Podrían condenar a mexicana por hacerse un aborto en EEUU

Interrupción Legal del Embarazo en México
   Fiscalía de Carolina del Sur presentaría cargos por asesinato
Podrían condenar a mexicana por hacerse un aborto en EEUU
Cimac | México, DF.- 09/05/2005

En Estados Unidos una inmigrante mexicana que reside en Carolina del Sur, podría ser sentenciada a dos años de prisión por haberse realizado un aborto, pese a que este procedimiento es legal en Estados Unidos, desde el 22 de enero de 1973, cuando la Corte Suprema emitió su veredicto en el recordado caso de Roe contra Wade.

Gabriela Flores, de 22 años, madre de tres hijos, ya estuvo detenida durante cuatro meses en la cárcel del condado de Lexington, después de que se practicó un aborto utilizando medicamentos que le enviaron desde México.

Flores argumentó que se había hecho el aborto porque no podía sostener un hijo más. El Instituto Nacional para la Salud Reproductiva de las Latinas señaló que el factor económico, como las barreras lingüísticas y culturales, contribuyen a que se presenten casos como el de Flores, difunde Mujereshoy.

Las leyes estatales de Carolina del Sur determinan que es un delito que una mujer se provoque un aborto sin la asistencia de un médico certificado, por lo que la Fiscalía estudia presentar cargos de asesinato contra Flores.

Hasta ahora, la acusación existente contra Flores, que trabaja en el campo, se sustenta en los cargos de haberse practicado un aborto ilegal y no haberlo reportado al forense.

Flores estaba embarazada de cuatro meses cuando utilizó -en octubre pasado píldoras para terminarlo-. Posteriormente, Flores enterró el feto en la parte trasera de su vivienda con la ayuda de una amiga.

La policía local se involucró en el caso porque una mujer denunció que Flores se había practicado un aborto y que la criatura había nacido viva. Sin embargo, los especialistas que examinaron el feto, tras su exhumación, no pudieron determinar la causa del deceso.

Desde el año 2000, sólo se habían procesado cinco casos de abortos provocados en Carolina del Sur. En cuatro, los cargos fueron retirados y en el quinto la mujer se declaró culpable.

El caso de Flores ha originado críticas sobre el trato que recibió la mujer y el manejo que le han dado las autoridades.

"En lugar de arrestarla, han debido enviarla a un hospital", dijo Silvia Henriquez, directora ejecutiva del Instituto Nacional para la Salud Reproductiva de las Latinas (NLIRH) al diario The State, de Columbia, la capital de Carolina del Sur.

De acuerdo con estadísticas del NLIRH, el promedio de abortos entre las mujeres latinas y las afroamericanas es de 33 por cada mil mujeres, mientras que entre las anglosajonas es de 13 por cada mil mujeres.

Según el Instituto Alan Guttmacher, el 20 por ciento de las mujeres que recurren a un aborto en Estados Unidos son latinas. Además, el 25 por ciento de los embarazos de las latinas, de entre 15 años y 44 años de edad, concluyen en aborto.

2005/SJ