Inicio Se estanca representación parlamentaria femenina en Uruguay

Se estanca representación parlamentaria femenina en Uruguay

Por Isabel Villar

Los resultados de las elecciones nacionales del 31 de octubre pasado, marcan un estancamiento en la representación parlamentaria femenina, al resultar electas 15 legisladoras, la misma cantidad que el periodo anterior.

Las legisladoras electas fueron 3 senadoras, todas de izquierda, y 12 diputadas: 8 del Encuentro Progresista/Frente Amplio/Nueva Mayoría (EP/FA/NM), 3 del Partido Nacional y una del Partido Colorado, todavía de gobierno.

La mayoría de las legisladoras que actuarán en el periodo 2005 2009 tienen experiencia, en algunos casos iniciada en legislativos comunales y en otros directamente a nivel parlamentario como titulares o suplentes.

El reciente proceso electoral en Uruguay no fue fácil para las mujeres, en general se les relegó a posiciones con pocas chances. La politólga Niki Johnson afirmó que ´´hay una contradicción entre el discurso de cambio profundo y transformación de la sociedad” y el lugar que se da a la mujer en la política”.

En su opinión, la participación femenina continúa siendo percibida como “anormal”, la lectura que se desprende de esto es que para los hombres, lo que hacen las mujeres es secundario, “no es política real”, insiste Johnson.

Las militantes también le merecen alguna crítica: “me da la impresión de que ellas intentaron elaborar una campaña específica desde su condición de mujeres políticas, pero fue una campaña paralela a la principal”. No lograron insertar el tema de género como un enfoque específico dentro de la campaña global”, dijo.

Un síntoma preelectoral habría sido, a su juicio, la absoluta ausencia de hombres políticos cada vez que los sectores presentaron a sus candidatas mujeres, interpretado esto como un gesto de falta de reconocimiento.

Además a diferencia de los demás países del Mercosur, que establecieron cuotas por ley a las candidaturas para las mujeres de al menos 30 por ciento en Argentina y Brasil, y el 20 en Paraguay), en Uruguay el proyecto de Ley de Participación Política, que también proponía el 30 por ciento, no prosperó en la Cámara de Diputados, que apenas se atrevió a votar una inoperante declaración de buenos propósitos y el Senado no llegó a considerarlo.

La escasa representación femenina en el Parlamento debería funcionar como un llamado de atención para el sistema político, pero particularmente para la izquierda triunfante, que propone un cambio profundo con proyecciones en la democratización de la sociedad.

Esto supone, sin atajos, que el 52 por ciento de la población constituído por las mujeres también esté mejor representado en los lugares de decisión.

Las expectativas están puestas en la conformación del poder Ejecutivo, lo que depende de la voluntad política del partido que asumirá el poder en marzo próximo.

Durante la campaña electoral, el ahora presidente electo Tabaré Vázquez anunció que las mujeres tendrían un papel protagónico en su gobierno. Habrá que verlo.

2004/IV/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content