Inicio Plantean mecanismos para garantizar paridad en Uruguay

Plantean mecanismos para garantizar paridad en Uruguay

Por Isabel Villar
paridad01larepublicadelasmujeres

Ante los resultados de las elecciones nacionales del pasado 26 de octubre en Uruguay, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) coincide con la sociedad civil organizada al señalar que la aplicación de la ley de cuotas no dio los resultados esperados, por lo que hay que impulsar mecanismos legales que garanticen la paridad de la representación en el Parlamento uruguayo.
 
Mientras que el impacto de la medida afirmativa se hizo sentir en el Senado, en la Cámara de Representantes no hubo avance significativo.
 
El Inmujeres reconoce que “a pesar de la cuota, en esta elección no se registraron avances importante en la participación de las mujeres en el Poder Legislativo”. Y cita entre los debates pendientes la utilización de “trampas” como la presencia de las mismas mujeres en ambas listas parlamentarias, lo que es contrario al espíritu de la ley de cuotas.
 
Además, cuestiona la naturaleza del mecanismo de cuotificación por sexo con base en una cuota numérica, porque “hace que el análisis de su efectividad se centre exclusivamente en aspectos cuantitavos y que se dejen de lado efectos de carácter cualitativo (valor simbólico y revisión de procedimientos tradicionales de reclutamiento legislativo de candidatas mujeres), que a su vez resultan más difíciles de medir”.
 
HORA DE LA PARIDAD
 
Por su parte, organizaciones civiles como Cotidiano Mujer, CNS Mujeres y Ciudadanías en Red subrayan que “es hora de que los partidos políticos uruguayos avancen significativamente en la paridad”, y adelanten su compromiso para impulsar una ley “que garantice la representación política igualitaria de las mujeres, porque sin las mujeres a la par, la democracia es menos democrática”.
 
Las mencionadas organizaciones, que llevaron adelante la campaña “Mujeres a la Par” –entre cuyas actividades hubo talleres en los 19 departamentos del país sudamericano con activistas sociales y políticas, y el apoyo permanente a mujeres políticas para que integraran las listas electorales– señalaron que si bien la aplicación de la cuota “ha incrementado a un 26 por ciento la tasa de participación femenina en el Senado, no ha tenido el mismo impacto en la Cámara de Diputados, debido a que las bancas se distribuyen entre muchas listas que no llegan a obtener tres representantes y las mujeres han ocupado por lo general el tercer lugar de la lista”.
 
Tal decisión fue calificada por las activistas y el Inmujeres como “una interpretación minimalista de la cuota”.
 
REFORZAR ALIANZAS
 
Las elecciones de octubre pasado dejaron nueve legisladoras electas en el Senado (26 por ciento) y 16 en la Cámara de Diputados, números que decrecerán luego de que quienes tienen doble banca sean reemplazadas en una de ellas por sus suplentes varones, como sucederá en el caso de las nacionalistas Graciela Bianchi y Verónica Alonso, y de la colorada Martha Montaner.
 
En 2009, las senadoras electas fueron cuatro (12.9 por ciento) y las diputadas electas 15 (15.2 por ciento), lo que hace un total para la anterior Legislatura de 19 representantes femeninas (14.6 por ciento).
 
En 2014 y con cuota, “entre 99 diputados solo hay 16 mujeres electas y ello sigue siendo escasamente representativo del lugar de las mujeres en la sociedad y la política uruguaya”, se escucha de la sociedad civil.
 
“Se confirma la importancia de contar con mecanismos afirmativos que posibiliten sortear las resistencias aún presentes en el sistema político uruguayo para la incorporación de las mujeres en los primeros lugares de las listas”, advierten.
 
Y al tiempo que las organizaciones saludan a las legisladoras electas, llaman a “reforzar nuestras alianzas para que la renovación política pase por una representación igualitaria entre mujeres y hombres en el Parlamento Nacional”.
 
Con respecto al Senado, el Inmujeres aclara que “si bien la mayoría de las listas utilizaron el criterio de las cuotas en forma restrictiva”, al haber pocas listas por partido a la Cámara alta, se acaban obteniendo tres y más bancas.
 
Alerta, asimismo, sobre “la importancia de que las candidatas electas al Senado no renuncien a sus bancas, las cuales pasarían a ser ocupadas por suplentes varones, ya que esto desvirtuaría el espíritu de la ley de cuotas, lo cual acarrea serios problemas en términos de representatividad y calidad de la democracia en nuestro país”.
 
14/IV/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más