Inicio Salud sexual y reproductiva, desarticulada en servicios de salud

Salud sexual y reproductiva, desarticulada en servicios de salud

Por Lourdes Godínez Leal

En México, a partir de la década de los 90 se empezó a hablar del concepto salud sexual y reproductiva en los servicios de salud, como resultado de las conferencias internacionales de El Cairo (1994) y Beijing (1995), donde se dio por vez primera una definición consensuada de la salud reproductiva.

Veinte años antes, en la década los 70, pese a que se incorporó el Programa Nacional de Planificación Familiar, se concretó una Ley General de Población y se elevó a rango constitucional el derecho a decidir sobre el número y espaciamiento de las hijas e hijos, la salud sexual y reproductiva de las mujeres continuaba confinada a la maternidad.

Para la directora del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva de la Secretaría de Salud, Patricia Uribe, ha habido una “evolución en lo que se conoce como salud reproductiva”, de tal suerte que los primeros servicios que se dieron fueron fundamentalmente de salud materno-infantil.

Como resultado de las conferencias internacionales de Cairo y Beijing, recuerda la titular del Centro de la SS, el programa de esta dependencia reflejó lo ahí acordado, abordando otras áreas. Se empezó entonces a hablar de la salud de las mujeres y se refirió a ellas en primera persona.

Patricia Uribe explicó que durante la administración foxista, por vez primera se contó con un programa a nivel secretaría que se llamó Mujer y Salud, el cual se estableció en la SS.

En éste se empezaron a ampliar otros programas y servicios relacionados con la salud de las mujeres, como el de los cánceres de la mujer que pasaron a ser parte de la salud reproductiva, climaterio, peri y pos menopausia y género.

Sin embargo, “aunque desde 1994 se trató de vigilar que estuvieran incorporados en los programas, no estaba explícito y realmente era un apéndice y no una cuestión que atravesara la mayor parte de los programas, ni siquiera los de salud reproductiva de la SS”, recuerda la funcionaria.

Fecundidad y anticoncepción, salud reproductiva adolescente, salud sexual e Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) también se incorporaron a la SS.

En 2003, se creó el Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva (CNEGSR), dependiente de la SS, responsable desde el sexenio pasado de siete programas estratégicos en materia de salud sexual y reproductiva para las mexicanas.

Los programas del CNEGSR son: planificación familiar; cáncer cérvico-uterino y de mama; atención materno-infantil; salud perinatal; equidad de género; atención de la violencia familiar, sexual y contra las mujeres; así como respeto a los derechos sexuales y reproductivos.

Patricia Uribe destaca que, no obstante, la salud sexual y reproductiva no está contemplada aún en la Ley General de Salud, no se habla de ésta ni de la Ley de Población y sus reglamentos.

Si bien, apunta la titular del Centro, poco a poco se han ido incorporando otros temas relacionados con la salud sexual y reproductiva de las mujeres, todavía se considera como eje primordial de ésta la salud materno-infantil.

“Todavía se habla de salud materno-infantil y planificación familiar, únicamente las Normas Oficiales Mexicanas y programas hacen referencia a la salud reproductiva y a la violencia de género”, pero en general, existe una desarticulación en los servicios de salud.

Y aunque existen “múltiples compromisos internacionales”,
éstos no se reflejan todavía en la legislación nacional, particularmente en las estatales.

Como parte de este trabajo para ampliar la salud sexual y reproductiva, actualmente el Seguro Popular contempla 36 intervenciones relacionadas con ésta, con excepción de los de VIH/SIDA e ITS.

07/LGL/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más