Inicio » Recordando a Helen Keller

Recordando a Helen Keller

Por Rosalina Nicolat *

Ayer se cumplieron 131 años del nacimiento de una de las mujeres más brillantes y trascendentes de la historia moderna: Helen Keller.

Helen Keller nació en Tuscumbia, Alabama, el 27 de junio de 1880 y murió en Arcan Ridge, Estados Unidos, el 1 de junio de 1968.

Sus padres fueron el capitán retirado Arthur Henley Keller, editor de un diario local, y Kate Adams. Eran migrantes procedentes de Irlanda, quienes llegaron a Estados Unidos en busca de una economía más desahogada.

Helen nació perfectamente sana. Sin embargo a los 19 meses de edad tuvo fiebre excesivamente alta y estuvo inconsciente algunos días. Sus padres creían que moriría. Al recuperarse, la madre de Helen descubrió que la niña había perdido la vista, el oído y por ende, la posibilidad de hablar.

HELEN KELLER Y ANNE SULLIVAN

El nombre de estas dos mujeres es inseparable. Anne llegó como institutriz de Helen cuando ésta tenía seis años de edad. Gracias a Anne, Helen aprendió el alfabeto de señas, a escribir por medio de una regleta y a leer y escribir en sistema braille.

Su institutriz le permitía tocar las estatuas, tocar a los animales de la granja familiar, tocar todos los objetos de uso doméstico, tocar los rostros de las personas para conocer el mundo a través del tacto.

Más tarde, con ayuda de otra mujer llamada Sarah Fuller, Helen aprendió a hablar colocando sus manos en la garganta y los labios de las personas, para imitar los sonidos que éstas emitían.

Cito un fragmento de una carta de 1890 en que le comunica a Sarah Fuller su felicidad por aprender a hablar:

“Mi corazón está lleno de alegría esta hermosa mañana porque he aprendido a decir muchas palabras nuevas y puedo hacer unas cuantas frases. Ayer en la tarde salí al patio y hablé a la luna. Dije: ‘¡Oh! ¡Luna ven a mí!’ ¿Cree usted que la luna se alegró de que yo pudiera hablarle? ¡Qué contenta estará mi madre! Casi no puedo esperar que llegue junio, tengo tantos deseos de hablar con ella y con mi preciosa hermanita”.

PIONERA EN LA LUCHA A FAVOR DE LOS DISCAPACITADOS

Helen fue una gran activista política. En el tiempo en que ella vivió, los ciegos eran recluidos en asilos, negándoles el derecho a la educación. Ella inició una campaña para recaudar dinero y crear escuelas especiales para quienes no podían ver.

Ella fue la primera mujer ciega y sorda que logró graduarse con honores en la Universidad de Radcliffe.

En la actualidad cualquier persona con alguna discapacidad tiene el derecho de asistir a la escuela y ser partícipe de la educación. Aunque en los países más desfavorecidos económicamente, estas personas sigan siendo discriminadas.

Helen viajó a Australia, África, Sudamérica y Europa para dar conferencias.

ESCRITORA

Keller escribió 13 libros y una gran cantidad de artículos publicados en diarios y revistas. Sus libros son de carácter autobiográfico.

El primero de ellos fue “La historia de mi vida”, publicado en 1902. Rápidamente se convirtió en un éxito editorial. En la actualidad es un libro clásico.

En 1908 escribió el libro que le daría fama internacional: “El mundo en que vivo”. En él narra la riqueza de su vida interior a pesar del aislamiento al que la obligaba su sordo-ceguera.

Algunos otros de sus libros son: “Canción del muro de piedra” (1910); “Fuera de la oscuridad” (1913); “Paz en el atardecer” (1932); y “Diario de Helen Keller” (1938). En 1955 publicó su último libro: “Teacher”, en el que narra la vida de su querida e inseparable Anne Sullivan.

Lamentablemente en la actualidad sólo se consigue en México “El diario de mi vida”. Ignoro si en su país natal sea asequible toda su bibliografía.

Deseo citar un fragmento de una carta que escribe a su maestra Anne Sullivan en 1889; en ella podemos advertir que habla como si fuera vidente:

“El pequeño Arthur crece muy de prisa. Ahora usa vestidos cortos. La prima Leila cree que dentro de poco podrá andar. Entonces tomaré en la mía su mano suave y gordezuela y saldré con él bajo el sol radiante. Él arrancará las rosas más grandes y correrá detrás de las mariposas más alegres. Lo cuidaré muy bien y no dejaré que se caiga y se lastime”.

RECONOCIMIENTOS

Helen Keller se hizo acreedora a múltiples galardones, entre ellos la Medalla presidencial de la amistad, que le otorgara Lyndon B. Johnson en 1964, y el título de “Mujer del salón de la fama” en 1965.

La vida de Keller fue llevada al cine, al teatro y la televisión con gran éxito. En 1959 se estrenó el drama “La trabajadora milagrosa”, que se mantuvo con gran éxito en Broadway durante dos años.

En 1962 se estrenó el filme “El milagro de Ana Sullivan”, en el que las dos actrices protagónicas obtuvieron un Óscar por su excelente actuación.

Las cenizas de Anne Sullivan, Helen Keller y Polly Thomson, su última asistente, reposan juntas en la Catedral de Washington.

Una de las formas clásicas de mantener viva la memoria de una escritora es releyendo su obra. “La historia de mi vida” es una lectura muy amena y reveladora.

* Licenciada en Letras Españolas por la UNAM, escritora mexicana y correctora de estilo.

11/RN/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: