Inicio Piden salvaguardas para servicios culturales

Piden salvaguardas para servicios culturales

Por Miriam Ruiz

Intelectuales y artistas de más de 20 países llamaron hoy a poner salvaguardas a las negociaciones sobre el comercio de servicios para evitar se comprometa o debilite la diversidad cultural de los pueblos como consecuencia de la aplicación de regulaciones de comercio internacional.

La Red Internacional para la Diversidad Cultural, la Organización de Emisoras Alemanas (ARD, por sus siglas en alemán), el Consejo Cultural Alemán y la Fundación Heinrich Böll presentaron la Declaración de Cancún sobre la Diversidad Cultural durante el foro Böll, que sienta a la mesa a actores políticos de la Quinta Conferencia Ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y grupos de la sociedad civil.

“Las negociaciones comerciales internacionales de comercio se caracterizan por la tentación continua de parte de los gobiernos para hacer concesiones por razones comerciales a expensas del sector audiovisual y la diversidad cultural”, argumenta la declaración.

Aunque el Acuerdo General sobre Comercio de Servicios (GATS) no se discutirá en la reunión actual de la OMC que finalizará el domingo con la participación de siete mil delegados de 146 países, los grupos firmantes señalan que lo anterior no significa que el futuro de la cultura no esté ya en peligro.

Y ejemplificaron la concentración de la producción cultural en unas cuantas manos con el caso del cine, los libros y las telenovelas.

En el panel, Fritz Pleigten, vicedirector de la ARD y vicepresidente del Sindicato de Radio y Televisión Europea, habló sobre la creciente concentración de la propiedad de los medios de comunicación, que atenta contra la diversidad cultural reconocida como una meta política de la más alta prioridad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Un 80 por ciento de todo el cine mundial es hollywoodense, señaló al considerar que “Estados Unidos tiene más que suficiente” en lo que toca a la apertura de servicios audiovisuales al poner en tela de juicio que en el contexto de la OMC gana el que hace las cosas más baratas y eficientes en producción cultural.

No hay nada malo con querer abrir el comercio, añadió Pleigten, pero no puede hacerse a expensas de la cultura, la ecología u otros pilares de la OMC.

En su turno, uno de los más destacados especialistas sobre medios y cultura en Alemania, Max Fuchs, habló de un escenario de terror donde un comprador de libros solamente puede acudir a tres librerías en su ciudad que pertenecen al mismo dueño y solamente venden novelas rosas y no poesía, “que no es económicamente interesante”.

Ese es el escenario actual en Alemania y en México, agregó el también presidente del Consejo Cultural Alemán, que engloba al resto de organizaciones que se dedican a la cultura.

“Los políticos responsables del resultado de las negociaciones y su implementación deben reconocer que las áreas tan sensibles como la cultura y la educación son esenciales para los servicios públicos. Tales servicios nunca deben exponerse sin protección a las duras condiciones de los mercados globales, añadió Fuchs.

Y la actriz mexicana Angélica Aragón, protagonista de la exitosa telenovela Mirada de Mujer –que abrió la temática del sexo y la sumisión femenina en la televisión mexicana— aunque reconoció el potencial exportador de estas producciones mexicanas, lamentó que los controles empresariales y resistencias gubernamentales generen productos que repiten las historias tipo Cenicienta.

Ante este panorama, José Poblano Chávez, responsable de las negociaciones sobre servicios ante la OMC por parte del gobierno mexicano, explicó al panel que esta organización multilateral se limita a tratar el tema de comercio y que los acuerdos del GATS no son vinculantes, es decir, los gobiernos no están obligados a seguirlos.

Cuestionado por el público sobre la política cultural nacional que se lleva a las discusiones de la OMC, Poblano lamentó no ser responsable de tal política, tras explicar que la postura mexicana es “buscar la no exclusión en las negociaciones” para que los países puedan negociar cualquier servicio que considere pertinente.

2003/MR/GMT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más