Inicio » Requiere África inversiones millonarias para desarrollo

Requiere África inversiones millonarias para desarrollo

Por María de la Luz González

El continente africano requiere de inversiones por 20 mil millones de dólares anuales para alcanzar las metas de desarrollo en la región, donde sólo se ha planeado el 3.8 por ciento de los recursos hídricos para el abasto, irrigación y generación de energía.

De acuerdo con el informe regional del continente, difundido durante el IV Foro Mundial del Agua, de una población aproximada de 905 millones de personas, 300 millones carecen de acceso al agua potable y 313 al saneamiento.

Además, hacia 2001, 46.3 por ciento de la población (unos 313 millones de personas) vivía con menos de un dólar diario y el número de habitantes desnutridos pasó de 88 millones en 1970, a más de 200 en el periodo 2000-2001.

Esta situación, junto con otros indicadores sobre el aumento de la pobreza y la tasa de personas que viven con VIH/Sida indica que la mayoría de los países africanos han retrocedido o bien están estancados en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, según estudios de las Naciones Unidas incluidos en el reporte.

Según esos estudios, de los 173 países incluidos en el Indice de Pobreza Humana 2002 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), 48 eran africanos y se ubican entre los últimos 73; de estos, 28 eran de África.

El informe regional reconoce que las estrategias de desarrollo deberán integrar un enfoque de género, pues se estima que las mujeres son responsables de la mitad de la producción de alimentos en el mundo, pero en África, su acceso a la propiedad de la tierra y al agua se ha visto limitado por costumbres y leyes discriminatorios.

“El acceso equitativo de las mujeres al agua para actividades productivas puede facultarlas para hacer frente a las causas de fondo de la pobreza y de la inequidad de género”, señala el reporte.

En cuanto a los recursos hídricos disponibles, el informe destaca que existe una gran disparidad, acentuada por la enorme variación climática. De acuerdo con estimaciones, los recursos hídricos renovables del continente son 5,400 billones de metros cúbicos anuales, de los cuales 15 por ciento son agua subterránea.

El promedio anual de lluvia es de 673.1 milímetros, con grandes variaciones subregionales, que se acentúan en la zona norte, la de mayor escasez, que recibe solo 71.4 milímetros de lluvia en contraste con las islas, donde la precipitación es de 1,700 milímetros anuales.

El agua superficial se distribuye también de manera desigual, tanto en términos espaciales como temporales, destaca el informe, al precisar que la región tiene 24 cuencas hidrológicas, equivalentes a un tercio de las cuencas más importantes del mundo, alrededor de 80 ríos internacionales y 39 cuencas y acuíferos transfronterizos.

En cuanto a las actividades productivas, En relación con las actividades productivas, sólo se ha desarrollado 3 por ciento de su potencial técnicamente posible de energía; mientras en cuanto a irrigación, sólo 6 por ciento de la tierra agrícola cuenta con sistemas de riego.

La falta de inversión en suministro de agua potable se traduce en un promedio de 3.8 por ciento de desarrollo de los recursos hídricos.

Los desafíos

El informe destaca la necesidad de avanzar en servicios de abastecimiento de agua y en la gestión adecuada del recurso hídrico, para lo cual se requieren políticas públicas integrales e inversiones importantes, acompañadas de una mayor capacidad institucional y social para lograr la sustentabilidad de las iniciativas.

Entre los desafíos que enfrenta el continente, destaca la necesidad de obtener financiamiento para extender el acceso al agua en las regiones donde hay escasez; el saneamiento, la seguridad alimentaria, y la producción de energía en un esquema de desarrollo sostenible.

Requiere también hacer frente a las variaciones climáticas y desastres naturales que representan altos costos para las economías, así como detener la desertificación (de 1 por ciento anual) que se registra en el continente y reducir los efectos negativos de la actividad humana sobre los recursos hídricos, en particular, la disposición de las aguas residuales.

06/LG/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: