Inicio » Se comprometen por escrito los candidatos a la presidencia

Se comprometen por escrito los candidatos a la presidencia

Por Sara Lovera López

Como hace seis años, con poca profundidad y mucho desconocimiento los aspirantes a la presidencia de la República se comprometieron por escrito a desarrollar una política de género en el próximo sexenio.

La Fundación Este País convocó a 30 personajes “caracterizados por su rigor analítico, su presencia pública y su conocimiento” sobre la vida nacional a cuestionar con 45 preguntas a los candidatos de los más diversos temas. Sólo una pregunta, la de la periodista Rossana Fuentes Beraín, se refirió a “los asuntos de género”.

En un volumen publicado por Este País y el Fondo de Cultura Económica, titulado Negro sobre Blanco: los Candidatos se comprometen por escrito, se concluye la poca profundidad en las respuestas y los tres punteros coinciden , miran, ven, como problema principal el de la participación laboral de las mujeres.

Sólo Felipe Calderón aborda el tema de la violencia.

López Obrador solamente escribió 13 líneas sobre la problemática; Calderón fue el más abundante y Madrazo fue el único que planteó la necesidad de considerar una “perspectiva de género” a la agenda pública de “mi gobierno”.

La publicación ofrece dos lecturas. Por una parte los dichos de los candidatos sobre problemas tan profundos como el de la educación, el empleo o el desarrollo social, y por la otra el tono y perspectiva de las preguntas de personajes como Amparo Casar, Jacqueline Pechard, Roger Bartra, Sabina Berman, Isaac katz, Manuel Arango, Angeles Mastreta o el periodista Carlos Loret de Mola, entre otros.

Una sola pregunta al respecto, la más corta entre las 45, sólo de la periodista Fuentes Beraín, revela la escasa importancia a la problemática femenina. No hay cuestionamientos sobre la violencia contra las mujeres, las asesinadas de Ciudad Juárez, ni preocupación alguna por la muerte materna, la discriminación o exclusión de las mujeres, nada sobre el machismo ni sobre la diferenciación salarial.

Fuentes Beraín planteó, simplemente: ¿Cuáles serán las políticas públicas para avanzar en asuntos de género?.

Los cinco candidatos respondieron. Calderón “el gobierno que encabece estará comprometido con un enfoque de género”.

En 46 líneas señala que su gobierno fortalecerá y ampliará los programas de Oportunidades, becas para estudiantes y el seguro popular, en donde , dice, la presencia de las mujeres es mayor por su baja participación en el mercado formal de trabajo.

Añade que “consolidaremos la política nacional para la prevención y la erradicación de la violencia familiar y la violencia contra las mujeres”. Ofrece reformas a la Ley Federal del Trabajo, horarios escolares flexibles, y dijo estar conciente que en el ámbito público como en el privado las tareas humanas son de hombres y mujeres.
.
Por su parte Andrés Manuel López Obrador, en 13 líneas dijo: “se deben” impulsar reformas legislativas para incorporar el enfoque de género en la planeación del desarrollo nacional y en el presupuso, para atender necesidades específicas.

Advierte que “las tareas asumidas hasta ahora individualmente por las mujeres deben compartirse equitativa y solidariamente por toda la sociedad”, a través de centros de desarrollo infantil y con un nuevo marco legal que garantice trabajo digno, condiciones de trabajo seguras, equitativas y satisfactorias con una remuneración justa”.

Roberto Madrazo propone 6 políticas punteadas. Incluye a mujeres rurales, demandas sociales, erradicar del Estado mexicano la discriminación, la desigualdad, atender demandas, generación de empleos, servicios de salud y calidad de vida.

Aunque la escritora Ángeles Mastreta se refiere a la desigualdad, no habla de la fundamental entre hombres y mujeres y sí en cambio hace una pregunta íntima a los candidatos sobre qué hacen en soledad y a quién leen. Por cierto esta pregunta solo la respondió López Obrador.

El ejercicio, según dijo Jacqueline Pechard en un programa de televisión, revela muchas cosas, porque no había en estricto sentido límites para las respuestas y muchas preguntas quedaron sin responder. Los silencios fueron importantes, comentó.

Olga Pellicer de Brodi, pregunto cómo resolver el problema de la economía, a secas y los candidatos son en muchas ocasiones parcos y evasivos.

El hecho de no considerar la muerte de las mujeres a causa de la violencia o las muertes prevenibles, como el suicidio o los accidentes, están ausentes de este libro que acaba de ponerse en circulación.

06/SL/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: