Inicio Provoca píldora “del día después” salida de funcionario en Chile

Provoca píldora “del día después” salida de funcionario en Chile

Por la Redacción

El anuncio ayer en el Día Internacional de la Mujer de distribuir la “píldora del día después” sin restricción en Chile, ocasionó la salida del subsecretario de Salud, Antonio Infante, a quien el gobierno del presidente Ricardo Lagos le pidió la renuncia inmediata.

El Subsecretario de Salud había informado públicamente sobre la decisión del Ministerio de Salud de liberar la entrega de la anticoncepción de emergencia a todas las mujeres que la requirieran, y no exclusivamente a las mujeres víctimas de violación. En un mensaje a las mujeres dijo “la píldora ‘del día después’ se considera, a partir de ahora, como otro método anticonceptivo”.

En un comunicado, la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe llamaron a la protesta y denuncia por lo que implica la determinación presidencial de desconocer el derecho de todas las mujeres chilenas a tomar decisiones autónomas sobre su reproducción y sexualidad sin discriminación de ninguna índole, derecho que está consagrado en una serie de pactos internacionales de los cuales Chile es signatario.

Afirman además que también ignora el hecho de que el gobierno chileno se sumó al amplio consenso mundial logrado recientemente en Nueva York, donde se ratificó la Plataforma de Acción de la Conferencia Mundial de la Mujer de Beijing a diez años de su realización, en la cual este derecho también ha sido consagrado.

Añaden que se profundiza en la inequidad del acceso a la salud, toda vez que la anticoncepción de emergencia continuará estando fuera del alcance de las mujeres pobres y las adolescentes, mientras que las mujeres de mayores recursos siempre podrán acceder al producto que en la actualidad, como ya hemos señalado, se comercializa bajo estricta receta médica retenida.

Por último, afirman, no podemos sino hacer notar que la anticoncepción de emergencia en Chile ha sido el blanco de ataques desde sectores ligados a la Iglesia Católica que han presionado públicamente ante las autoridades de gobierno y del poder legislativo y judicial para que se prohíba su distribución, lo que sin duda ha sido un factor principal para obstaculizar las políticas públicas sanitarias centradas en las necesidades reales de las personas, en especial en el terreno de la sexualidad y la reproducción.

Mientras tanto, la política gubernamental en el sistema público de Salud se mantiene sin cambios, es decir, entregando el Postinor-2 sólo a las mujeres que han sido víctimas de violación.

2005/LM/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más