Inicio Salud de las y los trabajadores no es prioridad para el gobierno

Salud de las y los trabajadores no es prioridad para el gobierno

Por Redaccion

Hoy, Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, se recuerda que miles de trabajadoras y trabajadores viven expuestos a enfermedades y accidentes laborales, incluidos los riesgos que corren ante una epidemia quienes se emplean en servicios de salud.

Por enfermedades y accidentes laborales, señala el Centro de Información Laboral y Asesoría Sindical (CILAS), mueren diariamente miles de trabajadoras y trabajadores. El dato más reciente indica que en 2006 fallecieron mil 300 personas por esas causas, por lo que es preciso poner énfasis en los diversos factores que afectan a las y los trabajadores mexicanos, sin perder de vista la importancia de atender la emergencia, advierte CILAS en comunicado de prensa.

En 2004 fallecieron en el mundo por accidentes y enfermedades laborales 2 millones de trabajadoras y trabajadores, de los que 32 por ciento eran mujeres y 68 por ciento varones, es decir, seis mil muertes al día, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Esta cifra supera los decesos por guerra o por enfermedades transmisibles.

Una tercera parte de estos decesos tiene su origen en cánceres ocupacionales, una quinta parte por lesiones de trabajo y un porcentaje igual por enfermedades respiratorias. La OIT señala también que existen más de 350 químicos carcinógenos ocupacionales, entre ellos están benceno, cromo, nitrosaminas, asbesto, y aflatoxinas.

Existe, además, un grave problema de trabajo infantil, estimado en 250 millones de niñas y niños entre 5 y 14 años de edad en los países en desarrollo donde casi 70 por ciento de esta población labora en condiciones de riesgo.

La suma de estos factores tienen graves implicaciones económicas para los países de América Latina (AL), pues se calcula que el gasto en este rubro se eleva a cifras de 9 a 12 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), es decir más del doble del observado en los países desarrollados.

POCOS RECURSOS, ESCASAS MEDIDAS

En México, dice CILAS, el presupuesto asignado al sector salud fue apenas de 6 por ciento del PIB, por debajo del promedio de América Latina y de la recomendación internacional.

Además de la insuficiencia en materia de seguridad social, las y los trabajadores laboran en condiciones de riesgo ya que la inspección en los centros de trabajo es deficiente por lo que las medidas de seguridad e higiene pocas veces se cumplen, afirma.

En el año 2007, solo se reconocieron dos mil 500 enfermedades de trabajo, lo que significa una baja en un 40 por ciento con respecto a años anteriores, sin que ello tenga que ver con mejoras en las condiciones de trabajo sino con “el rechazo sistemático de los servicios de salud en el trabajo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS)”.

El otro 70 por ciento de la PEA que se atiende en el sector salud a través del Seguro Popular no contempla el seguro de riesgo de trabajo y tampoco se identifica si los accidentes atendidos en los servicios de urgencias sucedieron en el trabajo.

Por último CILAS afirma en su comunicado que la salud de las y los trabajadores en el país no es una prioridad para el gobierno mexicano, especialmente para las autoridades de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS), a quienes consideran: “administradores al servicio de los empresarios, (…) no les importa poner en riesgo la salud de aquellos para obtener mano de obra barata”.

09/GCJ/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content