Inicio Presupuestos con visión de género: logro en países andinos

Presupuestos con visión de género: logro en países andinos

Por Estrella Gutiérrez*

Los presupuestos sensibles al género, la herramienta de ONU Mujeres para reducir la desigualdad, “ayudan a pensar desde las personas” y a “usar los recursos de manera más eficiente”, destacó a Cimacnoticias/IPS Lorena Barba, responsable del área de presupuestos de la instancia de Naciones Unidas en la Región Andina, con sede en Quito.

En entrevista con Cimacnoticias/IPS, Barba detalló los procesos de planificación y presupuesto con enfoque de género que establecieron tres países del área: Bolivia, Ecuador y Perú, considerados un modelo para alcanzar el objetivo.

Perú vinculó la eficacia de la cooperación internacional con los grandes proyectos, los prioritarios para el Estado, para que sean sus ejes e irradiar el enfoque de género a todas las políticas públicas y subordinar a ello la ayuda al desarrollo.

Bolivia partió de procesos muy locales y con gran fuerza de las mujeres de base. En tanto, Ecuador cuenta con una Constitución que obliga a que la planificación y el presupuesto reduzcan las desigualdades, y el presupuesto tiene un clasificador para identificar y promover el gasto de género.

ABATIR BRECHAS

?¿Por qué ONU Mujeres Andina privilegia los presupuestos sensibles al género para impulsar la equidad, el desarrollo y la cooperación internacional?, preguntó Cimacnoticias/IPS.
?Los presupuestos sensibles al género son una herramienta súper útil para la región, para los Estados, para las políticas públicas, porque te ayuda a ver con claridad cuáles son los resultados del desarrollo y qué tipo de desarrollo se construye. Además, identificas las desigualdades mayores para así ver la forma efectiva para combatirlas.

“En ese sentido, el presupuesto y la planificación con enfoque de género te ayuda a pensar desde las personas, porque las políticas públicas, cuando se analizan sólo desde lo macro, tienen visiones y metodologías que te llevan, por ejemplo, a ver a las familias de manera igualitaria. No registran los diferentes accesos al trabajo, ingresos y programas sociales de sus miembros.

“La perspectiva de género permite ver las desigualdades profundas entre hombres y mujeres, entre personas, y ahondar en sus razones.

“Desde ahí se facilita identificar las brechas y las mejores estrategias para combatirlas. Los presupuestos sensibles ayudan a usar los recursos de manera más efectiva, hablar de planificación y presupuestos con enfoque de género no es necesariamente aumentar recursos sino usarlos de manera más eficiente”.

?¿Se trata entonces de redirigir los recursos para promover equidades, principalmente la de género?
?Claro, muchas experiencias mundiales muestran que programas con enfoque de género arrojan mejores resultados, no sólo en programas sociales, sino programas de infraestructura, caminos, agua, donde mejoraron mucho los impactos y resultados al sumar ese enfoque.

PLANEACIÓN INCLUYENTE

“Requiere involucrar a las mujeres en el diseño de estos programas, en el acceso a los recursos generados, en las tomas de decisión o en temas sencillos cómo el del cuidado, para tener en cuenta dónde y cuándo se realizan las reuniones, espacios donde los niños sean cuidados mientras sus padres están en esa actividad”, acotó Lorena Barba.

Abundó: “Esta es la causa más común porque las mujeres no participan, porque no pueden estar en un lugar a la hora convenida y si lo están deben estar a cargo de sus hijos”.

?¿Por qué se dice que el proceso de Perú es tan especial?
?Es muy interesante lo que está haciendo Perú en el marco de la eficacia de la ayuda al desarrollo. Se investigó qué proyectos reciben mayores fondos de cooperación internacional y cuáles son los que tienen mayor incidencia en los derechos de género.

“El programa tiene el apoyo de la Unión Europea y busca hacer un ejercicio real de cómo, con el fortalecimiento de los sistemas y mecanismos nacionales de planificación y presupuesto, se establecen políticas o programas claves nacionales, a los que se alinea y prioriza también la cooperación internacional.

