Inicio ¿Qué clase de hogar quiero?

¿Qué clase de hogar quiero?

Por Juana Eugenia Olvera*

En ocasiones me ha tocado ver en algunas casas que a pesar de todas las curas de radiónica, armonizaciones o sahumerios, las cosas no mejoran y entonces es cuando es preciso hacer una revisión de qué es lo que está pasando.

¿Mejoró la salud de las y los habitantes de la casa en cuestión? ¿Se enriqueció el mundo espiritual? ¿Sentimos que nuestra vida se ha vuelto más emocionante o más hermosa?

Todo esto responde al tipo de modelo que hemos creado mentalmente de nuestra casa. Por el cambio tan radical en la sociedad, algunas personas utilizan únicamente la casa-espacio para descansar, ya que por las distancias en las grandes ciudades a veces salen muy temprano, y luego llegan muy tarde sólo para dormir, asearse y mantener la rutina.

Es conveniente reflexionar qué tipo de energía hemos creado para nuestra casa. Ahora con los estilos minimalistas representamos mundos vacíos de sentimientos o emociones, y no es que se quiera mantener un tipo de casa galería donde aparece en fotografías el árbol genealógico de la familia, pero tampoco es mantener espacios que no reflejen nada porque sin duda nos estará indicando el vacío interior de quienes viven ahí.

Si queremos una casa cómoda será necesario que la veamos confortable, que se nos antoje llegar a ella, pero si tenemos un caos en nuestra cabeza, la casa lo manifestará de diferentes maneras, bien sea porque hay un gran desorden o simplemente no hay coherencia entre lo que deseamos y lo que tenemos.

De verdad lleva el mismo tiempo tener una casa cómoda a una casa caótica, perturbadora.

Recuerdo la casa de unos amigos, donde la esposa era caótica y en su casa no se podía sentir la paz. Si hacía compras de despensa, llegabas y toda la cocina tenía las bolsas de alimentos en el piso, las camas sin tender y la ropa sucia mezclada con la limpia. Excuso decir que una situación llevó a otra y después de casi 15 años el hogar dejó de serlo.

Pero eso es sólo un ejemplo de cómo el caos puede llevar a otras situaciones. Por ello es tan importante saber qué es lo que quiero realmente, porque eso que es una necesidad, puede llevar a tener un hogar cálido, acogedor y lleno de amor, o una casa vacía en donde únicamente se va a dormir, bañarse y medio pasarla.

Finalmente nuestra casa debe ser un reflejo del universo, donde conviven miles de planetas sin enfrascarse en guerras, luchas o peleas por el espacio, ya que los planetas no se colapsan ni tampoco tienen que luchar por un lugar.

Por otro lado si somos caóticos lo vamos a reflejar; si nos gusta el orden también lo vamos a reflejar, pero todo con armonía.

Hace bastantes años conocí a una señora que ya desde su rostro reflejaba una rigidez, incapaz de mostrar una sonrisa. Nunca tenía asistentes que le aliviaran la carga de llevar una casa grande. Ella la mantenía "tan ordenada" que ni siquiera permitía que un adorno, cenicero o cuadro, cambiara de lugar.

Los ceniceros eran como adorno, que ni el esposo podía mover para colocar las cenizas de su cigarro en él. El final pueden imaginarlo. No sé si todavía viva en esa casa, donde ella era una figura más, incapaz de cambiar de lugar.

Cuando me divorcié empecé a tener sueños relacionados con casas. Casas en las que vivía, pero no conocía y me la pasaba recorriéndolas.

Una que me impresionó mucho tenía un baño blanco, cubierto de azulejos hasta el techo; otra en donde no había un cuarto igual a otro, y lo que me impactó es que muchos cuartos estaban en diferentes niveles y la sentía muy cansada para recorrerla.

Otra casa tenía pasillos muy largos que me llevaban a grandes recorridos y luego me hacían llegar a otros lugares. Todo esto me hizo trabajar con mis sueños y darme cuenta de la necesidad de conocerme más.

En psicoanálisis la casa me representaba a mí y lo que más me mostraban las imágenes del sueño era que no me conocía a mí misma, por lo que me he llevado un buen tiempo llegar a este punto, así que si quieren saber quiénes son o cómo es su casa, tienen muchos elementos para descubrirlo, simplemente aplicando un poco de orden y buen gusto a fin de alcanzar la armonía interna.

*Narradora oral, astróloga y terapeuta.

12/JEO/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content