonos ni a las discusiones, ahí está de nuevo la mordaza. Y eso lo vemos en todos los niveles. Nuestra presencia simplemente no se ve reflejada ni nuestras necesidades tomadas en cuenta,” recalcó.

Las deliberaciones de los foros alternos, como el de Otro Mundo es Posible, no han considerado la inclusión de asuntos de mujeres, como tampoco se espera que suceda en la Declaración de Monterrey, emanada del encuentro de Jefes de Estado.

04/RR/GE/MR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content