“Se hace un trabajo muy interesante con el Ministerio de Finanzas, el Congreso, la Agencia de Cooperación Internacional y la Defensoría del Pueblo para identificar cómo reformar los procesos para que los temas de género se vayan priorizando.

“Allí hay una ley que pide a las instituciones públicas que inviertan en igualdad de género y rindan cuentas sobre ello, y la Defensoría del Pueblo realiza un seguimiento del cumplimiento, mientras el Ministerio de Finanzas lidera un proceso con carteras sectoriales para fortalecer la incorporación del enfoque de género en los programas estratégicos, planes intersectoriales claves a los que el Estado le apuesta prioritariamente.

“Con este proceso se busca que estos grandes proyectos de inversión, prioritarios para el Estado, que son los que van a recibir la mayor cantidad de recursos nacionales y de la cooperación internacional, tengan enfoque de género para que a partir de la inversión en ellos se generen procesos que reduzcan la brecha de género”.

HERRAMIENTA FINANCIERA

?¿Al modelo de Ecuador qué lo distingue?
?Allí, el impulso inicial del mecanismo nacional de la mujer de incorporar el género a la planificación y las finanzas se fortaleció con la Constitución de 2008, que pide que la planificación y el presupuesto se orienten a reducir las brechas y a conseguir como resultado último la igualdad.

“Esa Constitución fortalece el trabajo y demanda a todas las instituciones públicas a que hagan esfuerzos para conseguir esos objetivos últimos de desarrollo nacional”.

?Incluso el Ministerio de Finanzas estableció una dirección de Equidad de Género?
?Sí, y con esta dirección existe una dinámica diferente en cómo se ve el presupuesto. Fortalece una herramienta financiera de seguimiento presupuestario donde se demanda a todas las instituciones públicas que asignen recursos para políticas de igualdad de género y, además, el Ministerio de Finanzas con base en sus competencias hace un seguimiento de la ejecución de esos recursos.

“Esos pasos ayudaron a que otras instituciones usen y potencien la herramienta, como la Asamblea Nacional que tiene que analizar y aprobar el presupuesto y para ello el clasificador de género les es utilísimo porque permite un análisis específico de donde están invirtiendo y les ayuda en su rol de fiscalización a las instituciones. Además, al ser información pública ayuda al trabajo de vigilancia social que hacen las organizaciones de mujeres”.

TRABAJO DE BASE

?¿Y cuál es la marca del modelo boliviano?
?Allí el proceso se dio desde lo local a lo nacional. Y con mucha fuerza de las organizaciones de mujeres, cuyo fruto es una mesa nacional de trabajo en presupuestos sensibles al género donde participan organizaciones de mujeres y delegadas de gobiernos locales.

“Es una experiencia interinstitucional que protagonizan principalmente las mujeres de base, las que participan directamente en sus territorios. Ellas han tenido procesos de capacitación y sensibilización y han logrado incidir en la planificación de sus gobiernos locales para que atiendan sus demandas. En el caso de Bolivia es distintivo el trabajo muy de base”.

?¿Qué le ha conmovido especialmente en estos procesos?
?Una de las cosas que más te tocan es cómo le cambia la vida a la gente, desde su mirada más personal. Trabajar con estos presupuestos otorga mucha sensibilización, además de capacitación técnica.

“Hay temas de roles, de estereotipos presentes en todos y es impactante cómo con la capacitación y el trabajo se hacen concientes de ello y cambian. Se ve en los funcionarios que cambian cómo realizan su trabajo y también la relación con sus parejas, sus hijos, sus colegas.

“No es un cambio de un día para otro, pero al menos piensan en lo que hacen, en el trato cotidiano con las personas de su entorno, en actitudes discriminatorias que por falta de conocimiento y sensibilidad no percibían.

“También pasa con las mujeres de base, que al inicio del proceso difícilmente podían hablar en público y expresar lo que pensaban, y ahora no tienen empacho en reclamar a su alcalde por qué no hizo lo que prometió.

“Ahora valoran sus propios conocimientos, porque más importante que llenarles de conocimientos es ayudarles a potenciar lo que ya saben y hacen”, concluyó Barba.

*Este artículo fue publicado originalmente por la agencia internacional IPS.

11/EG/RMB/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content