Inicio Preguntas sin respuestas

Preguntas sin respuestas

Por Cecilia Lavalle*

No encontré nada. Por más que revisé les juro que no encontré ni una línea dentro de la ley que explique Para qué legisladores quintanarroenses fueron a visitar en prisión a Succar Kuri.

¿Se acuerda de Jean Succar Kuri?, aquel presunto (debo usar esa palabra hasta que el juez dictamine) pederasta que ahora enfrenta acusaciones de violación equiparada, abusos deshonestos, pornografía infantil y corrupción de menores; aquel sujeto a quien altas autoridades de la Procuraduría General de la República han señalado como cabeza o una de las cabezas de una red internacional de pornografía infantil; aquel sujeto que las víctimas mencionan una y otra vez en el trabajo periodístico de Lydia Cacho, Los Demonios del Edén; aquel sujeto que se supone tiene vínculos con poderosos hombres de la política y la empresa en nuestro país; ese sujeto está preso ahora en la cárcel de Chetumal en espera de su juicio.

Desde que arribó a la ciudad capital de Quintana Roo ha recibido un par de visitas: la de su esposa y su hijo, y el lunes pasado la de diputadas y diputados de la xi Legislatura Estatal. Específicamente recibió la visita de David Álvarez Cervera, diputado por Convergencia e integrante de la Comisión de Derechos Humanos; de los diputados del pri Clementito Angulo Cupul, Francisco Flota Medrano y Otto Ventura; de la diputada del pan María Teresa Simón Triay; y de la diputada del pt Flor de María Palomeque.

¡Tampoco! Me imagino que las y los legisladores han leído la Constitución del Estado. Al menos, supongo, leyeron el Capítulo ii referente al Poder Legislativo (hay ediciones de bolsillo económicas o pueden consultar la página electrónica del Tribunal Superior de Justicia www.tsjqroo.gob.mx). Yo por más que leí no encontré una línea que incluya entre sus funciones algo referente a vistas a presos para conocer “sus circunstancias”.

Sin elementos para pensar en las buenas intenciones, empecé a pensar en las malas.

Una, acaso la más inocente, es la del morbo. Simplemente deseaban conocer a un personaje que protagoniza el caso más importante contra la pederastia en nuestro país. Puede ser.

Otra puede ser aprovechar los reflectores que el caso tiene y subirse al escenario para tener diez minutos de fama pública (así sea mala fama pública). Puede ser.

Otra puede ser darle una especie de blindaje político a este personaje que parece tiene muchos nombres de hombres poderosos en su memoria a los cuales arrastrar en su caída. Puede ser.

Lo cierto es que todo puede ser, especialmente si se toma en cuenta que acudieron en día y hora que no hay visitas para los presos; que, según el procurador de Justicia, Bello Melchor Rodríguez, casi nunca se permiten visitas grupales a los detenidos; y, por si fuera poco, una nota de mi compañero Gerardo García señala que el diputado David Álvarez “mantuvo relaciones comerciales y profesionales con el abogado defensor del presunto pederasta, Efraín Trujeque, exfuncionario de la Procuraduría de Justicia (El Periódico, agosto 23 de 2006).

Las declaraciones del diputado Álvarez Cervera tampoco ayudan a no pensar mal. “(Jean Succar) dijo que no es pederasta y que quiere mucho a las personas” (saque el pañuelo para secarse las lágrimas y no lo guarde, hay más); “nos pareció más o menos honesta su situación”.

¿Qué significará exactamente más o menos honesta?, ¿algo así como más o menos pederasta?, ¿o más o menos delincuente? Solicito un diccionario más o menos completo); “y él está cansado de tantas acusaciones” (¿necesita otro pañuelo desechable?); “pero nosotros no somos autoridades judiciales” (eso sí que es tooodo un descubrimiento); “simplemente fuimos a conocer su opinión” (¿conocieron la opinión de las víctimas?, ¿les ofrecieron algún apoyo a ellas y a sus madres?); “y lo que queremos es justicia” (¿qué querrán las víctimas?); “que se deje de litigar en los medios su situación jurídica” (¿de parte de quién hace la petición? Es mera curiosidad).

Varios legisladores ya pintaron su raya. No sin razón, porque -pese a que ya hay una iniciativa presentada por el diputado priísta Efraín Villanueva Arcos- no se ha expedido la ley contra la pornografía infantil, la trata de personas, la explotación sexual infantil; ni se han modificado la sanciones contra los abusos deshonestos o el estupro, figuras legales que especialistas han señalado como obstáculos para castigar la pederastia. ¿Por qué? Esa es otra buena pregunta.

¿Qué le parece si vamos exigiendo respuestas?

Apreciaría sus comentarios: cecilialavalle@hotmail.com
* Periodista mexicana.
06/CL/LR/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más