Inicio Persisten rezagos en transición demográfica: Conapo

Persisten rezagos en transición demográfica: Conapo

Por María de la Luz González

México podría llegar a 142 millones de habitantes hacia el 2040, en lugar de los 130 millones previstos, si mantiene el rezago demográfico en los grupos en pobreza extrema y la persistente demanda insatisfecha de anticonceptivos.

Superar los rezagos de la transición demográfica es, actualmente, uno de los principales retos de la política de población implantada en el país hace 30 años, asegura la secretaria general del Consejo Nacional de Población (Conapo), Elena Zúñiga.

En la introducción del libro “Reflexiones sobre la transición demográfica y sus implicaciones sociales”, editado por el organismo, la funcionaria cita entre estos rezagos las tasas de muerte materna e infantil, embarazo adolescente.

Asimismo, la demógrafa hace hincapié en la demanda insatisfecha de anticonceptivos que prevalece en las áreas rurales y urbano marginadas del país, entre las mujeres indígenas y en las parejas de adolescentes y jóvenes.

“La persistencia de estos rezagos es expresión de las limitaciones que enfrentan todavía muchas mexicanas y mexicanos en el ejercicio de derechos humanos fundamentales, que la política de población debe proteger”, sostiene.

La funcionaria considera que esa política está obligada a intensificar las acciones de los programas de población en los mil 183 municipios del país donde reside casi el 20 por ciento de mexicanos cuyos niveles de fecundidad y mortalidad presentan rezagos de casi 20 años con respecto del conjunto del país.

Por otra parte, advierte que el avance de la transición demográfica está generando nuevos desafíos y problemas emergentes que reclaman atención y respuestas adecuadas de las instituciones de gobierno, entre ellos la fecundidad post-transicional, las nuevas pautas matrimoniales, los riesgos emergentes de la sexualidad y la reproducción.

ENVEJECER Y MIGRAR
El siglo XXI, destaca, se caracterizará por dos fenómenos poblacionales centrales: el envejecimiento demográfico y la movilidad territorial.

“México dejará de ser un país joven para pasar a formar parte, dentro de pocas décadas, de los países envejecidos. Cada vez más, los adultos y los adultos mayores alcanzarán cifras inéditas, lo que imprimirá fuertes presiones sobre el sistema de seguridad social, y los mercados laboral y habitacional, entre muchos otros”, alerta.

La reducción continua de los menores de edad permitirá aminorar la demanda asociada a educación y salud y mejorar la calidad de los servicios. En los próximos años, agrega, habrá más jóvenes que nunca por el alto crecimiento demográfico del pasado, lo que obligará a redoblar los esfuerzos para ampliar su acceso a las oportunidades de desarrollo.

Zúñiga insiste en que las modificaciones de la estructura por edad abrirán una ventana de oportunidad transitoria en el curso de las primeras tres décadas del siglo, periodo en el que la disminución de personas en edades favorecerá la capacidad de ahorro de los hogares, y habrá un número creciente de personas en edades laborales, lo que incrementará el potencial productivo del país.

De no aprovecharse esta oportunidad irrepetible, el futuro del país podría verse seriamente comprometido, ya que la población se encontraría en pleno proceso de envejecimiento demográfico, sin los recursos suficientes para encararlo y con efectos nocivos potenciales en los niveles de pobreza, advierte.

05/LG/MR


Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content