Inicio » Regreso de la fuerza laboral femenina en Cuba

Regreso de la fuerza laboral femenina en Cuba

Por la Redacción

Los cambios socioeconómicos y las carencias materiales heredadas de la crisis económica iniciada en la década de los noventa en Cuba, ubicaron al trabajo doméstico como una de las opciones laborales de las mujeres.

Dania Álvarez Pereira, madre de dos niños y trabajadora de un centro de investigaciones de la capital, dijo a SEM Cuba cómo terminó pagándole a una vecina para que se ocupara de la limpieza de su casa y algún otro quehacer doméstico coyuntural.

“Llegó un momento en que tuve que decidir si seguía trabajando o limpiaba la casa y atendía a mis hijos. El tiempo no me alcanzaba para todo”, añade la ingeniera química de 36 años de edad.

Álvarez paga 150 pesos mensuales por la limpieza de su casa dos veces a la semana, más 50 extra por fregar el refrigerador cada 15 días, y otros tantos por el lavado de la ropa de cama y las toallas. “Ahora llego del trabajo menos atormentada, cocino y puedo dedicarle un tiempo a los niños”, completa.

No abundan cifras ni investigaciones especializadas acerca del llamado trabajo doméstico remunerado en la isla, pero en las últimas décadas esta opción ha encontrado un espacio, aún minoritario pero evidente, dentro del abanico laboral de las cubanas.

Investigaciones del Departamento de Familia del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas (CIPS), del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente han identificado que las alternativas de enfrentamiento de la población cubana a la crisis económica partieron de una arista fundamentalmente financiera.

Cálculos de expertos estiman que el costo de la canasta básica de alimentos en Cuba se ha incrementado en más de cuatro veces desde fines de la década de los ochenta del pasado siglo.

El salario promedio de la población cubana aumentó de 189 pesos en 1990, a 312 pesos con las recientes reformas económicas, pero que aún no son suficientes para afrontar todos los gastos del hogar.

Paralelamente, con la vuelta al mundo laboral de muchas mujeres que se habían quedado en casa durante los años más agudos de la crisis, en familias como la de Álvarez se abrió un espacio para contratar ayudas externas.

Los resultados del último Censo de Población y Viviendas, levantado en Cuba en 2002, indican que 61,3 por ciento de la fuerza laboral del país, profesional y técnica, es de sexo femenino.

Una encuesta sobre uso del tiempo con enfoque de género, aplicada por la Oficina Nacional de Estadísticas, (ONE) -adscrita al Ministerio de Economía- asevera que, al igual que en gran parte del mundo, en Cuba las mujeres trabajan más que los hombres. Por cada 100 horas que labora un hombre en Cuba, una mujer suma más de 120, según la ONE.

Las jefas del hogar, por su parte, destinan al trabajo doméstico en casa y al no remunerado casi el doble del tiempo que le dedican los hombres jefes de hogares.

Contratar ayuda doméstica se convierte en una manera de “ganar tiempo” para otros deberes también urgentes como el cuidado de los hijos, la superación o, incluso, el descanso.

El estudio sobre familia cubana realizado por el CIPS en 2000 revela, además, que “las mujeres son las más desfavorecidas en el tiempo disponible para el ocio; el tiempo diario disfrutado por ellas es siempre menor al de los hombres (…) y en ocasiones llega a representar la quinta parte del de sus compañeros de pareja”.

En un análisis de la estructura ocupacional femenina cubana, según el Censo de Población de 1953, las trabajadoras asalariadas privadas –en su mayoría domésticas– constituían el 63,5 por ciento de las mujeres incorporadas al trabajo.

06/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: