Inicio Purificar el intestino, factor esencial en un programa de salud

Purificar el intestino, factor esencial en un programa de salud

Por Carolina Velásquez

Poner en funcionamiento el aparato sanitario de nuestro “yo soy corporal” fue el tema de la entrega anterior, pero ¿cómo hacerlo?, te ofrecemos una propuesta a manera de invitación para que inicies un proceso que ayude a mantener limpio tu intestino grueso –colón— y se purifiquen tus tejidos.

“La purificación del intestino es un factor esencial en un programa de salud perdurable”, subraya la mexicana Belén Almanza, quien a partir de su experiencia curativa personal y terapéutica como química y nutrióloga recomienda, según el caso y bajo supervisión médica, seguir un régimen de alimentación depurativa y limpiador, enemas (lavados) y masajes (vientre).

Lo más importante para una buena salud, agrega la especialista, es eliminar la materia fecal acumulada en el intestino.

Para lograrlo es necesario “modificar la dieta; ayuno vigilado por un médico y en absoluto descanso físico, psicológico y mental; limpiar el colón mediante enemas y baños de asiento para restablecer la regularidad de los movimientos intestinales; ingerir con frecuencia yogurt natural, ya que los acidophillus que contiene llegan al intestino formando un medio favorable para inhibir el desarrollo de bacterias patógenas, actuado casi como un antiséptico intestinal”.

Y, por supuesto, hacer ejercicio todos los días, vigilar el aire que se respira y el agua que se bebe, estar atento a la función digestiva y los órganos de eliminación y cuidar la actitud manteniéndola positiva ante la realidad y la vida.

Bueno, pero nuevamente surge la pregunta, ¿cómo hacer para iniciar estos cambios que implican otra forma de vida cotidiana?

Un paso inicial, propone Almanza, es ingerir alimentos purificadores que influyan en nuestra higiene interna personal, es el caso del Caldo Vigorizante y Limpiador.

Para cocinarlo usa cinco o seis de las verduras: betabel, zanahoria, papa y cáscara de papa, apio, perejil, chayote y calabaza. Elimina las que producen gases como la col, coliflor, brócoli y cebolla.

Después de picar las verduras que seleccionaste, colócalas en un recipiente con agua (hasta cubrirlas), déjalas hervir de cinco a diez minutos a fuego lento para ablandar la pulpa fibrosa, sazónalas al gusto. Sirve el caldo solo o acompañado con toda la verdura.

Para mantener saludable tu “yo soy corporal” revisa todos los días: cómo desechas la materia fecal (olor, color y forma) y cuantas veces al día, si cuando vas al baño quedas con una sensación de vació en el bajo vientre el intestino grueso, cómo influye el tipo de alimentación y agua que bebes (en calidad y cantidad) en la manera cómo eliminas. Anota tus observaciones e tu Diario del Cuerpo.

[email protected]

2005/CV/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content