Seis millones de nuevos casos de VIH/SIDA en el 2004

SIDA
   La mayoría, en países pobres, advierte el CLI
Seis millones de nuevos casos de VIH/SIDA en el 2004
Cimac | México, DF.- 28/06/2005

El número de portadores del virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH/SIDA) se incrementó en el mundo en más de seis millones el año 2004, poniendo en riesgo el desarrollo de los pueblos, dijo el doctor Eduardo Campaña, coordinador del Programa de Salud del Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI).

De acuerdo con la página electrónica de Adital, la mayoría de los nuevos caos se produjeron en países de ingresos bajos y medianos. Eso significa que cada día contraen el virus casi 18 mil personas y de ellos el 50 por ciento son jóvenes, por lo que es previsible en un futuro cercano que un sector importante de la fuerza productiva joven estará afectada por la pandemia del SIDA, advirtió Campaña.

"Será un verdadero cataclismo generacional, especialmente en Africa, donde se registra el mayor índice de portadores, así como una amenaza real al desarrollo de los países", puntualizó Campaña durante un seminario convocado por la Red Evangélica de Lucha contra el SIDA y auspiciado por el Concilio Nacional Evangélico.

Lamentó que los gobiernos no muestren voluntad política para encarar frontalmente la pandemia del SIDA y que la respuesta internacional sea aún lenta. Según Campaña, en el 2002 los epidemiólogos afirmaron que el VIH ya era la principal infección de muerte en el mundo y que de seguir el ritmo actual hasta el 2020 más de 70 millones de personas fallecerían por el SIDA.

Instó a los gobiernos y a las organizaciones de la sociedad civil a desarrollar campañas educativas en torno al VIH/SIDA, pues el miedo, los prejuicios y la ignorancia conspiran contra los esfuerzos para desacelerar la expansión de la pandemia.

Advirtió sobre la creciente feminización del SIDA. Antes por cada 70 hombres infectados había una mujer y hoy las mujeres representan el 50 por ciento de las personas portadoras del virus.

Ellas son más vulnerables a la infección con el VIH, pese a que es menos probable que adopten comportamientos de alto riesgo que sus parejas de sexo masculino, acotó.

Las iglesias deben contribuir a la prevención de la enfermedad y brindar el cuidado espiritual a los portadores del VIH, superando prejuicios y la estigmatización de las personas infectadas, dijo. Campaña reconoció que todavía es difícil para muchas familias y para las iglesias abordar con naturalidad el tema de la sexualidad humana y más aún todo lo relacionado al SIDA.

Sostuvo que el SIDA aún es visto en muchas iglesias como pecado y castigo de Dios, y por ello muchas personas infectadas temen admitirlo públicamente pues se exponen a ser "disciplinadas" por los líderes eclesiásticos. "Incluso algunos pastores se han negado a realizar oficios fúnebres a personas fallecidas víctimas del SIDA", añadió.

05/GM